Inicio » Hoy » Crónica: Alexis Castillo le dio guerra a la policía de EEUU

Crónica: Alexis Castillo le dio guerra a la policía de EEUU

Crónica: Alexis Castillo le dio guerra a la policía de Gwinnett. A dos experimentados oficiales les costó someterlo durante el arresto.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica guerra policía Gwinnett
FOTO Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett
  • Crónica: Alexis Castillo le dio guerra a la policía de Gwinnett
  • A dos experimentados oficiales les costó someterlo durante el arresto
  • El sujeto forcejeó con todas sus fuerzas y ni siquiera electrocutarlo pudieron

¿A quién se le ocurre montarse y ponerse a manejar un carro que ha sido robado? De acuerdo con la policía, lo más seguro es que solo al que se lo hurtó o a alguno de sus compinches, por lo que cuando se topan en la calle con un vehículo con reporte de robo en la calle, toman todas las medidas de seguridad necesarias.

Pero por más entrenamiento que los patrulleros tengan a veces se encuentran con verdaderos individuos que personifican el mal, tal como le acaba de ocurrir a dos oficiales del Departamento de Policía del condado de Gwinnett, en Georgia, a los cuales les costó muchísimo esfuerzo someter a un solo sujeto que parecía tener la fuerza de un demonio.

El agente recibió una alerta de su lector de placas

Crónica guerra policía Gwinnett
Departamento de Policúa del condado de Gwinnett

Según el reporte policial, todo comenzó cuando un oficial de esa localidad patrullaba el área de Indian Trail Road. Al llegar a la intersección con la Dickens Road su alarma comenzó a sonar. Su aparato detector de placas le estaba notificando de que acababa de pasar cerca de un carro que tenía reporte activo de robo. De inmediato comenzó a buscarlo a su alrededor.

El uniformado vio que se trataba de una camioneta blanca 2005 Chevrolet Express con registro de Georgia, el cual había sido hurtado en diciembre pasado de un vecindario del condado de DeKalb. Notó que la unidad se estaba deteniendo en una gasolinera Exxon y sin pensarlo dos veces, decidió acercarse para abordar a la unidad al mismo tiempo que pedía refuerzos.

Se trataba de Alexis Castillo Espinoza

Crónica guerra policía Gwinnett
Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett

Al ver que se le estaba aproximando un policía, el conductor, que luego fue identificado como Alexis Castillo Mendoza, de 27 años, se quedó congelado. No sabía que hacer. Cuando el patrullero se le acercó a su ventana y le pidió que le mostrara sus manos, ya que las tenía oculta, este abrió la puerta y se echó a correr.

El uniformado lo siguió, armando una persecución a pie. El sujeto corrió y corrió a lo largo de varias calles ignorando todas las órdenes de detenerse que le daba el agente, que cuando comenzó a sentirse cansado, sacó su arma eléctrica Taser y le advirtió que le daría una descarga eléctrica, pero ni siquiera eso lo hizo obedecer.

No hizo ningún efecto el Taser

Crónica guerra policía Gwinnett
FOTO SHUTTERSTOCK

Finalmente, el uniformado disparó y le impactó en la espalda al sospechoso, pero nada pasó. Le volvió a aventar una segunda descarga y a pesar de que hizo contacto con el cuerpo del hombre, tampoco fue suficiente para frenarlo. Siguió corriendo. De repente, logró alcanzarlo y se le tiró encima. Ambos cayeron al suelo y comenzaron a pelear.

“Como ya no tenía disponible mi Taser, por no sacar mi arma letal, me tocó hacer uso de la fuerza para someterlo porque el sospechoso me insultaba y estaba tratando de voltearse para pelar conmigo. Tuve que golpearle el rostro hasta que llegó mi compañero a apoyarme”, escribió en su reporte el oficial.

Al segundo agente tampoco le funcionó el Taser

FOTO Archivo MundoNOW

A pesar de ello, Alexis se logró levantar y volvió a correr, fue entonces que llegó el sargento A. Kelley a apoyarlo. Este también quiso electrocutar al imputado, pero igual, el Taser le falló y lo que hizo fue aumentar su carrera. Finalmente, le pusieron directamente el arma eléctrica en su espalda y fue hasta entonces que cayó al suelo. Inmediatamente fue esposado.

Una vez bajo arresto, lo revisaron y le encontraron casi de 3 mil dólares en efectivo y una bolsa con una sustancia blanca que, tras ser analizada, resultó ser metanfetaminas. Tras ser interrogado, declaró que se “había encontrado el carro con las llaves puestas y que solo quiso darse una vuelta”, indicaron las fuentes policiales. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoNow Hasta la próxima. Archivado como: Crónica: Alexis Castillo le dio guerra a la policía de Gwinnett

Continua artículo relacionado