Inicio » Entretenimiento » Charles Edmund Cullen, “El Enfermero Asesino”-Crímenes de terror

Charles Edmund Cullen, “El Enfermero Asesino”-Crímenes de terror

El caso de Charles Edmund Cullen cambió para siempre la manera de proceder en los entornos laborales en Estados Unidos, ya que los (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
murderpedia.org
Se cree que el número real de víctimas de Charles Cullen, El Enfermero Asesino, asciende a 400, número que lo colocaría como el asesino en serie más prolífico del que se tiene conocimiento. Hasta ahora, únicamente se han podido confirmar 29, número por el que cumple una condena de 18 cadenas perpetuas consecutivas.

El caso de Charles Edmund Cullen cambió para siempre la manera de proceder en los entornos laborales en Estados Unidos, ya que el comportamiento errático del asesino, más la facilidad para cambiar de empleo sin necesidad de reportar sus actividades puso sobre la mesa la necesidad de implementar leyes para cuidar la seguridad de los pacientes en Estados Unidos.

Charles Edmund: Los primeros años de un asesino en serie

Un osito de peluche en el suelo dejado por un asesino
Shutterstock

Charles Edmund Cullen nació el 22 de febrero de 1960 en West Orange, New Jersey, dentro de una familia católica de ascendencia irlandesa. De acuerdo con algunos testimonios, sufrió de constantes abusos por parte de sus familiares, y desde los nueve años de edad intentó acabar con su vida; tiempo después, desarrolló una fijación con el robo y el uso de drogas.

Las circunstancias que rodearon a la muerte de su madre, así como el trato que Cullen recibió por parte del personal médico durante la entrega del cuerpo, generaron una mala impresión que se intensificó cuando se unió a la marina de Estados Unidos. Ahí, intentó suicidarse por segunda ocasión, pero después de su recuperación decidió estudiar enfermería, al mismo tiempo que iniciaba su matrimonio con Adrianne Baum y desarrollaba un comportamiento violento.

Asesinatos de Charles Edmund Cullen

Shutterstock

En 1986, Charles Edmund Cullen se graduó con honores de la escuela de enfermería, y pronto encontró un trabajo en la unidad de quemaduras del Centro Médico St. Barnabas. Fue en este hospital donde, según los testimonios del propio Cullen, ocurrió su primer asesinato, aunque no fue el único. Ahí, el asesino en serie mató a decenas de pacientes, pero huyó cuando las autoridades del hospital abrieron una investigación que arrojó a Cullen como el principal sospechoso, hecho que nunca pudo ser comprobado.

Esu segundo empleo, Cullen asesinó a tres mujeres mayores; después de un tercer intento de suicidio, ingresó como enfermero al Centro Médico Hunderton, donde asesinó a al menos cinco personas más; posteriormente, trabajó en un centro de atención médica en Pensilvania e intentó matar a una persona más, pero fue descubierto y removido de sus labores. En 2002, inició un trabajo en el Centro Médico Somerset, donde se reportó la muerte de trece personas; ahí, se reforzaron las sospechas de que Cullen no solo era un ladrón de medicamentos, sino que tenía qué ver con las extrañas muertes de sus pacientes.

Modus Operandi

Shutterstock

El Modus Operandi de Charles Cullen consistió en el robo de medicamentos dentro de los hospitales y en la administración de dosis letales a pacientes seleccionados, incluidas personas mayores, enfermos con enfermedades de transmisión sexual y víctimas de quemaduras.

Asimismo, el asesino en serie planeó su huida de sus centros de trabajo en el momento que se generaban las primeras sospechas acerca de su culpabilidad; en algunos casos, incluso, fue despedido por robar medicamentos, pues aunque ante las autoridades hospitalarias era uno de los principales sospechosos de las muertes ocurridas, no había pruebas suficientes para culparlo de manera oficial.

Arresto y juicio de Charles Edmund Cullen

Un asesino con manos con esposas
Shutterstock

La última víctima mortal de Charles Cullen fue un paciente del Centro Médico Sommerset, hecho por el que se inició una investigación en conjunto con la policía de New Jersey. Gracias a ella, las autoridades pudieron notar un patrón de robo de medicamentos y aumento de muertes en pacientes hospitalizados en los centros médicos donde Cullen laboraba.

Con la evidencia, la policía montó un operativo de vigilancia con ayuda de Amy Loughren (una enfermera que trabajaba con Cullen) a quien le colocaron un dispositivo para grabar las conversaciones que mantenía con el sospechoso. Con la información obtenida, se logró girar una orden de arresto, que se concretó el 12 de diciembre de 2003. Durante el juicio, y para evitar la pena de muerte, Cullen confesó varios de sus crímenes y fue sentenciado a once cadenas perpetuas consecutivas sin posibilidad de libertad condicional.

Cambios en las leyes después del caso

Shutterstock

Durante toda su vida criminal, en la que, se creen, asesinó a casi 400 personas, Charles Edmund Cullen nunca experimentó problemas para pasar de un trabajo a otro, ya que en ese entonces las autoridades no tenían la facultad para indagar dónde había trabajado un empleado antes de ser contratado en un nuevo sitio. A pesar de las sospechas en contra de Cullen, los empleadores nunca pudieron negarle trabajo o acusarlo de los asesinatos pues, a falta de evidencia, temían ser acusados de despido injustificado o discriminación.

Tomando como ejemplo principal el caso de Cullen, al menos 35 estados adoptaron nuevas leyes que abrieron las puertas para que los empleadores pudieran llevar un registro de la conducta y desempeño de sus trabajadores. Así, se creó el Patient Safety Act, en 2004, ley bajo la que los hospitales tienen la obligación de reportar situaciones sospechosas y mantenerlas archivadas por al menos siete años.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado