Inicio » Hoy » Crónica: En la cárcel están violando a prisioneras hispanas

Crónica: En la cárcel están violando a prisioneras hispanas

Crónica: En la cárcel están violando a prisioneras hispanas. Dos mujeres denunciaron haber sido atacadas mientras cumplen tiempo en prisión.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica cárcel violando hispanas
  • Crónica: En la cárcel están violando a prisioneras hispanas
  • Dos mujeres denunciaron haber sido atacadas salvajemente
  • Las abusadoras resultaron ser también otras reclusas del precinto

Crónica: En la cárcel están violando a prisioneras hispanas. Norma Juárez Morales y Carla Cárdenas Becerra son dos hispanas de Georgia que tras cometer ciertos delitos fueron a parar a la Prisión Estatal de Pulaski, algo de lo cual se arrepentirán por el resto de sus vidas. Y es que, para ellas, este reclusorio es un lugar maldito, pues fueron ultrajadas de una manera muy brutal.

Ambas féminas fueron abusadas sexualmente durante varios meses por otras internas con las que compartían celdas. Completamente solas e impotentes, este par de hispanas no tuvo más remedio que sufrir y soportar en silencio todo el calvario al que fueron sometidas por parte de esas odiosas reclusas con quienes al principio, creían hasta podían llegar a ser amigas.

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: Eran peligrosas pandilleras

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: Eran peligrosas pandilleras
Ella es Charquita Cooper, una interna de Pulaski que supuestamente participó en los abusos contra otras internas.(Departamento de Correccionales de Georgia)

De acuerdo con un reporte exclusivo del diario local The Atlanta Journal-Constitution (AJC) Norma y Carla fueron violadas por lo menos tres veces al interior de ese precinto por otras prisioneras que les exigían dinero a cambio de darles seguridad y protección. Pero como ellas se negaron, terminaron siendo vilmente atacadas.

Al parecer se trata de miembros de pandillas, según el reporte de ese importante medio noticioso. Las abusadoras las intimidaron verbalmente al principio, pero como no se salieron con la suya, decidieron atacarlas físicamente. Quien sabe de dónde y cómo, pero a punta de armas blancas las sometieron para violarlas.

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: También les pegaban entre varias

Crónica cárcel violando hispanas
Esta fue la imagen de Norma cuando ingresó al precinto donde asegura fue ultrajada sin que nadie hiciera algo por defenderla. (Departamento de Correccionales de Georgia)

En otras ocasiones, las víctimas fueron apaleadas por varias reclusas como parte de una iniciación de una nueva integrante de la pandilla. Pero el hambre por la maldad parecía no tener límite para las agresoras, pues en una ocasión, terminaron rociando con ácido la cara de una de las denunciantes, al punto que le causaron daños físicos irreparables.

“Me han dejado marcada de por vida”, declaró Norma al AJC. La mujer confesó sin tapujos y sin siquiera pedir el anonimato de que fue violada en Pulaski. “Desde entonces tengo pesadillas, me da hasta miedo salir a plena luz del día y si estoy dando la cara, es porque no quiero que nadie más vaya a pasar por mi mala experiencia. Que no vaya a haber una siguiente”.

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: La sodomizaron con un cepillo dental

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: La sodomizaron con un cepillo dental
Así lucía Norma antes de caer en esa horrenda prisión que la ha dejado marcada de por vida. (Foto cortesía)

A Carla no le fue nada mejor. Las otras reclusas le metieron un cepillo de dientes en su ano porque también se negó a pagarles a cambio de que no le hicieran ningún daño. A ella ya la habían amenazado con hacerle todo eso y ella les advirtió a los guardias que se sentía en peligro, pero alega que simplemente fue ignorada.

“Hay una pandilla en particular que controla la prisión y los custodios lo saben bien. De hecho, hasta les tienen miedo, porque el número del personal es corto en comparación con la cantidad de pandilleras que hay”, aseguró Carla al Atlanta Journal Constitution. La cárcel de Pulaski se encuentra ubicada en la ciudad de Hawkinsville y tiene capacidad para albergar a 1,200 internas.

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: “Se llegó la hora de atacar a las mexicanas”

Crónica en la cárcel están violando a prisioneras hispanas: “Se llegó la hora de atacar a las mexicanas”
Archivo/MH

Norma nunca olvidará la primera vez que en que ambas fueron ultrajadas sexualmente. Le contó al AJC que en esa ocasión estaba sentada en el área donde están las mesas y los televisores cuando notó movimientos raros a su alrededor. Luego una de las atacantes gritó a las demás de que se había llegado el momento de caerle a las mexicanas.

Entonces notó que salieron de todos lados muchas mujeres alteradas golpeándolas como querían y luego las sodomizaron. Carla estaba en su celda en ese instante y ahí la fueron a buscar. Como ella padece de asma, acabó en el hospital con problemas respiratorio, además de las lesiones internas producto del ultraje sexual.

En adelante les exigían dinero

En adelante les exigían dinero
Archivo/MH

Después de ese suceso, las atacantes comenzaron a presionar a Carla y a Norma para que les pagaran para que eso no se repitiera, pero como ambas son de bajos recursos no pudieron aceptar el trato. De hecho, en una ocasión le prestaron a Norma un teléfono para que llamara a su hijo diciéndole que enviara dinero por la aplicación Cash App.

Pero lo que ella hizo fue contarle en español la pesadilla que estaba viviendo y al parecer las otras presas le entendieron y eso fue el detonante del segundo ataque. “Recuerdo bien que mientras me penetraban, me decían que eso era lo que yo me merecía por ser una pu…”, narró Norma. “Nunca olvidaré eso, hasta me despierto en las madrugadas oyendo sus horribles voces”.

¿Será que de verdad van a investigar?

¿Será que de verdad van a investigar?
Foto: Getty

El Departamento de Correccionales de Georgia no respondió a las preguntas del diario AJC sobre estos lamentables sucesos. Tampoco lo hizo el alcaide de la prisión Pulaski, Warden Meosha McMillan, pero sí lo hizo su portavoz, Joan Heath por medio de un escueto correo electrónico donde se comprometían a indagar a fondo las denuncias de Carla y Norma.

Ambas mujeres ya no siguen en ese horrible precinto. Una fue liberada tras cumplir su breve sentencia por posesión de metanfetaminas y la otra trasladada a una cárcel diferente para que termine su condena. Espero que todo lo que sufrieron no quede en la impunidad y las responsables sean identificadas y paguen por eso. También que el personal de la cárcel reciba su reprimenda por semejante negligencia. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado