Inicio » Salud » Cómo dejar de procrastinar y destruir ese hábito en mil pedazos

Cómo dejar de procrastinar y destruir ese hábito en mil pedazos

La mayoría de nosotros se distrae al momento de hacer algo, pero si procrastinar te afecta bastante, los resultados puede que no (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Levanta la mano si necesitas descubrir cómo dejar de procrastinar. Conforme arrancamos el año nuevo, todas empezamos con buenas intenciones de crear cambios en nuestras vidas, terminar cosas, poner (y lograr) metas, y hacer algo de automejora. Y, de alguna forma, conforme el tiempo avanza, esas buenas intenciones nunca parecen volverse realidad. Tal vez haya obstáculos en tu camino, o tal vez la procrastinación es el obstáculo más grande de todos. Y hay muchas cosas malas de procrastinar, incluso más allá de que, obviamente, no lograrás tus metas.

Como Psychology Today informa, de acuerdo con Joseph Ferrari, Ph.D., profesor adjunto de psicología en la De Paul University en Chicago, y Timothy Pychyl, Ph.D., profesor adjunto de psicología en la Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá: “Hay grandes precios a pagar por procrastinar. La salud es uno. Solo durante el transcurso de un curso académico, hay evidencia de que los alumnos universitarios comprometen sus sistemas inmunes así como sufren más resfriados, gripa y problemas gastrointestinales. Y tienen insomnio. Además, la procrastinación tiene un costo elevado para los demás así como para uno mismo; cambia la carga de responsabilidades hacia otros, que terminan agraviados. Procrastinar destruye el trabajo en equipo en el lugar de trabajo y en las relaciones privadas”.

No se trata de falta de planeación

Mujer distraída
Shutterstock

La primera cosa de la que necesitas darte cuenta es que procrastinar no es un problema de manejo de tiempo o falta de planeación. Si procrastinas  no es porque no tengas control de tu tiempo, es que encuentras distracciones y excusas para usar tu tiempo en una tarea diferente, en vez de la tarea que originalmente se empezó para completarse. Así que comprar una agenda no va a ayudarte mucho si estás buscas abandonar tus hábitos de procrastinación. Vas a necesitar ahondar un poquito más que eso.

Cuando te preguntas cómo dejar de procrastinar, considera que la raíz de la procrastinación es el miedo, que puede ser una emoción saludable para protegernos del dolor y del daño. Pero si se sale de control y evita que funciones de una forma exitosa en la cual eres capaz de lograr tus metas, entonces el miedo puede ser un reto verdadero.

Miedo

Mujer distraída en la cocina
Shutterstock

Piénsalo. Cuando procrastinamos: “Nos decimos a nosotros mismos ‘un día’ estaremos listas para hacer el cambio, o tomar la oportunidad; en ese ‘un día’ el tiempo será mejor, nuestra confianza estará más fuerte, y nuestras circunstancias serán más sencillas”, explica Margie Warrell, autora de Stop Playing Safe, en un artículo en Forbes.com. En su libro Warrel dice: “La vida recompensa las acciones. Nada grandioso se logra sin estas”. En otras palabras, necesitas superar tus miedos referentes a si estás o no asustada de hacer el cambio, y en lugar de eso tomar acción y empezar a trabajar. Pero ¿cómo?

Para empezar, reconoce que, desafortunadamente, no es fácil. Simplemente no puedes chasquear tus dedos y esperar ver resultados inmediatos en cuanto a eficiencia y a tu habilidad para enfocarte en una tarea se refiere. Los malos hábitos son difíciles de romper, pero las buenas noticias son que  el primer paso es reconocer que necesitas hacer un cambio. Luego, comienza a escribir una promesa. Anota tus metas.

Plasma metas para no procrastinar

Lista de quehaceres para no procrastinar
Shutterstock

Escríbelas en algún lugar donde sean visibles y donde mires constantemente para que no puedas esconder tus intenciones. Anotar lo que quieres lograr (y sé específica: designa plazos y enlista detalles sobre qué quieres hacer) te hace más propensa a mantenerte confiable. Y si estás preocupada de que no puedas ser de confianza para hacer que el cambio en realidad ocurra, recluta a un amigo al cual admires por su ética laboral y eficiencia.

Si realmente dudas en tomar acción y no sabes por dónde empezar, Piers Steel, Ph.D., un profesor de recursos humanos y dinámicas organizacionales en la Universidad de Calgary y autor de, The Procrastination Equation: How to Stop Putting Things Off and Start Getting Things Done, sugiere que comiences con la tarea a la que más le temas. Él dice: “Tenemos suministros de fuerza de voluntad y recursos limitados y agotables”, así  que deberías empezar con la tarea más difícil cuando tienes más energía e impulso para lograrla.

No es necesario hacer pasos de gigante para dejar de procrastinar

Shutterstock

Si eso parece abrumador, puedes empezar con pasos pequeños. No pienses en la lista masiva de cosas que necesitas hacer y que has aplazado por días/meses/años/por siempre. Seguramente te sentirás abrumada y como si tuvieras una montaña enorme que tienes que escalar. Empieza con solo una tarea y solo tres minutos. Como Inc. Magazine informa, Chris Winfield, un empresario con base en New York, dice que deberías preguntarte: “¿Qué se necesita hacer en esos tres minutos?”

No te preocupes por resolver todos tus problemas y no hagas declaraciones en blanco diciendo cuánto quieres cambiar. Enfócate en el ahora, en los próximos 3 minutos, qué necesitas hacer, qué puedes hacer con 3 minutos sólidos de tu atención no dispersa, y luego hazlo. Y si tu problema verdadero es el de ser capaz de concentrarte sin revisar de forma constante tu correo electrónico y redes sociales, entonces desconéctate por un pequeño periodo de tiempo para que no tengas excusas ni distracciones.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado