Inicio » Hoy » Luciano Catarino Díaz orinaba en el agua de sus compañeras de trabajo

Luciano Catarino Díaz orinaba en el agua de sus compañeras de trabajo

Luciano Catarino Díaz está acusado de asalto agravado con un arma mortal en un sorprendente crimen sin precedentes en Texas.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Luciano Catarino Díaz está acusado de asalto agravado con un arma mortal en un sorprendente crimen sin precedentes en Texas.
FOTO: Departamento de Policía de Houston
  • Luciano Catarino Díaz está acusado de un crimen sin precedentes
  • El hombre orinaba a escondidas en el agua y café de sus compañeras de trabajo
  • Por eso contrajeron una enfermedad de transmisión sexual

Luciano Catarino Díaz está acusado de asalto agravado con un arma mortal, en un sorprendente crimen sin precedentes en Texas. El hispano era trabajador de limpieza de una clínica médica y orinaba a escondidas en los garrafones de agua de la empresa y otros recipientes. Por ello contagió de herpes simple a por lo menos cuatro compañeras.

Una celda ya contiene a Luciano Catarino Díaz, de 50 años, quien tendrá que responder ante un juez por haber orinado en  el agua de su trabajo, en un crimen brutal por el que no hay explicación. El empleado de limpieza sólo dijo a las autoridades que lo hacía motivado por una “enfermedad”. Pero hasta el momento la única enfermedad que se ha comprobado que tiene el hispano es el herpes, de transmisión sexual y que es incurable.

Luciano Catarino Díaz es acusado de un crimen insólito

Luciano Catarino Díaz es acusado de un crimen insólito
Luciano Catarino Díaz es el acusado de un crimen, por el cual no hay ningún antecedente en los anales de las historias policiales de Texas. (FOTO: Departamento de Policía de Houston)

Para Luciano Catarino Díaz su lío con las autoridades en Texas, por orinar en el agua de sus compañeras de trabajo, sólo es uno más de sus problemas. Los documentos del caso detallan que el hombre deberá responder a las autoridades federales de migración cuando termine su proceso legal por el brutal crimen.

El singular crimen de Luciano Catarino Díaz es investigado por el Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés), en Texas, y en los documentos del caso se da cuenta de cómo el hombre arruinó la vida de las cuatro mujeres. Por respeto a las víctimas, sus nombres no se revelarán en esta historia.

Una mujer notó que el agua del trabajo sabía mal

Una mujer notó que el agua del trabajo sabía mal
FOTO: Tomada de Twitter

Una empleada de la clínica médica notó el martes 30 de agosto del 2022 que el agua del garrafón de los empleados tenía un olor y un sabor extraño. La mujer decidió que no volvería a tomar agua de ese garrafón y llevó sus propias botellas desde su casa. El afanador de la clínica en el este de Houston era Luciano Catarino Díaz.

En septiembre la misma empleada dejó su bote de agua en su escritorio y fue a atender otras labores. Cuando volvió le dio un trago y notó un mal sabor y mal olor. Tiró el agua y fue cuando comenzó a llamarle la atención el tema. Preocupada, esa empleada le contó todo a otra de sus compañeras.

El café de otra empleada también olía y sabía mal

El café de otra empleada también olía y sabía mal
FOTO: Tomada de Twitter

La segunda empleada, varios días después, ofreció compartirle a su compañera de un termo que ella llevaba desde su casa. Sin embargo, cuando vertieron el líquido en una taza notaron un olor fétido y color raro. Las mujeres entonces se dieron cuenta que era orina echada adentro del termo. El agua de la otra empleada también tenía orines.

El misterio era cómo había llegado la orina al termo del café y a la botella de agua, si las dos empleadas la habían llevado de sus respectivas casas. Una de las empleadas compró una diminuta cámara de seguridad y la escondió junto a su escritorio. Así se descubrió el crimen de Luciano Catarino Díaz.

La vida de las víctimas cambió para siempre

La vida de las víctimas cambió para siempre
FOTO: Tomada de Twitter

Con estupor, las empleadas vieron cómo el afanador Luciano Catarino Díaz aprovechaba un descuido de sus compañeras para sacarse el miembro, ponerlo en sus botellas de agua o café y orinar sin que ellas lo percibieran, hasta que pretendían tomar sus respectivas bebidas.”Básicamente enjuaga su pene en el agua”, explicó al canal ABC-13 la afectada, que fue diagnosticada con la enfermedad de transmisión sexual que Díaz también sufre, según reportó la agencia de noticias Efe.

“Me contagió una enfermedad que tendré por el resto de mi vida”, agregó la víctima de acuerdo con Efe. Al momento de escribir esta historia, el HPD ha podido comprobar que Luciano Catarino Díaz orinó en las bebidas de por lo menos cuatro de sus compañeras. Las cuatro mujeres ya dieron positivo de herpes simple, que es una enfermedad de transmisión sexual para la que no hay cura.

A Luciano Catarino Díaz también lo reclama el ICE

A Luciano Catarino Díaz también lo reclama el ICE
FOTO: Tomada de Twitter

Cuando Catarino Díaz fue interrogado por las autoridades, no supo responder en cuántas ocasiones o a cuántas compañeras de trabajo les había orinado en sus respectivas bebidas. El hombre tampoco pudo explicar por qué lo hacía,  sólo dijo que era “una enfermedad”. El HPD cree que podría haber más víctimas.

Luciano Catarino Díaz ya está en la cárcel del Condado de Harris en Houston, a la espera de enfrentar su juicio en Texas. Sin embargo, también lo reclama el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) cuando culmine su proceso penal.

Etiquetas: , ,
Continua artículo relacionado