Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y leyendas: el cervatillo

La leyenda del cervatillo cuenta que el creador escucha a una madre que está desconsolada por los peligros que existen para su pequeño.
2024-04-22T20:03:37+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Cervatillo, Shutterstock
  • Mitos y leyendas te comparte la leyenda del cervatillo.
  • Una madre preocupada por su pequeño implora al creador piedad.
  • El creador interviene para bendecir al cervatillo.

Tawíyela estaba ansiosa y perturbada, rastreaba con nerviosismo entre las sombras de los cerezos silvestres y los brotes de sauce a lo largo del arroyo, buscando cualquier amenaza oculta.

Tachínchala, su recién nacido, apenas había llegado al mundo hace unos minutos, y el corazón de Tawíyela latía con la fuerza de un tambor de guerra, preocupada por su cría.

Mientras tanto, su esposo, Tájcha, vigilaba desde lo alto del acantilado, atento a cualquier peligro que pudiera acechar a su familia abajo.

“Gran Creador, en lo profundo de mi corazón, anhelo desesperadamente una forma de proteger a mi pequeño cervatillo”, suplicó la madre, mientras acicalaba a su cría con su lengua.

La madre pide por su pequeño cervatillo

Naturaleza, Venado, Leyenda del cervatillo, MundoNow, Podcast
Shutterstock

“Has dotado a todos los padres de las criaturas de esta tierra con alguna forma especial de protección para sus crías recién nacidas”.

“Los búfalos pueden correr y ocultar a sus crías entre la manada, los alces alertan y guían a sus crías hacia la seguridad, las ovejas tienen crías que pueden trepar a lugares altos casi al instante de nacer, y los antílopes son ágiles desde el primer momento, capaces de huir con su madre ante cualquier amenaza”.

“Mi esposo y yo tememos por nuestro propio hijo, ya que carece de tales habilidades. Nosotros podemos correr y saltar para escapar de cualquier peligro, pero nuestro hijo es débil y sus patas aún no tienen la firmeza para huir”.

“Oh Gran Creador de todas las criaturas, por favor, escucha nuestra súplica y danos una manera de proteger a nuestro hijo de aquellos que desean hacerle daño”.

Clemencia

Animal, Manchas, Protección, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Conmovido por las sinceras plegarias de la madre cierva, el Creador de todas las cosas interrumpió lo que estaba haciendo y descendió a la tierra para atender su petición.

Se manifestó como un poderoso viento que alejó a todos los depredadores escondidos en las sombras, asegurándose de que no pudieran detectar ni interferir en el plan que tenía en mente para ayudar a la familia cierva.

Llamó a Tawíyela y Tájcha, y se detuvo junto al pequeño Tachínchala, que había caído entre unas zarzas. “Este pequeño definitivamente necesita ayuda”, declaró el Creador.

“Así es como procederemos. Traigan una piel de gamuza tan suave como el plumón de un ganso, sus recipientes de pintura y todo el pigmento en polvo que tengan”.

Piel

Bosque, Animal, Leyenda del cervatillo, MundoNow, Podcast
Shutterstock

El padre ciervo se apresuró entre los árboles para recolectar los artículos solicitados, mientras que la madre permanecía junto a su cría.

El Creador se inclinó sobre el pequeño cervatillo y tomó una profunda bocanada de aire, aspirando el olor de la piel del pequeño.

Luego, con cuidado, cortó un trozo de la suave piel de gamuza y le indicó a Tawíyela que la cosiera, mientras él mezclaba los pigmentos en sus recipientes.

Una vez listo, el Gran Pintor aplicó las pinturas sobre la piel del bebé. Después, instruyó a la madre para que vistiera al pequeño con la piel cosida.

Bendición para el cervatillo

Escondite, Venados, Cervatillo, MundoNow, Podcast
Shutterstock

“A partir de ahora, asegúrense de que sus crías lleven esta vestimenta”, dijo el Creador, “y díganles que permanezcan quietas y en silencio donde las pongan”.

“Si obedecen estas instrucciones, estarán a salvo, ya que ahora serán invisibles para quienes merodean por el bosque y carecerán de cualquier olor que pueda delatarlos a sus enemigos”.

Así fue como el cervatillo llevó puesta su piel moteada hasta que fue lo suficientemente grande y fuerte como para enfrentarse a los lobos sin correr peligro.

Mitos y leyendas se despide de ti por el momento y espera que la leyenda del cervatillo haya sido de tu agrado. ¡Hasta la próxima!

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio