Inicio » Entretenimiento » Robert Lee Yates, El Asesino de Spokane-Crímenes de terror

Robert Lee Yates, El Asesino de Spokane-Crímenes de terror

La lista de los asesinos en serie encuentra en Robert Lee Yates a uno de los criminales más temidos de todos los tiempos, y a uno que (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
murderpedia.org
La lista de los asesinos en serie encuentra en Robert Lee Yates a uno de los criminales más temidos de todos los tiempos, y a uno de los que más tiempo pasaron sin ser capturados. Actualmente se encuentra cumpliendo una condena de cadena perpetua en la Prisión Estatal de Washington.

El número de víctimas de Yates asciende a más de 16. Por más de dos décadas, el asesino en serie aterrorizó el área de Washington y que en ensañó, principalmente, con mujeres jóvenes con quienes tenía sexo para después acabar con sus vidas de un disparo en la cabeza.

Los primeros años de un asesino: Así fue la vida de Robert Lee Yates

Silueta de mano de criminal sosteniendo una pistola
Shutterstock

Robert Lee Yates Jr. nació el 27 de mayo de 1952 en Oak Harbor, Washington, dentro de una familia que había pasado ya por un asesinato: en 1945, su abuela cometió asesinato en contra de su propio esposo, utilizando como arma un hacha; sin embargo, la familia siempre asistió a la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

En su juventud, Yates se enlistó en el ejército, que lo llevó a vivir en países como Haití y Alemania y a capacitarse como piloto aviador. Dejó sus labores en el ejército y se unió a la Guardia Nacional, todo, mientras llevaba una vida en aparente normalidad junto a su esposa y cinco hijos.

Asesinatos

Shutterstock

Los asesinatos cometidos por Yates iniciaron un año después de que éste se convirtiera en padre, y duraron por 23 años hasta su detención en 1998. Sus primeras víctimas fueron Patrick Oliver y Susan Savage, a quienes mató el 13 de julio de 1975. Tres años después, el 28 de diciembre de 1988, asesinó a Stacy Hawn.

Tuvieron que pasar ocho años para que volviera a cometer un asesinato, pero entre 1996 y 1997, Robert Lee Yates mató a un total de ocho personas. El año siguiente, encontró a cinco víctimas más, hasta el día de su detención, el 18 de abril del 2000, gracias al testimonio de su única sobreviviente, Christine Smith, una trabajadora sexual que fue agredida y herida con arma de fuego por Yates.

Modus Operandi de Robert Lee Yates

La silueta de un criminal parada en medio de la calle junto con un poco de humo
Shutterstock

El modus operandi de Robert Lee Yates consistió en el acecho de trabajadores sexuales que se encontraban en la East Sprague Avenue; ahí, Yates llegaba para solicitar sus serviciosy subirlas a su vehículo, para después tener relaciones sexuales consensuadas y consumir drogas.

Después, Yates procedía a matar a sus víctimas y a dejar sus cuerpos abandonados en zonas alejadas. La policía encontró que todas las muertes se debieron a disparos en la cabeza cometidos con un arma Raven calibre .25, y que el homicida tenía una fijación especial por el corazón de sus víctimas.

Arresto de Robert Lee Yates

Las esposas que un criminal usa cuando lo arrestan
Shutterstock

Fue el testimonio de una sobreviviente el que hizo que las autoridades comenzaran a conectar todos los asesinatos. El 1 de agosto de 1998, Robert Lee Yates solicitó los servicios de Christine Smith, su única sobreviviente, quien finalmente pudo testificar en su contra para que fuera capturado dos años más tarde.

Un mes después de la agresión a Christine Smith, la policía solicitó a Yates una muestra de ADN, a la que el hombre se negó, alegando que una petición de ese tipo era excesiva para un hombre de familia. Con una orden de cateo, la policía pudo recabar pruebas suficientes para llevarlo a juicio.

Juicio y sentencia

Shutterstock

Durante las investigaciones, la policía encontró rastros de sangre y comparó el modelo de vehículo con aquel que había sido reportado como testigos como el último sitio donde se vio con vida a dos de las víctimas. Los resultados de la investigación permitieron vincularlo por la muerte de Jennifer Joseph y de 12 víctimas adicionales.

En un intento por evadir la pena de muerte, Yates confesó ser el culpable de todas las muertes, y la sentencia dictada por el juez fue de 408 años en prisión sin posibilidad de libertad condicional. En los años siguientes, la defensa del asesino en serie solicitó que Yates sea diagnosticado mentalmente inadecuado para continuar en prisión, pero esta apelación no ha procedido, y el hombre se encuentra cumpliendo su sentencia en la Prisión Estatal de Washington.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado