Inicio » Entretenimiento » Ottis Toole: Mutilador, Asesino y Caníbal-Crímenes de terror

Ottis Toole: Mutilador, Asesino y Caníbal-Crímenes de terror

Mutilador, asesino y caníbal: Así fue la historia delictiva de Ottis Elwood Toole. Este asesino en serie originario de Florida está (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Mutilador, asesino y caníbal: Así fue la historia delictiva de Ottis Elwood Toole. Este asesino en serie originario de Florida, fue condenado por el asesinato de seis personas, pero la cifra de víctimas podría ser aún más elevada, ya que antes de su muerte confesó haber matado a cientos de personas.

Durante más de dos décadas, Ottis Toole aterrorizó a los estados de Florida y Texas, ya que fue en dichas zonas donde cometió la mayor parte de sus crímenes. En al menos uno de ellos, el asesino en serie incendió la casa de su víctima, hecho que contribuyó a recibir una sentencia inicial de dos penas de muerte, que finalmente se modificaron para condenarlo a cadena perpetua, que cumplió hasta el 15 de septiembre de 1996, el día de su muerte.

Así fue la vida de Ottis Toole

Shutterstock

Ottis Elwood Toole nació el 5 de marzo de 1947 en Jacksonville, Florida. En sus confesiones, aseguró haber sido víctima de abuso sexual e incesto por parte de varios miembros de su familia, incluida su hermana mayor y uno de sus vecinos. Desde joven, notó su inclinación homosexual, así como una tendencia pirómana que lo llevó a incendiar varias casas.

A los 12 años, se salió de la escuela y comenzó a frecuentar bares gay; en ese tiempo, también desarrolló una obsesión por la pornografía homosexual. Sus actividades delictivas fueron incrementando en número y gravedad, y a los 14 años de edad cometió lo que sería su primer asesinato: se trató de un hombre que amenzó con abusar sexualmente de Toole. Ante esto, el joven lo arrolló con su auto sin que las autoridades lo incriminaran.

Asesinatos de Ottis Toole

Shutterstock

La vida callejera de Ottis Toole llevó a las autoridades a vincularlo con la prostitución y con el asesinato de dos jóvenes que vivían en el área de Colorado; por este motivo, decidió alejarse de la zona para regresar a Jacksonville. Ahí conoció a Henry Lee Lucas, quien durante muchos años fue su pareja y presunto cómplice en la muerte de 108 personas.

El 4 de enero de 1982, los instintos pirómanos de Ottis Toole se hicieron presentes, al incendiar la casa de George Sonnenberg, quien aún se encontraba adentro; este sobrevivió inicialmente al ataque, pero murió varias semanas después a causa de las quemaduras sufridas. En su confesión, Toole confesó que había prendido fuego a la vivienda a causa de una pelea con Sonnenberg, su pareja sentimental.  Por este crimen, el asesino en serie recibió la pena de muerte.

Otras confesiones

Un criminal siendo interrogado por detective
Shutterstock

El arresto de Ottis Toole por la muerte de George Sonnenberg fue tan solo el inicio de una serie de confesiones e investigaciones que lo ligaron a decenas de asesinatos, entre ellos el de Adam Walsh, un niño de seis años que fue encontrado muerto en 1981. También aseguró ser el responsable de dos muertes en la autopista I-10.

Ottis Toole aseguró haber matado también a David Schallar y  Ada Johnson, después de secuestrarlos a punta de pistola. En sus diálogos con la policía, el criminal expuso como uno de sus motivos la impulsividad y una conducta antisocial, dos rasgos que lo habían acompañado desde su infancia.

Modus Operandi de Ottis Toole

Un delincuente sosteniendo con mano un encendedor
Shutterstock

Además de la piromanía, Ottis Toole se ensañó con sus víctimas de diferentes maneras; primero, las secuestraba y, después, iniciaba una serie de conductas violentas que derivaron en la muerte de sus víctimas por medio de arma de fuego o de decapitación, como fue el caso de Adam Walsh.

Hasta hoy, los investigadores continúan debatiendo los hechos que derivaron en la muerte de Adam Walsh, y algunos de ellos creen que el verdadero responsable del asesinato fue Jeffrey Dahmer, otro asesino en serie que vivía en las cercanías durante la década de los 80s.

Juicio

Un martillo junto con balanza como concepto de juicio para criminal
Shutterstock

Durante el juicio, Ottis Toole acusó a Henry Lee Lucas de ser su cómplice en varios asesinatos, y este fue acusado de posesión ilegal de armas. También declaró que era inocente de prender fuego a la casa de Sonnenberg, y que únicamente había firmado la confesión por presión de los detectives asignados al caso.

El 28 de abril de 1984, el jurado encontró a Ottis Toole culpable de asesinato en primer grado, por el que recibió la pena de muerte. En total, las pruebas recabadas permitieron sentenciarlo a dos penas de muerte, pero al final terminó pasando el resto de sus días en la Prisión Estatal de Florida, donde murió el 15 de septiembre de 1996. Hasta el día de su muerte, Ottis Toole continuó confesando todos sus crímenes.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado