Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y leyendas: el tecolote

La leyenda del tecolote narra la ira de esta ave por haber sido ofendida en una fiesta por un maya y qué hizo cuando se percató de ello.
2024-04-09T17:42:17+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Leyenda del tecolote, Shutterstock
  • Mitos y leyendas te comparte la leyenda del tecolote.
  • A esta ave se le conoce también como tecolote en otras culturas.
  • Su canto es motivo de temor en la humanidad.

Cuenta la antigua historia de una era lejana, cuando el tecolote (Tunkuluchú) ostentaba el título del más sabio en el reino de las aves. Por esta razón, los pájaros acudían a él en busca de consejo, admirando su conducta ponderada y juiciosa.

En cierta ocasión, el tecolote recibió una invitación a una celebración en el reino de las aves. Aunque por lo general evitaba los festejos, esta vez decidió participar, pues no podía declinar una invitación de tal calibre.

Así, se presentó en la fiesta ataviado con su mejor vestimenta, sorprendiendo a los demás invitados que no estaban acostumbrados a verlo en reuniones de esa índole.

De inmediato, le asignaron el lugar más destacado en la mesa y le ofrecieron los manjares más exquisitos, acompañados de balché, el licor tradicional maya.

El tecolote se emborracha

Ave, Tecolote, Naturaleza, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Sin embargo, el Tunkuluchú no estaba habituado al balché y apenas consumió unas copas, quedó ebrio. Lo mismo sucedió con los demás invitados, transformando la celebración en un alboroto de risas estridentes.

Entre los más animados estaba el chom, quien decoró su cabeza calva con flores y se divertía al tropezar con los demás. Por otro lado, la chachalaca, conocida por su estruendo, permaneció en silencio.

Cada ave buscaba superar a las demás en gracia, y sin quererlo, el tecolote superó a todos. Embriagado, comenzó a contar chistes mientras danzaba y se tambaleaba en una pata, sin importarle las constantes caídas.

En medio de la fiesta, apareció un hombre maya conocido por su carácter molesto y problemático. Al escuchar el bullicio de los pájaros, decidió unirse a la celebración con la intención de molestar a los presentes.

Un maya se burla

Bosque, Alas, Animal, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Aprovechando su estado ebrio, comenzó a burlarse de cada ave, centrando su atención en el Tunkuluchú.

Sin pensarlo dos veces, persiguió al tambaleante pájaro para tirar de sus plumas, mientras este luchaba por mantener el equilibrio.

Luego, con una espina arrancada de un arbusto, buscó al tecolote para pincharle las patas, provocando risas entre las aves que creyeron que el pájaro había comenzado a bailar.

Solo cuando el maya cayó dormido por la embriaguez cesó su tormento. La fiesta llegó a su fin y las aves regresaron a sus nidos aún mareadas, algunas riéndose al recordar la ridícula actuación del Tunkuluchú.

La venganza

Cementerio, Miedo, Neblina, MundoNow, Podcast
Shutterstock

El pobre pájaro sintió una mezcla de enojo y vergüenza, temiendo perder el respeto de los demás. Decidió vengarse del maltrato sufrido a manos del maya.

Pasó días buscando el castigo más apropiado, lleno de rencor y convencido de que todos los hombres debían pagar por la afrenta.

Finalmente, decidió utilizar su agudo sentido del olfato.

Durante muchas noches, se aventuró al cementerio hasta que aprendió a identificar el olor de la muerte, que consideró ideal para su venganza.

Leyenda del tecolote

Animal, Plantas, Tecolote, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Desde entonces, el tecolote se dedicó a anunciar la llegada de la muerte al maya.

Se posaba cerca de los lugares donde percibía el olor a muerte y entonaba su canto repetidamente.

Por eso se dice que cuando el Tunkuluchú canta, el hombre muere. Su venganza resultó ser temible, pues su canto inspira un profundo temor en quienes lo escuchan.

Mitos y leyendas se despide de ti por el momento y espera que la leyenda del tecolote haya sido de tu agrado. ¡Hasta la próxima!

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio