Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y Leyendas: El Quirquincho, el animalito que dio su vida por el arte

La leyenda del quirquincho cuenta cómo este pequeño cumple su sueño de poder cantar aunque no de la forma que todos esperaban.
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock, Leyenda del quirquincho
  • Genny de Bernardo te comparte la leyenda del quirquincho enamorado de la música que aprendió a crearla.
  • La leyenda del quirquincho es fantástica y tiene elementos hermosos que encantan a niños y adultos.
  • Este es un animalito que cumplió su sueño de aprender a cantar de la forma menos esperada.

Un quirquincho viejo nacido en Oruro en Bolivia se pasaba el día y la noche admirando el canto del viento en un peñasco.

Cuando llovía, el canto de las ranas le parecía el sonido más hermoso y siempre iba a deleitarse con tu harmónico concierto. El pequeño era un amante de la música desde el nacimiento.

«¡Qué feliz sería yo si pudiera cantar así»!, exclamaba el pequeño animalito. Las ranas no eran de todo amables, pues se burlaban de nuestro pequeño protagonista.

«Aunque vengas a oírnos cantar todas las noches, ¡jamás aprenderás a cantar como nosotras, ja, ja, ja, ja!». El animalito, el cual era humilde y amable, no entendía el insulto de las ranas, sólo disfrutaba feliz su canto.

El quirquincho escucha aves

Armadillo, Altiplano, Animal, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Un día, mientras caminaba, oyó un sonido como jamás había oído antes. Se trataba del canto de unos canarios. El quirquincho se volvió loco con su cantar.

Las aves se encontraban en una jaula que tenía un hombre. El animalito lo siguió, sin que se diera cuenta, durante mucho tiempo. Él estaba completamente feliz oyendo el canto de las aves.

Las ranas dijeron que las aves eran de su familia por la forman tan elegante de su canto. Se jactaban de que tan pulcro sonido era parte de su genealogía. De pronto, se percataron de su presencia.

Lo miraron y dijeron, «¡Miren! Ahora seguramente el quirquincho soñará con cantar como esas aves!», y se burlaban de él con risas. A él no le importó y siguió a las aves, no obstante, ya se se encontraba cansado de tanto caminar.

Visita a un hechicero

Armadillo hecho bolita, Naturaleza, Flores, MundoNow, Podcast
Shutterstock

El quirquincho exclamó, «¡Oh, qué desgracia, ya no puedo caminar más y los músicos se van!».  Así, poco a poco, los canarios desaparecieron.

Ya era noche cuando el pequeño regresaba a casa, pero ahora tenía más que nunca la voluntad de cumplir sus sueños de poder cantar.

De camino a casa, decidió pasar a ver al hechicero Sebastián Mamani. Al entrar en su choza rápidamente exclamó, «¡Compadre, tú que todo lo puedes, enséñame a cantar como los canarios!».

Cualquier otra persona se hubiera reído del pequeño quirquincho, pero Sebastián Mamani le propuso algo. «Yo puedo enseñarte a cantar mejor que los canarios, las ranas y los grillos… pero… hay un detalle».

La Leyenda del quirquincho que aprendió a cantar

Charango, Leyenda del quirquincho, Tradición, MundoNow, Podcast
Shutterstock

El hechicero le explicó, «para que puedas aprender a cantar, debes entregarme tu vida», «acepto todo, pero, por favor, enséñame a cantar», «Está bien», dijo el hechicero, «cantarás desde mañana, pero esta noche morirás».

El quirquincho lo miró y le dijo, «¿cómo? ¿Cantaré después de muerto?», y él respondió «sí». Al día siguiente el animalito amaneció cantando en las manos del hechicero. Era un canto con cuerdas celestial.

Cuando el hombre pasaba por el charco donde se encontraban las ranas, estas, al oír al quirquincho, se quedaron atónitas. «Miren, ¡qué sonido más hermoso y es el quirquincho, el quirquincho aprendió a cantar!»

Ellas ignoraban que el animalito, como todo artista, dio su vida por el arte. El quirquincho es un armadillo de Bolivia. El charango es un instrumento de cuerdas que se fabrica con el caparazón de este hermoso ser viviente.

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio