Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y leyendas: La leyenda del maíz

La leyenda del maíz cuenta cómo la ira del dios Tupá fue revertida y fue un joven el que consiguió brotar el oro en grano.
2024-04-25T17:02:57+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Leyenda del maíz, Shutterstock
  • Mitos y leyendas te comparte otra versión de la leyenda del maíz.
  • En esta un joven se ofrece para calmar la ira del dios Tupá.
  • Este hombre consigue su cometido y nace el oro en granos.

La leyenda del maíz, una planta emblemática de América, es una historia que no puede dejarse de contar. Para los indígenas, esta planta siempre fue vista como un regalo divino.

Hay varias versiones de esta leyenda, pero la más conocida y considerada verdadera es aquella que se ha transmitido de generación en generación, como la que escuchamos de los indígenas del Pilcomayo.

Sucedió en un momento crítico, cuando la supervivencia estaba en juego. Todo indicaba que la tragedia era inminente, ya que durante meses no se veía ni una nube en el cielo.

Los ríos se secaban, los árboles se marchitaban y los animales morían de sed. Tormentas de arena barrían los campos desolados. La paciencia del pueblo se agotaba y el desespero crecía.

Tributo

Campo, Cultivo, Maíz, MundoNow, Podcast
Shutterstock

A pesar de todas las súplicas, no había respuesta. Fue entonces cuando el jefe de la tribu, en una conexión con los espíritus celestiales, reveló el secreto:

«Tupá está molesto con sus hijos y los castiga con hambre, sed y muerte porque no le prestan atención», dijo solemnemente.

El pueblo se arrepintió y prometió amor y respeto a las leyes divinas, pero eso no fue suficiente. Para apaciguar la ira de Tupá, se requería el sacrificio de uno de sus hijos.

Un joven guerrero se ofreció voluntario, a pesar del llanto y la tristeza de sus seres queridos y del pueblo. El jefe, con dolor, aceptó el sacrificio.

Nace el maíz

Granos, Leyenda del maíz, Sembrado, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Caminaron hacia un lugar sin árboles, cavaron una fosa y el joven se enterró voluntariamente, dejando solo su nariz fuera de la tierra.

En ese momento, una tormenta se desató en el horizonte y una lluvia abundante y dulce cayó durante toda la noche, salvando al pueblo de la sequía.

Al día siguiente, la tribu regresó al lugar del sacrificio para mostrar su gratitud, pero en lugar de encontrar al joven, vieron una planta con hojas verdes largas y espigas doradas que brotaban del suelo donde había sido enterrado.

Era el maíz, al que llamaron «abati», que significa «nariz de indio». Mitos y leyendas se despide de ti por el momento y espera que la leyenda del maíz haya sido de tu agrado. ¡Hasta la próxima!

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio