Inicio » Hoy » Ecuador: Condenan por corrupción a expresidente Rafael Correa

Ecuador: Condenan por corrupción a expresidente Rafael Correa

La Justicia de Ecuador declaró este martes culpable de corrupción al expresidente Rafael Correa y lo sentenció a ocho años de prisión.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Rafael Correa
  • Autoridades de Ecuador declararon culpable al expresidente Rafael Correa.
  • El exmandatario fue condenado a ocho años de prisión.
  • Rafael Correa respondió de inmediato tras conocerse la sentencia.

El Tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador declaró este martes culpable de corrupción al expresidente Rafael Correa y lo sentenció a ocho años de prisión.

Rafael Correa fue condenado junto a otros 19 altos funcionarios y empresarios involucrados en una red de millonarios pagos ilegales a cambio de la entrega de obras públicas, reportó AP.

El juez Iván León leyó la sentencia y dijo que la víctima del delito es el Estado y que la “fiscalía demostró la existencia de una estructura de corrupción”.

Añadió que los jueces consideran que se ha probado que los pagos fueron reportados a Rafael Correa y Jorge Glas -entonces vicepresidente y actualmente en prisión por caso de corrupción- quienes comandaban la organización.

Rafael Correa (2007-2017) vive en Bélgica junto a su familia desde mayo de 2017 luego de traspasar el poder a su amigo y sucesor Lenín Moreno, con quien se distanció poco después en medio de acusaciones mutuas.

Además de Rafael Correa, también fueron sentenciados a la misma pena Glas y 16 acusados de cohecho agravado. La exasesora del mandatario, Pamela Martínez, y su asistente, Laura Terán, recibieron penas de 38 y 19 meses, respectivamente, por su colaboración para descubrir la trama.

Rafael CorreaLa justicia consideró que los 20 implicados tuvieron diversos grados de responsabilidad en la recepción de 7,55 millones de dólares que fueron utilizados para promocionar al entonces partido de gobierno Alianza País.

Los inculpados pueden apelar, aunque deben esperar que el Tribunal notifique por escrito la sentencia en los próximos 10 días.

Rafael Correa aseguró en su cuenta de Twitter: “de seguro ganaremos a nivel internacional” y comentó: “todo esto es falso. Pidan algún contrato o egreso que se haya dado por pago a la persona responsable del mismo… no existe. No se ha probado nada. Son los jueces prepagos”.

El exmandatario, de 57 años, no cumplirá ninguna sentencia mientras se encuentre en Europa, pero tampoco podrá regresar a Ecuador debido a que el delito por el que fue condenado es imprescriptible. Además, Correa y Glas fueron inhabilitados para participar en la política por 25 años.

La trama de corrupción fue descubierta inicialmente por una investigación periodística.

La sentencia se dio a conocer en medio de una rigurosa cuarentena impuesta por el gobierno para hacer frente a la pandemia del COVID-19. Debido a ello, las partes se mantuvieron en tres salas separadas con la obligación de usar mascarillas y guantes y tras pasar controles sanitarios antes de ingresar al edificio de la Corte.

Ecuador: aún hay cuerpos de muertos sin retirar

En la ciudad portuaria de Guayaquil decenas de familias seguían conviviendo el lunes con los fallecidos por diferentes causas, incluido el nuevo coronavirus, porque los organismos estatales no han pasado a retirarlos a causa de la congestión administrativa y logística derivada de la pandemia.

Los cuerpos, muchos en estado de descomposición, han sido sacados a los garajes de las viviendas e incluso a las veredas y algunos fueron abandonados en las calles debido a los malos olores que emanan, mostraron videos y fotos en noticiarios de televisión. 

La policía informó que entre el domingo y lunes se ha realizado 157 levantamientos de cadáveres. Tan solo el lunes se recogieron 69 cuerpos, aunque dijo que quedan pendientes 30 levantamientos que serán atendidos las próximas horas.

Guayaquil, que en esta época tiene una temperatura promedio de 30 grados centígrados, es la ciudad más afectada por la epidemia en Ecuador y registra 2.534 de los 3.556 contagios de todo el país, de acuerdo con las autoridades. En todo el territorio se ha reportado 191 fallecimientos.

El delegado presidencial para atender esta situación, Jorge Wated, dijo en una rueda de prensa online que se han organizado rutas de camiones refrigerados para recoger los cuerpos, pero en al menos un 40% de los casos los familiares se niegan a entregarlos debido a que quieren enterrarlos en sitios comprados previamente y les exigen el certificado de defunción, requisito necesario para avanzar los procedimientos funerarios.

El resto son retirados por grupos mixtos de militares, policías y bomberos, quienes reciben información de los familiares sobre si el fallecido tenía algún seguro funerario y espacio en algún cementerio. En caso de una respuesta negativa, son llevados a la morgue en camiones refrigerados y cerrados. 

Para dar una solución a los muertos sin recoger, tanto el presidente Lenín Moreno como la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, nombraron sendas comisiones y pusieron a disposición de la comunidad dos números celulares para reportar a los fallecidos. Pero la magnitud del problema parece haber superado esa iniciativa.

El municipio de Guayaquil pidió a la Asociación de Cartoneros la donación de 2.000 ataúdes de cartón para enfrentar la emergencia, mientras familiares de algunos fallecidos denuncian que han tenido que enterrarlos incluso en fundas plásticas debido a que buena parte de las funerarias no trabajan por miedo a que sus empleados se contagien.

El gobierno ha anunciado que está por terminar la construcción de 2.500 tumbas individuales, mientras el municipio guayaquileño ha anunciado la construcción inmediata de dos cementerios para 12.000 tumbas en conjunto.

Un par de semanas atrás el gobierno dejó sin efecto la disposición inicial de cremar a los fallecidos por COVID-19 debido a que no había suficiente capacidad para incinerar la cantidad de muertos reportados en esa ciudad.

Guayaquil, con 2,6 millones de habitantes, tiene un promedio diario de unos 30 fallecimientos a los que se han sumado los de los infectados por COVID-19. 

En Latinoamérica y el Caribe hay más de 30.800 contagiados y han muerto más de un millar personas por el coronavirus, con Brasil a la cabeza con 10.999 casos y 495 muertos.

La pandemia ha infectado a más de 1,2 millón de personas y causado la muerte a más de 70.500 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

 

Continua artículo relacionado