Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

6 zonas erógenas que debes estimular

Descubre la guía para estimular zonas erógenas en relaciones íntimas, consejos de comunicación y placer sexual.
2024-02-20T22:46:01+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
FOTO: Shutterstock
  • Comunicación clave en intimidad
  • Zonas erógenas: guía sensual
  • Estimulación: respeto y consentimiento

En una relación, es muy importante comunicarse de forma abierta y honesta con la pareja.

De esta manera, los dos conocerán sus gustos y podrán asegurarse de que ambos estén cómodos para disfrutar de la experiencia.

A continuación, presentamos seis zonas erógenas que debes estimular, aunque cada persona es única.

Pero antes de que sigas leyendo, te invitamos a escuchar el nuevo podcast Crímenes de Terror, dando CLICK AQUÍ.

PARA ESCUCHAR EL PODCAST DA CLICK EN LA IMAGEN

Podcast, Asesinato, Crímenes de Terror, Óyenos Audio, MundoNOW
FOTO: MundoNOW

Dentro de las zonas erógenas a estimular, y que podría parecer la más obvia, se encuentra la zona genital.

Cuando ambos están de acuerdo en hacerlo, de manera respetuosa, es una parte clave de la intimidad.

Puedes usar tanto tu boca como las manos, y lo más importante, dale el lugar que se merece al clítoris.

Concéntrate en tu labor, pero no dudes en hacerle caso a lo que ella te diga en ese momento tan especial.

Enfócate en la parte interna de sus muslos

muslos, parte interna, climax, placer, MundoNOW
Zonas erógenas a estimular / FOTO: Shutterstock

Otra más de las zonas erógenas a estimular, y que muchas simplemente no pueden resistir, es la parte interna de los muslos.

Si los acaricias de forma suave puede ser  sensual y muy provocativo. Echa a volar tu imaginación.

De hecho, al estar cerca de la zona genital de la mujer, se les considera una de las zonas erógenas más excitantes.

Se dice que esto es como una manera de ‘marcar terreno’ y descubrir si ella está a gusto contigo… o no.

Hazlo con mucho cuidado

zonas erógenas a estimular, pezones, senos, pechos, MundoNOW
FOTO: Shutterstock

Al igual que la zona genital, los pezones de una mujer son una de las zonas erógenas a estimular que pueden parecer ‘obvias’.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado y no ‘emocionarse’, ya que muchos hombres caen en el error de hacerlo bruscamente.

Antes de enfocarte en los pezones, no olvides tocar con delicadeza los senos, como si fueras ‘preparando el terreno’.

Recuerda, hay algunas personas que son más sensibles que otras, por lo que esto les puede parecer incómodo.

Una noche llena de besos

besos, labios, amor, confianza, MundoNOW
Zonas erógenas a estimular / FOTO: Shutterstock

De acuerdo con información del portal Mejor con salud, los labios son una de las zonas erógenas a estimular más expuestas.

Por si fuera poco, están repletas de terminaciones nerviosas que se ubican muy cerca de la superficie de la piel.

Según estudios, se les asocia desde hace siglos con la seducción, por eso el color rojo en la mayoría de los labiales.

Nunca olvides de llenar de besos a tu pareja, además de los labios, en todo su cuerpo. Hazla sentir amada, única y especial.

Las orejas, muy sensibles al tacto

Orejas, tacto, terminaciones nerviosas, lengua, MundoNOW
Zonas erógenas a estimular / FOTO: Shutterstock

A punto de terminar con el recuento de zonas erógenas a estimular, no podían faltar las orejas.

Para muchos, simplemente no es algo que valga la pena estimular por no considerarlas algo erótico, pero a muchas mujeres les encanta.

Son muy sensibles al tacto, aparte de que tienen una gran cantidad de receptores sensoriales.

Puedes usar tus manos, pero la mejor opción es hacerlo con tu boca: chupa, lame, besa, muerde, en fin…

¿Y el cuello?

zonas erógenas a estimular, cuello, cuerpo, sexo, MundoNOW
FOTO: Shutterstock

Para el final, dejamos una de las zonas erógenas a estimular que podrían causar más controversia: el cuello.

Según el portal Mejor con salud, mientras a algunas mujeres les gusta que las besen en esa parte de su cuerpo, a otras simplemente no.

Esto se debe porque se corre el riesgo de dejar marcas, a las que comúnmente se les conoce como ‘chupetones’.

Lo mejor en estos casos, y en las demás zonas, es preguntar.

Etiquetas: ,
Artículo relacionado
Regresar al Inicio