Inicio » Salud » Aclarando el debate sobre las vacunas: La dura realidad

Aclarando el debate sobre las vacunas: La dura realidad

Las vacunas han tenido un gran momento de discordia generada por acusaiones sin fundamento que están en páginas, pero debes saber que (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
En el debate sobre las vacunas infantiles, es fácil olvidar qué tan aterrorizados estaban los padres primerizos ante la posibilidad de que sus hijos estuvieran expuestos a—o, peor aún, que contrajeran—enfermedades como la difteria, el sarampión, la poliomielitis y la viruela. En la década de 1790, Edward Jenner creó la primera vacuna contra la viruela, pero no fue hasta las últimas décadas que tuvimos vacunas eficaces para una variedad de enfermedades. De hecho, la inmunización infantil de rutina no se estableció en este país hasta la década de 1960.

Entonces tiene sentido que un informe reciente del Pew Research Center encontró que, mientras la mayoría de los estadounidenses creen que las vacunas deben ser obligatorias, los adultos jóvenes son más propensos a sentir que los padres deberían poder elegir. Pew teoriza: los estadounidenses mayores son firmes partidarios de exigir la vacunación infantil – 79% dice que sostiene este punto de vista, en comparación con el 59% de los menores de 30. Una posible razón por la que los grupos de mayor edad podrían estar más a favor de la vacunación obligatoria, es que muchos de ellos recuerdan el momento en que las enfermedades como el sarampión eran comunes.

Un debate de vacunas con los padres

Frasco con vacuna
Shutterstock

También es fácil olvidar cómo hace poco (y por qué) la vacunación infantil se convirtió en un tema muy debatido por los padres. Al igual que cualquier medicamento o tratamiento médico, ha habido casos raros en los que algunos han sido perjudicados por una vacuna, y algunas personas sospechan de todo lo dispuesto por el gobierno, pero el consenso general ha sido siempre que los beneficios superan con creces a los riesgos.

El movimiento contra las vacunas realmente comenzó en 1998, cuando la revista, The Lancet, publicó un estudio de 12 niños, por el Dr. Andrew Wakefield, que afirmó haber encontrado un vínculo entre la vacuna triple vírica y el autismo. La comunidad médica siempre ha sido escéptica sobre esto, pero el estudio fue ampliamente difundido y causó angustia y preocupación entre los padres y esto comenzó la exclusión voluntaria de la vacunación de sus hijos.

Las vacunas no causan algún tipo de autismo

Persona esperando vacuna
Shutterstock

Los investigadores continuaron estudiando la posibilidad de alguna conexión entre las vacunas y el autismo y no han encontrado ninguna correlación. Al mismo tiempo, más y más padres han decidido no vacunar a sus hijos. En 2010 la revista, The Lancet, publicó una retracción del estudio del Dr. Wakefield de 1998 diciendo que la información había sido falsificada y los resultados no eran creíbles. En 2012 un meta-análisis de 14.700.000 niños en 58 estudios de los últimos 10 años, no encontró relación alguna entre las vacunas y el autismo.

Hoy en día muchos padres aún creen que las vacunas son tóxicas o nocivas de alguna manera, y que la forma en que elijan manejar la atención médica de sus hijos es asunto de ellos. No es cierto. Las vacunas han demostrado ser muy seguras y las estadísticas muestran que desde que este debate comenzó, los casos de sarampión (que se declaró erradicada en los EE.UU. en 2000) y la tos ferina están aumentando considerablemente.

El fin de enfermedades

Shutterstock

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye a su campaña mundial de inmunización el haberles permitido declarar la viruela, “… una de las enfermedades más devastadoras conocidas por la humanidad”, erradicada en 1980. Sólo es posible erradicar estas enfermedades mortales en una población cuando muchas personas, como sea posible, son vacunadas. Esto se conoce comúnmente como “inmunidad de grupo”. Lo esencial es que existe seguridad en los números de la misma manera en que un rebaño de ovejas es más seguro que una oveja sola en el desierto.

Así que la conclusión es que no hay absolutamente ninguna evidencia que las vacunas causen autismo infantil— el único estudio publicado que sugiere un vínculo, ha sido refutado— y no contienen toxinas. Las vacunas han salvado millones (si no miles de millones) de vidas y cuando se opta por no vacunar a los hijos, no estás sólo arriesgando la salud de tu hijo, estás poniendo en riesgo la salud de todos con los que tiene contacto.

Protegen a los que lo necesitan

Shutterstock

En palabras del Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés): “Las vacunas han tenido un enorme impacto en la mejora de la salud de los niños en los Estados Unidos. La mayoría de los padres de hoy nunca ha visto de primera mano las consecuencias devastadoras que las enfermedades prevenibles por vacunación, tienen en una familia o en una comunidad. Mientras estas enfermedades no son comunes en los EE.UU., aún existen en todo el mundo. Es importante que continuemos protegiendo a nuestros hijos con vacunas porque los brotes de enfermedades prevenibles por vacunación pueden, y de hecho de vez en cuando, ocurren en este país.

La vacunación es una de las mejores maneras en que los padres pueden proteger a los bebés, niños y adolescentes de 16 enfermedades potencialmente dañinas. Las enfermedades prevenibles por vacunación pueden ser muy graves; pueden requerir hospitalización o incluso ser mortales –  especialmente en los bebés y los niños pequeños.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado