Inicio » Dinero » 15 maneras de saber si necesitas cambiar de empleo

15 maneras de saber si necesitas cambiar de empleo

El trabajo que tienes puede que te esté dando lata además de cero satisfacción al grado que ni el sueldo que recibes te anima. Te (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Durante la reciente crisis económica, las personas se aferraron a sus empleos como si sus vidas dependieran de ello. El miedo de arriesgar un ingreso estable evitó que muchos trabadores buscaran empleos más significativos y que fueran más relevantes a su educación. Ahora que la economía se está recuperando, las personas están empezando a buscar empleos que les den más que sólo un cheque. Después de todo, pasamos la mayor parte de nuestra semana en nuestros trabajos, ¿no deberíamos obtener algo de satisfacción y placer mientras lo hacemos?

Si te estás sintiendo profesionalmente estancada, y piensas que quizá es momento de considerar una nueva carrera, revisa la lista que te presentamos y ve si alguno de estos puntos se aplica a tu situación. Después hazte la pregunta que Liz Ryan hizo en Forbes: “¿El permiso de quién estás esperando para iniciar la carrera que quieres?” Muchos empleos ya no tienen patrones específicos con requerimientos educacionales específicos, así que no debes temer aplicar a puestos que te interesen incluso si no van de acuerdo a lo que estudiaste. Da el salto y encuentra el trabajo que te haga feliz.

1. Sueñas con conseguir un nuevo empleo o con simplemente renunciar

Un hombre cansado en el trabajo
Shutterstock

Si tu trabajo actual es tan deprimente que el pensamiento de no recibir un sueldo no te asusta, esta es una señal clara de que podrías estar lista para un cambio de carrera, así que embellece tu CV y empieza a buscar.

2. Ya no te sientes motivada en el trabajo

Enfréntalo, sólo aceptaste el trabajo porque la idea de vivir en casa de tus papás era demasiado espantosa como para aceptarla. Si tu única satisfacción es poder pagar la renta, definitivamente necesitas un nuevo empleo.

3. Te sientes celosa de los empleos de tus amigos

Una mujer aburrida en su trabajo
Shutterstock

Las salidas ya no son divertidas porque no puedes dejar de pensar en que todos a tu alrededor parecen amar sus empleos. Cuando hablan de trabajo te sientes incómoda porque sus trabajos suenan mucho mejor que el tuyo.

4. Te aburres demasiado en el trabajo

Si ninguno de tus proyectos te parece nuevo o emocionante y el almuerzo es la mejor parte de tu día, sólo mejorado por la hora de irse e incluso una cita con el dentista te parece más atractiva, entonces sí, definitivamente necesitas cambiar de empleo.

5. Ya no hay crecimiento

Shutterstock

Si estás en una posición en la que ya no hay posibilidad de crecimiento y ninguno de tus compañeros ha sido ascendido en 10 años, es hora de irte, antes de que empieces a verte como el calvo raro de la esquina.

6. Ninguna cantidad de dinero parece hacer que tu miseria valga la pena

Eres tan infeliz en tu trabajo que no disfrutas del fruto de lo que haces y no te vas de vacaciones porque te parece aún peor probar la libertad y luego tener que regresar a la rutina.

7. Empiezas a odiar la semana desde el domingo

Una mujer estresada por trabajo
Shutterstock

Cuando tu odio a enfrentar el trabajo el lunes empieza a arruinar tus fines de semana, sin duda es hora de un cambio.

8. Aprovecharías cualquier excusa para faltar al trabajo

Le dices a los del cable que no importa si tardan entre 4 y 6 horas para venir a reparar el cable. Le das la bienvenida a un niño enfermo, y saltas de alegría ante la oportunidad de servir como jurado.

9. Tu día de trabajo siempre te deja exhausta

Shutterstock

No hay nada estimulante en tu trabajo y la repetición monótona de tus días te deja muerta.

10. Tu trabajo es completamente no satisfactorio

Es hora de cambiar si tu trabajo te hace sentir vacía y sientes que no estás haciendo ninguna diferencia en el mundo.

11. Fantaseas con dejarlo todo atrás

Shutterstock

Te imaginas deshaciéndote de todo lo que posees, llevándote sólo lo que quepa en la cajuela de tu carro y yéndote.

12. Bebes más

Si llegas a casa y todo lo que quieres es tomarte una copa (o cinco) y mirar la televisión, necesitas replantearte tu carrera.

13. Tus amigos y familia te dicen que renuncies ya

Shutterstock

Tu falta de satisfacción es evidente para todos. Tu miseria te sigue como una nube negra que moja a todos.

14. Contemplas cambios en tu estilo de vida

Si te encuentras buscando maneras de ahorrar para tener un guardado en caso de que renuncies repentinamente, aprovecha el momento y haz tu jugada.

15. Literalmente sueñas con irte

Shutterstock

El alivio que sientes cuando te despiertas es disminuido cuando te das cuenta de que sólo fue un sueño. Mientras tanto, otro horroroso día de trabajo te espera, así que prefieres volver a cubrirte con las sábanas y llamar para reportarte enferma.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado