Inicio » Salud » Tos con flema verde o amarilla, ¿es señal de infección?

Tos con flema verde o amarilla, ¿es señal de infección?

Aquí datos que aclaran un poco de la tos con flema e infección para que estés equipado con detalles que auxilian en la búsqueda para (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • Cuando hay un exceso de mucosidad, es señal de que el organismo está trabajando para combatir una infección
  • En ocasiones, el color de la mucosidad puede cambiar de tonalidad, dependiendo de la infección
  • Descubre las causas más comunes de la mucosidad verde o amarilla y cuándo es señal de ir al médico

En Estados Unidos, la temporada de influenza tiene su pico más alto entre los meses de diciembre y marzo, en parte gracias a las bajas temperaturas que se presentan en el invierno; esta enfermedad respiratoria es causada por los virus de la influenza, que afectan al aparato respiratorio y ocasionan malestar en nariz, garganta y, a veces, en los pulmones. Sin embargo, la aparición de tos con flemas verdes o amarillas suele deberse también a otras infecciones.

Incluso en los casos más leves de influenza, los pacientes pueden notar un exceso de mucosidad, un indicador de que el cuerpo se encuentra combatiendo la infección; en la mayoría de ellos, las tonalidades de la mucosidad es verde o amarilla, pero cuando esta se torna de otro color, es importante consultar con un médico tan pronto como sea posible. Aquí te contamos por qué podrías presentar tos con flema verde o amarilla y cuándo es señal de acudir al médico:

Tos con flema

Señor con tos
Shutterstock

La tos con flema es una señal de que el organismo se encuentra atravesando por una infección respiratoria; sería prácticamente imposible identificar el origen de la infección, pero en una buena parte de los casos esta se deriva de la sinusitis, de la influenza o de la bronquitis.

La tos con flema es un síntoma molesto, pero se trata de una buena señal: Por una parte, significa que el cuerpo está funcionando adecuadamente para deshacerse de la infección y, por otra, es la última etapa de la enfermedad (aunque en ocasiones podría tardar varias semanas en desaparecer).

Tos con flemas verdes

Mujer que le duele el pecho posiblemente por tos
Shutterstock

¿Notas que tus flemas son verdes y muy espesas? Esto significa que tu cuerpo está combatiendo una infección viral o bacteriana; si no presentas otros malestares como fiebre, dolor muscular o náuseas, quizá no sea necesario acudir al médico, ya que tu organismo hará todo el trabajo para restablecer tu salud.

La tos con flemas verdes podría deberse a múltiples factores, pero uno de los más comunes es la sinusitis; por eso, si las flemas no desaparecen en diez días, se recomienda consultar con un médico especialista, quien te indicará el tratamiento necesario para eliminar por completo la infección y aliviar todos tus síntomas.

Flemas amarillas

Shutterstock

En enfermedades como el resfriado normal o casos leves de influenza, las flemas amarillas aparecen entre dos o tres días después del inicio de los primeros síntomas; en la mayoría de los casos no se requiere de antibiótico, pero es vital descartar la presencia de infecciones que puedan representar un riesgo para la integridad del paciente.

Según los expertos en el tema, las flemas amarillas y la tos son los últimos síntomas en desaparecer, y toman entre 10 y 14 días en sanar por completo; la buena noticia es que el cuerpo, con ayuda de los glóbulos blancos, se está deshaciendo de los gérmenes que afectan a las vías respiratorias.

¿Cuándo acudir al médico?

Shutterstock

Si la tos y las flemas son de color amarillo, blanco o verde, no siempre es necesario acudir al médico; sin embargo, dependiendo del origen de la tos con flema e infección y de su severidad, las flemas podrían tornarse de otro color. Por ejemplo, podrías notar, además de síntomas como la tos, una mucosidad de tono rosado, café e incluso negro en las fosas nasales.

Si la mucosidad que sale por la nariz es de color rosado o café, podría tratarse de rastros de sangre ocasionada por la resequedad propia de la enfermedad, pero en el caso de una mucosidad negra o muy oscura, es posible que el cuerpo esté combatiendo una infección fungal que resulta especialmente peligrosa cuando el paciente padece de una enfermedad autoinmune o en la que su sistema inmune está severamente comprometido. En estos casos, lo más recomendable es acudir de inmediato al médico para recibir un tratamiento que combata la infección que te está afectando.

TE PUEDE INTERESAR

Acidez nocturna: 7 remedios caseros para no sufrir agruras en la noche
Continua artículo relacionado