Inicio » Mundo Casa » Seduce su naturalidad: el regreso a lo sencillo en el diseño de una vivienda

Seduce su naturalidad: el regreso a lo sencillo en el diseño de una vivienda

Este proyecto de vivienda permite regresar al origen, a lo sencillo y natural, sin que ello implicara dejar de lado el confort.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Fotos: Agencia Reforma / Video: MH
  • Este proyecto permite regresar al origen, a lo sencillo y natural, sin que ello implicara dejar de lado el confort.
  • El proyecto buscó una inserción en el sitio, sus directrices iniciales de diseño fueron aprovechar la proporción del terreno.
  • Esta obra logró su cometido de ofrecer una casa de campo apta para desconectarse de la vida urbana.

Cuando Manuel Cervantes asumió el proyecto de vivienda Valle Santana, la idea era clara: regresar al origen, a lo sencillo y natural, sin que ello implicara dejar de lado el confort. “La intención más fuerte era imaginar el regresar a la cabaña, a la casa más modesta, siento que Valle de Bravo se ha sofisticado y han hecho las residencias y los desarrollos como muy complejos y, a veces, caros”, recordó el arquitecto.

“El ejercicio fue cómo hacemos algo mucho más sencillo y que tenga una buena atmósfera, la selección de materiales tiene que ver con eso, madera de pino de la zona”. Valle de Santana es una casa que se logra mediante una estructura de madera aparente, compuesta por la repetición de marcos con una sola pendiente y cubierta, a través de la cual se generan diversos espacios que requiere la edificación.

Integración en el paisaje

“Nos gusta trabajar con la idea de que las estructuras sean flexibles, nos pasa que muchas veces el cliente, a la mitad de diseño, dice ‘me gustaría aquí un metro más’, o a veces quieren reducir, y con esta estructura puedes crecer o decrecer sin comprometer la arquitectura de la vivienda”, explicó el líder de la firma que lleva su nombre.

El proyecto de vivienda buscó una inserción cuidadosa en el sitio, sus directrices iniciales de diseño fueron aprovechar la proporción del terreno y una zona libre en el predio. La decisión de hacerla a una sola planta se debe a que se busca un mayor contacto con el entorno.

Usando los árboles existentes

“Mientras se pueda, siempre prefiero tener las cosas en un nivel, la forma más sencilla de entender un lugar, usarlo y vivirlo es en un piso, la segunda planta de la vivienda se vuelve necesaria cuando hay falta de espacio y en este caso el terreno permitió desplantar la casa de esta forma”.

Usando uno de los árboles existentes como centro de un patio de la vivienda de acceso se genera el área social y la conexión con las habitaciones y las zonas de servicio, lo que proporciona vistas francas al bosque desde todos los espacios habitables. El área social integra sala, comedor y cocina, como una superficie polivalente que permite la convivencia, y de este espacio se puede llegar a una terraza exterior.

Para desconectarse de la vida

Un espejo de agua y jacuzzi en la vivienda permiten disfrutar un área en conjunto con la naturaleza. La zona privada se conforma por un estudio y tres habitaciones, las cuales se comunican por medio de pasillos que juegan con distintos efectos de iluminación, texturas, claroscuros y paisajes.

Cervantes concluyó que esta vivienda logró su cometido de ofrecer una casa de campo apta para desconectarse de la vida urbana. La propuesta se hizo en 2020 y fueron 10 meses de desarrollo. Parte del mobiliario se fabricó en el sitio, usando acabados pétreos y la misma madera de la estructura.

Continua artículo relacionado