Inicio » Hoy » El sacerdote Manuel LaRosa López es culpable de indecencia

El sacerdote Manuel LaRosa López es culpable de indecencia

El sacerdote católico Manuel LaRosa López se declaró culpable de dos cargos de indecencia sexual con menores de edad en Texas.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
El sacerdote católico Manuel LaRosa López se declaró culpable de dos cargos de indecencia sexual con menores de edad en Texas.
FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Montgomery
  • El sacerdote Manuel LaRosa López aceptó su responsabilidad en dos cargos de indecencia sexual con menores
  • Los abogados del religioso llegaron a un acuerdo con la Fiscalía del Condado de Montgomery, en Texas
  • El sacerdote enfrenta una pena de diez años de cárcel y vivir el resto de su vida como ofensor sexual registrado

El sacerdote católico Manuel LaRosa López se declaró culpable de dos cargos de indecencia sexual con menores de edad en Texas.

LaRosa López, de 62 años, podría ser sentenciado hasta diez años de cárcel, luego de que llegó a un acuerdo con la Fiscalía del Condado de Montgomery, en el norte de Houston, para aceptar su culpabilidad en dos de cinco casos.

Manuel Antonio LaRosa López, su nombre completo, fue sacerdote en diversas iglesias de la Arquidiócesis de Galveston-Houston hasta septiembre de 2018, cuando fue detenido por su largo historial de abuso de niños menores de edad.

Agentes de la Oficina del Alguacil del Condado de Montgomery (MCSO, por sus siglas en inglés) detuvieron a LaRosa López, luego de una investigación de varios años.

De acuerdo a los registros de la arquidiócesis, el sacerdote LaRosa López ofició su ministerio en la Iglesia del Sagrado Corazón en Conroe, una ciudad al norte del área metropolitana de Houston, en donde perpetró parte de sus abusos.

La investigación en contra del sacerdote comenzó cuando una de sus víctimas, un muchacho, dio un paso al frente para hablar con las autoridades para revelar lo que había sucedido cuando era un niño.

De acuerdo al testimonio de la víctima, que está señalado en los documentos legales del caso tan sólo por sus iniciales de J.H., el sacerdote de la iglesia a la que iba con su familia los domingos lo forzó a tener sexo oral.

El testigo declaró a las autoridades que los actos perpetrados por LaRosa López le causaron un profundo daño psicológico, que lo ha marcado de por vida desde el año 2000, cuando ocurrió el abuso.

Sacerdote Manuel LaRosa López
El sacerdote Manuel LaRosa López, de 62 años, aceptó haber cometido actos de indecencia sexual con menores de edad en diversas parroquias de Texas. (FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Montgomery)

Con base a ese testimonio, las autoridades comenzaron a investigar a todos los parroquianos de la Iglesia del Sagrado Corazón en el tiempo que en LaRosa López ofició como vicario espiritual.

En total, los agentes del MCSO lograron armar cinco acusaciones en contra del sacerdote Manuel LaRosa López por indecencia sexual de menores.

Además en el Condado de Galveston, en el sur del área metropolitana de Houston, las autoridades lograron comprobar otros dos casos más cuando LaRosa López ofreció su apostolado en esa zona turística frente a las aguas del Golfo de México.

Una de las víctimas del Condado de Galveston detalló que cuando era niño y durante una confesión con el padre Manuel el hombre le exhibió sus genitales, lo cual le dejó profundamente perturbado.

Los detectives de la División de Delitos Sexuales del MCSO lograron comprobar que los delitos sexuales del sacerdote se remontaban hasta 1998, cuando comenzó su ministerio en Houston y otras ciudades aledañas.

El martes 11 de septiembre de 2018 los agentes del MCSO ya tenían una orden de arresto en contra del sacerdote LaRosa López por los cinco casos, considerados graves, de indecencia sexual con menores de edad.

Los detalles del sufrimiento que padecieron las víctimas son desgarradores y algunos no pueden ser revelados por órdenes de las autoridades.

Como parte de la investigación, los detectives habían confiscado 16 mil documentos de la Arquidiócesis de Galveston-Houston relacionados al sacerdote y sus actividades como supuesto líder espiritual de la comunidad hispana.

Aquel martes, cuando los oficiales ya iban a detenerlo a una residencia de sacerdotes en Conroe, el propio sacerdote Manuel Antonio LaRosa López se presentó en la cárcel del Condado de Montgomery, acompañado de un abogado, y se entregó a las autoridades.

En los documentos legales del caso, una de las víctimas señalada como M.V., detalla que cuando su familia denunció a las autoridades religiosas el abuso que había sufrido por el sacerdote simplemente lo trasladaron a otra iglesia.

Las audiencias legales transcurrían de manera rutinaria en contra del sacerdote hasta el martes 17 de noviembre del 2020, cuando todo dio un vuelco que definió el rumbo del caso.

El equipo de abogados defensores del sacerdote le notificaron a la Fiscalía del Condado de Montgomery que su cliente se declararía culpable de los dos cargos más graves, si la parte acusadora retiraba los otros tres cargos.

La negociación llegó a un acuerdo y Manuel Antonio LaRosa López le notificó a la juez Kathleen Hamilton, de la Corte Criminal 359 de Distrito en el Condado de Montgomery, que su cliente asumía la acusación de dos cargos.

Después de que el sacerdote LaRosa López presentó su declaración de culpabilidad, la juez Hamilton lo anexó al expediente y le informó al acusado que, debido a la gravedad de los hechos, dictaría sentencia hasta el próximo miércoles 16 de diciembre.

Las dos víctimas del sacerdote, en los casos en que reconoció su culpabilidad, son M.V. y J.H. y quienes tenían 13 y 16 años, respectivamente, cuando LaRosa López abusó de ellos.

En su resolución final la Fiscalía del Condado de Montgomery pidió que el sacerdote Manuel Antonio LaRosa López cumpla todos los días de su sentencia de diez años, y luego pase 20 años más en libertad probatoria y sea registrado como ofensor sexual para el resto de su vida.

La juez Kathleen Hamilton decidirá el 16 de diciembre si enfrenta su sentencia como pide la fiscalía y en qué cárcel del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés).

 

 

Etiquetas: , ,
Continua artículo relacionado