Inicio » Salud » Cómo limpiar la regadera: Una guía paso a paso para mejorar el flujo

Cómo limpiar la regadera: Una guía paso a paso para mejorar el flujo

La regadera es un lugar sagrado en el cual te relajas luego de ciertas actividades. Te ofrecemos una guía para que este espacio no (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
¿Tienes problemas con tu regadera? Siguiendo estos consejos, podrás prevenir cualquier desperfecto y conseguir que funcione a la perfección sin tener que pagar una reparación que, en algunos casos, asciende hasta los 150 dólares. Con estas recomendaciones, no tardarás más de media hora en limpiar tu regadera y tu presupuesto no sobrepasará los $20 dólares: ¡Es hora de poner manos a la obra y disfrutar de un baño espectacular!

Prepara una bolsa con vinagre

El vinagre será tu mejor aliado para limpiar tu regadera, ya que contiene altos niveles de acidez que permiten eliminar los depósitos minerales acumulados, en especial el sarro. Antes de iniciar con la limpieza, prepara una bolsa con una mezcla de vinagre, pero recuerda no llenarla más de la mitad, pues se trata de sumergir la regadera por algunos minutos.

Agrega bicarbonato de sodio a la ducha

Regadera encendida
Shutterstock

A la par del vinagre, tienes la opción de limpiar con una solución elaborada a partir de vinagre y bicarbonato, o bien, únicamente de bicarbonato; este será un remedio efectivo para eliminar manchas y suciedad. En un recipiente, mezcla una cantidad generosa de bicarbonato de sodio con agua (dependiendo del tamaño de tu regadera); esto formará una especie de pasta que podrás aplicar en tu regadera con un cepillo de limpieza.

Deja reposar la regadera

En el caso de la mezcla con vinagre, o vinagre con bicarbonato, se recomienda dejar remojar la regadera por varias horas para aprovechar al máximo las propiedades de estos ingredientes. Asegúrate de cerrar bien la bolsa para que no se derrame el líquido y tu regadera pueda absorber todas las propiedades del vinagre; si el material de esta es de bronce, oro o de cubierta de níquel, se recomienda remojar por un máximo de 30 minutos.

Filtra el vinagre

Toma cercana de regadera funcionando
Shutterstock

Una vez que haya pasado el tiempo recomendado de limpieza, será momento de retirar la regadera de la bolsa e iniciar el proceso para verificar que se hayan eliminado las manchas. Justo después de haber dejado reposar la regadera en vinagre, procura retirar cuidadosamente la bolsa y vertir la mezcla en el drenaje, para después proceder a realizar la limpieza exterior de la regadera.

Cepilla la ducha

Este es un paso sumamente importante, y requiere de toda tu atención para garantizar que tu regadera quede completamente limpia, libre de manchas y de posibles obstrucciones. Utiliza un cepillo de dientes para limpiar el exterior y eliminar las manchas acumuladas; gracias a la acción del bicarbonato y del vinagre, será mucho más sencillo deshacerte por completo de la suciedad y proteger a tu ducha de futuras imperfecciones.

Usa mondadientes

Shutterstock

La acumulación del sarro suele derivar en la obstrucción, pero esto encuentra una solución eficaz en las soluciones con vinagre y bicarbonato, además del uso de mondadientes para evitar las obstrucciones. Este utensilio, además de que es sencillo de conseguir y tiene un precio sumamente bajo, tiene el tamaño ideal para poder ser insertado en los orificios de la regadera y eliminar las impurezas que en ellos pudieran acumularse.

Enjuaga

Después de haber cepillado el exterior y limpiado el interior de los orificios con un mondadientes, el siguiente paso será enjuagar abundantemente la regadera. Además, se recomienda dejar correr el agua caliente por algunos minutos, ya que este paso permitirá eliminar todos los residuos acumulados en el interior de la regadera, haciendo que esta funcione con mayor potencia.

Seca la ducha

Regadera apagada
Shutterstock

Ahora que tu regadera está limpia y has eliminado las manchas en ella, es momento de limpiar cuidadosamente su exterior con un paño. Si deseas aumentar los beneficios de la limpieza, frota un limón partido a la mitad sobre la regadera. El limón ayudará a remover las manchas de agua y conseguirá que luzca como nueva; como punto final, asegúrate de secar delicadamente con un paño de tela.

Reconecta

Limpiar el cabezal de la ducha es un proceso importante que debe ser llevado a cabo al menos una vez al mes, con la finalidad de retirar todos los depósitos minerales acumulados y evitar que tengas que gastar cientos de dólares en reparaciones. Para los cabezales de ducha removibles, la limpieza se presenta como un paso más sencillo, ya que se puede enjuagar directamente bajo el chorro de agua tibia del lavamanos.

Verifica que funcione correctamente

Shutterstock

Después de reconectar la regadera, asegúrate de que esta funcione correctamente y que el chorro de agua que caiga esté acorde a tus expectativas, lo que te servirá de indicador para saber si la limpieza fue efectiva. Los expertos recomiendan dejar correr el agua caliente de la regadera por varios minutos para optimizar la limpieza y conseguir depurar todos los depósitos antes de tomar tu siguiente ducha.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado