Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, extiende al 15 de mayo las medidas de contención por coronavirus

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo extiende medidas de contención (cuarentena) del coronavirus (Covid-19) hasta el 15 de mayo
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Gobernador de Nueva York extiende medidas de contención contra coronavirus
  • Andrew Cuomo anuncia que cuarentena terminará el 15 de mayo
  • Hasta el momento suman 12,192 muertos por Covid-19

El estado de Nueva York mantendrá

las medidas de contención (cuarentena) de la pandemia del nuevo coronavirus hasta el próximo 15 de mayo, anunció este jueves el gobernador Andrew Cuomo, que también informó de que el número de muertos en las últimas horas por Covid-19 ha sido de 606, la menor cifra de fallecidos desde el pasado 6 de abril, lo que eleva el total de muertos a 12,192.

Cuomo desveló que el número de hospitalizaciones registradas el miércoles se situó en 1,996, la tercera cifra más baja en los últimos siete días, lo que eleva el número total de personas ingresadas en 17,735.

En este sentido, explicó que por tercer día consecutivo el número de bajas hospitalarias de personas afectadas de Covid-19 ha sido superior al de los ingresos.

Según Cuomo, el ritmo de contagio en el estado de Nueva York se ha situado en 0.9 contagios por persona, lo que significa que de cada diez personas, una no contagia a nadie; un índice todavía muy alejado del 0.3 logrado por las autoridades Chinas en Wuhan, según Cuomo, que lo considera insuficiente para retomar la actividad social, económica y educativa en el estado.

«Hemos controlado a la bestia, hemos reducido el ritmo de contagio» dijo Cuomo antes de aclarar que no se puede retomar la actividad porque si no el ritmo de infección volvería a crecer y advirtió de que el estado no tiene capacidad de medir el ritmo de expansión porque únicamente hace análisis a personas que tienen síntomas y han estado en contacto con enfermos.

Esta mañana, durante la cuarentena, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio aseguró, por su parte, que los datos de nuevas hospitalizaciones, de personas en cuidados intensivos y el porcentaje de pruebas positivas, -tres indicadores en los que las autoridades se fijan especialmente para ver la evolución del coronavirus, empeoraron de forma generalizada por primera vez desde que comenzaron a ofrecerse hace unos días.

Estas informaciones confirmadas, que se publican con 48 horas de retraso, hicieron del 14 de abril un día «difícil» que muestra que la salida de la crisis va a ser lenta, según dijo el alcalde, Bill de Blasio.

Cuomo, que ayer anunció que impondrá el uso de mascarillas o telas que cubran la nariz y la boca en lugares públicos, precisó hoy que la medida entrará en vigor el viernes a las 20:00 hora local (02:00 GMT del sábado) e insistió en que será obligatorio en los medios de transporte público.

Asimismo, los conductores de taxis y de servicios privados de transporte deberán cubrirse, también. Pero la cuarentena seguirá para otras personas.

«Estoy recibiendo llamadas de gente que no está contenta por los que dije ayer, porque lo consideran una intrusión personal», una «imposición», dijo Cuomo antes de subrayar que es una «medida que puede salvar vidas» porque puede evitar que una persona enferma contagie a otras de coronavirus.

Por otra parte, Andrew Cuomo volvió a cargar contra el gobierno federal y lo acusó de «estar ahogando» a los gobiernos estatales y locales por no enviarles fondos para afrontar la crisis sanitaria y económica causada por el nuevo coronavirus.

El gobernador de Nueva York recordó que el presupuesto del estado tiene 15,000 millones de déficit debido a lo ingresos que se dejarán de recibir como consecuencia del parón económico.

En reacción a las recientes declaraciones del presidente Donald Trump de que la ciudad de Nueva York está inflando la cifra de muertos después de que las autoridades locales incluyeran en sus registros el pasado martes 3,700 casos de personas fallecidas fuera de los hospitales y de los centros de cuidados de ancianos, y sospechosas de haber muerto por Covid-19, Cuomo cargó contra Trump y dijo que la inclusión de estos datos responde a una solicitud de las autoridades médicas estatales.

«¿No sé por qué Nueva York iba a querer inflar su cifra de muertes. Es ya suficientemente doloroso para querer inflarla», dijo Cuomo que mostró su disgusto por estas palabras.

El presidente Donald Trump y Andrew Cuomo mantienen un tenso equilibrio de cooperación y enfrentamiento desde el estallido de la crisis desatada por la Covid-19, la última estalló esta semana cuando Trump reaccionó a una iniciativa de Cuomo y otros gobernadores del Partido Demócrata de preparar un plan coordinado para la reapertura económica ante la cuarentena.

El presidente de Estados Unidos acusó a estos responsables estatales de «amotinarse» y el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo lo acusó de creerse el rey del país e insistió en que cualquier decisión sobre la cuarentena se debe tomar a nivel local, no federal.

Precisamente se espera que el presidente Donald Trump se apreste a anunciar hoy jueves más tarde nuevas normas que permitirán a algunos estados aminorar el distanciamiento social (cuarentena), a pesar de que jefes de empresa le dijeron que se necesita realizar más pruebas de coronavirus y conseguir más equipo protector antes de que la gente pueda regresar al trabajo.

Los empresarios advirtieron a Trump que el regreso a la normalidad no será rápido. Nueva York, el estado que maneja Andrew Cuomo es de los estados más golpeados por el Covid-19.

Las nuevas normas que prevé anunciar en las próximas horas buscan allanar el camino para mitigar las restricciones en zonas de bajo contagio del coronavirus, pero mantenerlas en otras más afectadas. La decisión final corresponde a los gobernadores.

«Abriremos algunos estados mucho antes que otros», dijo Trump el miércoles.

Pero en una serie de llamadas con los empresarios, éstos le advirtieron que sólo podrán reanudar operaciones con seguridad si se cuenta con mayor cantidad de pruebas y equipo protector.

El gobierno federal visualiza una recuperación gradual en la cual las medidas de seguridad (cuarentena) que trastornan las actividades seguirán siendo necesarias en algunos lugares al menos hasta que se consiga una vacuna, algo que difícilmente sucederá antes del año próximo.

Trump dijo en su conferencia diaria que, de acuerdo con los datos, Estados Unidos ha «superado el pico» de la epidemia de Covid-19, lo que le permite emitir las nuevas normas para la «reapertura» del país.

Dijo que las cifras más recientes eran «alentadoras» y «nos dejan en una posición muy fuerte para ultimar las normas para los estados sobre la reapertura del país».

La coordinadora de la comisión de la Casa Blanca para el coronavirus, doctora Deborah Birx, dijo que los datos de todo el país revelan una «mejoría», pero que los estadounidenses deben renovar el compromiso de mantener la sana distancia para mantener el impulso positivo.

Dijo que nueve estados con apenas unas decenas de casos nuevos por día y menos de 1,000 casos en total serán los primeros en mitigar las restricciones por orden de sus gobernadores bajo las normas que se darán a conocer.

Durante su teleconferencia del miércoles con empresarios y sindicalistas, los industriales dijeron a Trump que quieren poner en marcha la economía, pero temen no poder hacerlo con seguridad. Aunque en Nueva York de Andrew Cuomo, las cosas están más complicadas por ser uno de los estados más golpeados por el coronavirus.

Con información de EFE y AP

 

Artículo relacionado
Regresar al Inicio