Inicio » Dinero » Tecnología » NASA desarrolla inodoro de 23 millones de dólares para la Estación Espacial Internacional

NASA desarrolla inodoro de 23 millones de dólares para la Estación Espacial Internacional

La NASA ha enviado al espacio un inodoro cuyo valor asciende a 23 millones de dólares. Su nuevo hogar estará en la ISS.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

La NASA ha enviado al espacio un inodoro cuyo valor asciende a 23 millones de dólares. Su nuevo hogar estará en la Estación Espacial Internacional, y se espera que su producción dé mayor comodidad a las mujeres que ahí se encuentran.

Un inodoro especialmente creado por la NASA para la Estación Espacial Internacional ya es una realidad, y ya ha sido enviado a su nuevo hogar.

El nuevo inodoro fue enviado al espacio el pasado viernes alrededor de las 6:16 p.m., hora del pacífico, y se tienen planes de probar su funcionamiento en las próximas semanas.

Conoce todo acerca de este millonario accesorio y los motivos que llevaron a la NASA a desarrollar un nuevo inodoro para la Estación Espacial Internacional.

¡Entérate aquí!

  • ¿Un inodoro de 23 millones de dólares? ¡La NASA está a punto de construirlo!
  • El baño más caro del mundo podría estar a punto de ser desarrollado, pero todo tiene un motivo: La Estación Espacial Internacional espera recibir este nuevo mobiliario en los próximos meses
  • Conoce todo acerca de millonario accesorio y todo lo relacionado con su uso en la Estación Espacial Internacional

La NASA ha implementado un millonario presupuesto, así como el diseño de sus ingenieros más expertos, para crear un nuevo inodoro que pueda mejorar la experiencia de los astronautas que viven en la Estación Espacial Internacional.

Diseño del inodoro de 23 Millones de Dólares de la NASA
Foto: NASA

Este inodoro, de acuerdo con datos proporcionados por la NASA, pesa aproximadamente 100 libras (o 45 kilogramos), y mide 28 pulgadas  (71 centímetros) de alto. 

Según estos datos, este inodoro tiene la mitad del tamaño que los dos inodoros rusos que actualmente se encuentran en uso en la Estación Espacial Internacional; en pocas palabras, es un 65% más reducido y pesa casi la mitad de que los dos inodoros existentes.

Lo que se espera con la llegada de este nuevo inodoro, es proporcionar una nueva y mejor experiencia para los astronautas que actualmente se encuentran en esta estación.

De acuerdo con reportes de la NASA, los inodoros que actualmente se utilizan en la Estación Espacial Internacional representan una dificultad para los astronautas.

Por este motivo, la NASA se dio a la tarea de analizar las opciones de mejora y de diseñar un nuevo dispositivo que pudiera cumplir con las exigencias y las necesidades de sus usuarios.

Actualmente, se reporta que los inodoros de microgravedad que se utilizan en la Estación Espacial Internacional emplean succión para evitar que los desechos se filtren mientras son utilizados por los astronautas en el espacio.

El nuevo sistema ha sido diseñado con una mejor forma que pretende adaptarse mejor a la anatomía de la mujer; además, según la NASA, este inodoro también está diseñado con más capacidad para retener desechos que los actuales inodoros que son utilizados en la EEI. 

En una entrevista concedida al portal The Guardian, Melissa McKinley, project manager del Centro Espacial Johnson, declaró que actualmente existen ciertos desafíos cuando se trata de realizar una ida al baño en la EEI.

De acuerdo con las declaraciones de McKinley, “Limpiar los baños es una tarea muy importante. No queremos tener ninguna fuga. Digamos que todo flota con ingravidez.”

Melissa McKinley, project manager del Centro Espacial Johnson
Foto: NASA

McKinley añade que la experiencia de uso de baño por parte de las astronautas no siempre ha sido óptima por cuestiones anatómicas así como por cuestiones del actual funcionamiento del sistema de desechos dentro de la Estación Espacial.

McKinley asegura que una de las mejoras más grandes y prometedoras fue el cambio de diseño, ya que se llegó a la conclusión de que se debían tomar en cuenta las características de la anatomía de la mujer para crear un dispositivo adecuado.

En sus palabras, “Es mucho más complejo para las mujeres astronautas orinar y defecar al mismo tiempo, debido a la ubicación del embudo para la orina y el lugar en el que se deben colocar para defecar. Había un problema de cercanía, por lo que se procedió a diseñar una nueva experiencia en la que el asiento y el embudo para la orina mostraran mejoras para la experiencia de las mujeres astronautas.”

En este sentido, Zachary Taylor, ingeniero de la NASA, fue enfático al declarar “Las bolsas para defecar son un tema que parece no avanzar, y es frustrante porque hemos logrado tantos avances en otras áreas, pero este tema simplemente sigue siendo ignorado. Esto hace que algunas personas se pongan incómodas, pero creo que este tema es tan importante para la salud a largo plazo y el rendimiento de los astronautas como un buen diseño de la cabina o de las camas.”

En un reporte publicado por la NASA en junio pasado, se reveló información acerca del nuevo sistema.

En este, se encontró que el nuevo sistema del inodoro presenta una masa mucho menor a la de los sistemas pasados, además de que es mucho más simple de usar y proporciona mayor comodidad y rendimiento. Este nuevo inodoro, explican, permite que la orina pueda ser procesada de forma segura por los sistemas de reciclaje del vehículo espacial.

Nuevo inodoro de la NASA en la Estación Espacial Internacional: costo, rendimiento y fecha de entrega

Este nuevo inodoro, que la NASA ha declarado tiene un valor de 23 millones de dólares, será colocado en su propia caseta, justo a un costado del antiguo inodoro que se encuentra del lado estadounidense de la estación espacial.

El inodoro que actualmente se encuentra del lado de Estados Unidos en la Estación Espacial Internacional data de los años 90s, por lo que sus mejoras y nuevo diseño han sido bien recibidos por sus usuarios.

Es tanta la fe que se le tiene a este nuevo dispositivo, que los ingenieros de la NASA han asegurado que su uso se extenderá hasta el final de la vida útil de la Estación Espacial.

Foto: Shutterstock
Continua artículo relacionado