Inicio » Mami » 5 Mitos de la lactancia: lo que sí puedes hacer mientras estás amamantando

5 Mitos de la lactancia: lo que sí puedes hacer mientras estás amamantando

Existen muchos Mitos de lactancia, pero aquí hemos conseguido destruir algunos de ellos para que puedas ignorar las mentiras que (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
La lactancia materna es uno de los procesos de la maternidad sobre el cual giran una gran cantidad de mitos, especialmente en las madres primerizas que están contemplando la posibilidad de amamantar de manera exclusiva por un largo periodo.

Pero, ¿cuáles son los mitos más comunes de la lactancia? De acuerdo con los expertos en el tema, existen algunos mitos que podrían desanimar a las madres a amamantar, pero es importante identificarlos para prevenir la desinformación y tomar una decisión basada en un sustento científico ¡Conoce cuáles son las cosas que sí puedes hacer mientras estás amamantando!

5. Consumir medicamentos

Shutterstock

¿Alguna vez has escuchado que los medicamentos son malos para los bebés lactantes? Este es uno de los principales mitos que llegan a escuchar las madres primerizas, y es que una de las principales preocupaciones es cómo un medicamento podría afectar el desarrollo de un recién nacido.

Afortunadamente, se ha podido comprobar que la mayoría de los medicamentos pueden ser consumidos sin causar daño en los bebés; esto se debe a que las cantidades recetadas a que la cantidad de medicamento que llegara a pasar por la leche materna será tan pequeña que no causará un impacto en el recién nacido.

4. Ingerir bebidas alcohólicas modifica la leche del bebé

Bebé en pecho de mujer
Shutterstock

¿Estás amamantando y se te antojó una bebida alcohólica? ¡Pregúntale a tu médico de cabecera! Lo más probable es que te dé luz verde para probar un vaso de tu bebida favorita de vez en cuando, pero procurando siempre no caer en los excesos para evitar causarle daño a tu bebé.

Por lo general, el consumo moderado de alcohol, equivalente a aproximadamente una bebida diaria, no representa un mayor riesgo para el desarrollo físico e intelectual del bebé; sin embargo, se recomienda esperar al menos dos horas después de consumir una bebida alcohólica para amamantar nuevamente.

3. Despertar a tu bebé para alimentarlo

Bebé en siesta
Shutterstock

Si alguna vez te han dicho que nunca debes despertar a tu recién nacido para amamantarlo ¡No lo creas! Aunque es cierto que podría causarte algo de temor crear estrés para tu bebé, esto no tiene por qué ser así, y, de hecho, podría ser algo favorable tanto para el recién nacido como para sus cuidadores.

Esto se debe a que, según la Academia de Pediatría Estadounidense, AAP, lo más recomendable es despertar gentilmente al bebé en caso de que este duerma más de cuatro horas seguidas durante sus dos primeras semanas de vida, y esto incluye las sesiones de alimentación.

2. Llevar una dieta regular

Bebé durmiendo junto con mujer
Shutterstock

Otro de los mitos que rodean a la lactancia materna es la alimentación, pues en algunas personas aún existe la creencia de que las madres lactantes deben someterse a una dieta blanda para brindarle mayores nutrientes a sus bebés; afortunadamente, la ciencia ha avanzado lo suficiente para demostrar que esto no tiene que ser así.

Es cierto que hay algunos alimentos que se recomienda evitar, como el chocolate, el café y el té, pero en términos generales, las madres lactantes pueden consumir todo tipo de alimentos, especialmente aquellos altos en proteína como el pollo, el pescado, el huevo y las nueces.

1.Ejercitarte

Shutterstock

¿El ejercicio afecta la producción de leche materna? Este mito ha sido ya derribado por la ciencia, y es que ya ha quedado demostrado que la actividad física moderada como la yoga, el trote leve o los aeróbicos acuáticos no tiene relación alguna con la disminución en la producción de leche.

Antes de realizar actividad física, llevar una dieta específica o consumir medicamentos o bebidas alcohólicas, lo primero que debes hacer es consultar a tu médico, quien te dará las indicaciones necesarias para proteger a tu bebé y garantizar la producción de leche.

Continua artículo relacionado