Buscar

Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.
Inicio » Hoy » Nacional » T-MEC: México reitera rechazo a inspectores laborales extranjeros

T-MEC: México reitera rechazo a inspectores laborales extranjeros

México rechaza inspectores T-MEC: el negociador mexicano del tratado de libre comercio reiteró rechazo a la cláusula de EE.UU. en el T-MEC.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
México rechaza inspectores T-MEC
  • México rechaza inspectores T-MEC: el negociador mexicano del tratado de libre comercio, Jesús Seade, reiteró su rechazo a la cláusula de EE.UU. en el T-MEC
  • Aseguró que la presencia de inspectores laborales extranjeros para verificar el cumplimiento de la reforma laboral en México “no fue contemplada”
  • El martes, los demócratas se mostraron a favor del T-MEC al afirmar que “pone de primero de los trabajadores estadounidenses”

México rechaza inspectores T-MEC. México rechaza categóricamente que inspectores laborales extranjeros operen en el país, señaló el domingo Jesús Seade, su negociador comercial para Norteamérica, diciendo que eso no fue contemplado en el reciente acuerdo con Estados Unidos y Canadá sobre el T-MEC que reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Seade estaba volando a Washington para reunirse con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y legisladores estadounidenses con el fin de expresar “la sorpresa y preocupación” de su país respecto a la redacción del proyecto de implementación presentado el viernes en el Congreso en Washington, en el que se exige la presencia de hasta cinco agregados laborales para monitorear la reforma laboral en México.

Seade, subsecretario para América del Norte en la Secretaría de Relaciones Exteriores, escribió en Twitter que, si bien aún se desconocen las funciones exactas de los agregados propuestos, “México jamás aceptará si se trata en medida alguna de inspectores disfrazados, por una sencilla razón: la ley mexicana lo prohíbe”.

Negociadores mexicanos han expresado su firme oposición a la idea de permitir el ingreso de inspectores extranjeros por cuestiones de soberanía. En lugar de eso, el acuerdo firmado el 10 de diciembre en la Ciudad de México pedía la creación de paneles de tres personas para la resolución de cualquier disputa, con un integrante de México, uno de Estados Unidos y otro de un tercer país elegido por consenso.

El Senado mexicano aprobó rápidamente la nueva versión del acuerdo la semana pasada.

Después de que Seade expresó el sábado sus objeciones al lenguaje en la propuesta estadounidense y anunció su repentino viaje a Washington, los críticos dejaron entrever que el funcionario y otros miembros del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador habían pasado por alto algo en el pacto comercial y lo aprobaron demasiado pronto.

Respecto a esas críticas, Seade dijo que el acuerdo no tenía “letras chiquitas” escondidas, y que el lenguaje sobre los agregados laborales en la propuesta estadounidense no proviene de ese texto. Dijo que fue “una concesión a los duros del Congreso… que debió haberse advertido y expresa desconfianza”.

“Es un muy buen acuerdo para México: se obtuvo mucho en (forma) trilateral”, añadió. “Por eso Estados Unidos necesita ‘extras’ para venta interna que no son parte del paquete”.

Demócratas a favor del T-MEC tras incluir cláusulas

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dio su respaldo el martes a la nueva versión del tratado comercial T-MEC con México y Canadá al asegurar que es “una victoria para los trabajadores estadounidenses”.

“El acuerdo que presentamos hoy es infinitamente mejor que lo que la administración (de Trump) propuso en primer lugar. Es una victoria para los trabajadores estadounidenses”, subrayó Pelosi en una comparecencia en el Congreso.

Archivado como: México rechaza inspectores T-MEC

Este martes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que firmará la nueva versión del T-MEC hoy en la capital mexicana con el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, y la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland.

Previamente, Los demócratas en la Cámara de Representantes habían llegado a un acuerdo preliminar con líderes sindicales y con la Casa Blanca sobre la nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que ha sido una de las prioridades del gobierno de Donald Trump.

“Estoy escuchando cosas muy buenas, incluso de los sindicatos y otros de que se ve bien. Espero que lo pongan a votación y, si lo ponen a votación, será aprobado”, dijo Trump el lunes. “Escucho que se han logrado muchos avances en las últimas 24 horas, con sindicatos y otros”.

“Estamos cerca. No hemos terminado aún. Está a nuestro alcance”, dijo por su parte la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Archivado como: México rechaza inspectores T-MEC

El acuerdo tentativo fue revelado por un asesor demócrata que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hablar de las conversaciones, ya que el acuerdo no es oficial.

En Ciudad de México, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard confirmó que los equipos negociadores de los tres países se reunirán el martes “para dar a conocer los avances alcanzados” en torno al acuerdo comercial.

Aún falta finiquitar los detalles, y el representante comercial estadounidense deberá presentar ante el Congreso los proyectos de ley para su implementación. Por ahora no se ha fijado la fecha de la votación.

El nuevo y muy buscado tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (conocido como T-MEC) le daría tanto a Trump como a Pelosi un triunfo legislativo pese a la crisis política en Washington por el proceso para una posible destitución de Trump.

Archivado como: México rechaza inspectores T-MEC

El nuevo pacto comercial reemplazaría al TLCAN, que tiene 25 años de firmado, el cual eliminó casi todos los aranceles y otras barreras comerciales entre Estados Unidos, México y Canadá. Los críticos -entre ellos Trump, los sindicatos y muchos legisladores demócratas- llevaban años denunciando que el TLCAN estaba eliminando empleos en Estados Unidos porque las compañías mudaban sus fábricas al sur de la frontera, donde le pagaban menos a los obreros, y enviaban los productos a territorio estadounidense sin pagar aranceles.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado
Regresar al Inicio