Inicio » Salud » ¿Eres muy ansiosa? 5 formas de dejar de serlo

¿Eres muy ansiosa? 5 formas de dejar de serlo

La mente de una persona ansiosa puede ser que le haga entrar en estados mentales que podrían ser incapacitantes. Te brindamos lo que (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

En el ritmo del mundo de hoy, es fácil acostumbrarse a un estado constante de emoción. Siempre estamos haciendo algo, seguido hacemos muchas cosas, y rara vez simplemente nos sentamos tranquilamente. Razón por la cual es exactamente que haya ansiedad cuando no estamos ocupadas con alguna tarea física. A menudo estamos en una reunión, una llamada telefónica, o incluso esperando en la luz del semáforo.

Resulta que si nunca entrenas tu cuerpo para estar quieta,  puede ser muy difícil estarlo.  Pero más que eso, muchos expertos argumentan que la ansiedad tiene una explicación biológica subyacente a pesar de tu funcionamiento cognitivo. Como Huff Post informa, Karen Pine, una profesora de psicología en la Universidad de Hertfordshire, sugiere que: “Las mismas áreas del cerebro están involucradas en ambas, el movimiento y el habla”, que explica por qué: “Movemos las manos más cuando estamos tratando de encontrar una palabra que está en la punta de la lengua en ese momento”.

Las razones de la ansiedad

Mujer en un sofá con ansiedad
Shutterstock

En cuanto a quién está más propensa a ser ansiosa, tal vez sea un comportamiento parcialmente aprendido de una vida de siempre estar en movimiento, y parcialmente innato. Y de acuerdo con NY Times, expertos sugieren que: “La diferencia en los niveles de actividad tal vez sea biológica e innata…el resultado de niveles genéticamente determinados de químicos en el cerebro que gobiernan la tendencia de una persona de moverse de un lado a otro”.

Y aunque ser inquieta puede en ocasiones ser un hábito molesto de eliminar, deberías saber que hay algunos beneficios; después de todo, estás quemando calorías extra (cerca de 350 como informó NY Times), porque estás en constante movimiento. Con eso dicho, la ansiedad también puede hacer que estés aburrida, distraída, inmadura, desconcentrada y fuera de control. Aunque siempre estamos listas para una oportunidad para quemar algunas calorías, en realidad no vale la pena si se hace una mala impresión. Así que si eres una persona crónicamente ansiosa, aquí hay 5 formas en las que puedes poner a tu inquietud bajo control, comenzando ahora.

1. Quita artículos tentadores

Shutterstock

Cuando tengas duda, elimina todas las tentaciones. Si te gusta apretar los botones de las plumas, deshazte ellas; si amas apretar pelotas para el estrés, no tengas una a mano. Cruza tus brazos y mantenlos así, a menos que estés agarrando una pluma para escribir, para que así evites estar inquieta cuando la oportunidad llegue.

2. Ejercicio

Mientras más energía quemes a lo largo de tu día, menos energía tendrás adentro acumulándose para hacerte sentir ansiosa. La energía no usada normalmente se libera a través de acciones involuntarias e incluso no percibidas, como la inquietud. Así que asegúrate de ejercitarte de forma regular y usar el ejercicio como una forma saludable de mover tu cuerpo de forma eficiente. Piensa en cómo te sientes después de un gran entrenamiento—estás más exhausta y todo lo que quieres hacer es sentarte tranquilamente. Que es exactamente el sentimiento que quieres tener cuando estés preocupada de que un ataque de ansiedad esté a punto de llegar.

3. Relaja tu mente y cuerpo

Líneas simétricas como idea de mente calmada
Shutterstock

Para algunas personas hay una conexión entre la actividad cerebral y la cantidad de movimiento de su cuerpo. Cuando estás pensando y tu cerebro está funcionando a toda marcha, tu cuerpo y extremidades comienzan a moverse más rápido también. Es por eso que algunas veces ves gente haciendo garabatos, moviendo sus dedos, apretando el botón de sus plumas, etc, cuando están teniendo una lluvia de ideas o están en una reunión.

Así que si quieres calmar tu cuerpo necesitas encontrar una forma de calmar tu mente. La meditación funciona para algunas personas, puedes leer un buen libro, tomar un baño, un paseo… lo que sea que ayude a tranquilizar a tu mente y a mantenerte relajada y concentrada mentalmente también ayudará a minimizar tu ansiedad. Un truco es permitirte 20 segundos de movimientos rápidos y ansiedad intensa, y luego lentamente relajar tus músculos, una parte del cuerpo a la vez.

4. Reduce la ingesta de cafeína y azúcar

Shutterstock

Los alimentos que dan exceso de energía y adrenalina tal vez te ayuden a mejorar tu concentración y desempeño, pero también pueden hacerte sentir que necesitas moverte a todo momento. Todas conocemos ese sentimiento cuando hemos bebido mucho café o azúcar—tus manos tiemblan; sientes que quieres saltar; mueves tus pies; o te mueves a ningún lado y a todos solo para gastar algo de energía. Si te encuentras moviéndote mucho, intenta limitar tu ingesta de cafeína y azúcar y en lugar de eso opta por opciones más tranquilas como té de hierbas.

5. Estate presente en el momento

Algunas veces las ansias son un indicador de que estás aburrida; tal vez estás en una reunión y no estás interesada en lo que se está discutiendo, así que tu mente comienza a deambular y empiezas a estar inquieta sin que te des cuenta. Para evitar que estés ansiosa, tienes que mantenerte presente en la conversación e interactuar con la compañía a tu alrededor. Toma apuntes, de verdad escucha lo que otros tienen que decir, comparte tu opinión, y toma la oportunidad para aprender algo en vez de permitir que tu mente deambule (y tus extremidades estén inquietas).

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado