Inicio » Salud » Tipos de masaje: 11 técnicas que necesitas probar

Tipos de masaje: 11 técnicas que necesitas probar

Un masaje puede brindarte muchos beneficios o incluso aliviar ciertos dolores que pudieras tener, pero puede ser que no sepas estos (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
Los masajes son una de las técnicas más empleadas en todo el mundo para aliviar tensiones musculares y dolores asociados con lesiones, mala postura o secuelas de accidentes de todo tipo. De acuerdo con las molestias, es posible elegir un tipo de masaje adecuado, siempre bajo la vigilancia y consejo de un médico certificado: ¡Descubre 11 técnicas que necesitas probar!

Masaje sueco

Seguramente has escuchado hablar acerca de una técnica conocida como “masaje sueco”, creada en el siglo XIX; esta se le atribuye al médico holandés Johann George Mezger y al sueco Per Hendrik Ling. Este tipo de masaje consiste en masajes largos y movimientos circulares que tienen como objetivo aumentar el flujo sanguíneo en las áreas de más tensión para conseguir una relajación más profunda.

Masaje de tejido profundo

Líquido para dar masaje
Shutterstock

Los masajes de tejido profundo tiene como blanco principal el tejido muscular, y es por eso que es una de las técnicas más utilizadas por los deportistas para aliviar la tensión y el estrés sobre los músculos después de una actividad extenuante. Además de los deportistas, las personas que más recurren a este masaje son aquellas que trabajan por largas horas en una posición incómoda y que, como resultado, padecen de rigidez en cuello, hombros y brazos.

Masaje prenatal

Las personas embarazadas pueden verse beneficiadas por un masaje prenatal, en especial si padecen de insomnio o de cambios drásticos de humor que afecten sus actividades cotidianas. Otro beneficio añadido del masaje prenatal es el alivio en piernas y pies por medio de la desinflamación, pero antes de agendar una cita para este masaje, es necesario consultar con el médico de cabecera.

Masaje tailandés

Mujer en un masaje
Shutterstock

¿Has escuchado hablar acerca del masaje tailandés? Esta técnica es una de las más populares en todo el mundo, y su meta es establecer un equilibrio entre la salud física, mental y espiritual del paciente. Uno de sus principales beneficios es la aparente mejora de la flexibilidad, la eliminación del dolor de espalda, la liberación de la tensión muscular y el alivio en casos leves de migrañas.

Masaje con piedras calientes

El masaje con piedras calientes, que goza de una gran aceptación entre los asistentes a los centros de masajes, se utiliza para aliviar, por medio de masajes, las molestias y tensiones musculares en puntos específicos del cuerpo. De acuerdo con los expertos, el masaje con piedras calientes puede tener mayores efectos que, por ejemplo, un masaje sueco, ya que contribuye a la relajación del cuerpo y a la liberación muscular.

Rolfing

Una persona en masaje
Shutterstock

La mala postura puede derivar en dolores crónicos en diversas partes del cuerpo, y es por eso que la técnica conocida como Rolfing es útil para aplicar presión, especialmente en el tronco superior. El rolfing es un masaje que aplica distintos grados de presión en manos y codos para lograr que el paciente consiga una postura adecuada que disminuya los nudos musculares y reduzca el dolor que de ellos deriva,.

Shiatsu

La técnica de masaje Shiatsu aplica presión por medio de los dedos en puntos específicos del cuerpo, y su uso se encuentra comúnmente acompañado de una terapia de acupuntura para liberar tensión muscular. Este tipo de masaje ofrece beneficios como disminución de migrañas, balance de energía, alivio en síntomas de la artritis, menstruación, ansiedad, estreñimiento y depresión, entre otros.

Reflexología

Shutterstock

La reflexología es una técnica que se enfoca en el masaje de puntos estratégicos de los pies y las manos, con el objetivo de aplicar presión para favorecer el funcionamiento de diferentes áreas del cuerpo. Este tipo de masaje está basado en la creencia de que existe una conexión entre las extremidades superiores y el cuerpo. Sus ventajas incluyen la reducción de síntomas asociados con la digestión, los dolores de cabeza y la artritis.

Liberación miofascial

La terapia de liberación miofascial puede realizarse de dos formas: activa y pasiva. La primera consiste en una terapia de liberación en la que se utilizan instrumentos como los rodillos de espuma. Por su parte, la técnica pasiva es aquella que sirve como auxiliar en las terapias de masaje de puntos gatillo, y se implementa cuando los músculos se encuentran en total relajación.

Cupping

Shutterstock

Muchos deportistas han utilizado la terapia de cupping para aliviar las tensiones musculares derivadas de las actividades físicas extenuantes; sin embargo, la ciencia aún no ha podido definir exactamente cuáles son los beneficios de esta técnica. Se cree que es una de las más antiguas, pues su origen data del año 3000 A.C., cuando se comenzó a emplear para aliviar dolores y mejorar la circulación sanguínea en los pacientes.

Puntos de gatillo

Esta terapia es comúnmente confundida con aquella de la liberación de tejido profundo, pero no fue sino hasta 2007 que se sentaron las bases científicas para emplearla de manera estratégica. Esta terapia desactiva los puntos gatillo (que pueden encontrarse mediante una resonancia magnética) para eliminar el dolor y la rigidez muscular, e incluso contribuir al alivio de los dolores de cabeza.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado