Inicio » Mami » 20 malos hábitos que arruinan tus dientes

20 malos hábitos que arruinan tus dientes

Cuando se trata de higiene dental, no basta con cepillarse los dientes, es necesario elegir los productos adecuados de acuerdo con (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
Cuando se trata de higiene dental, no basta con cepillarse los dientes, es necesario elegir los productos adecuados de acuerdo a nuestras propias características dentales, y, para eso, Crest es la opción perfecta: Con la mejor variedad de pastas dentales, tendrás todas las herramientas para cuidar de tus dientes en todo momento, ¡pero ten cuidado! porque, a veces, los malos hábitos pueden jugar en contra de todos los avances que has conseguido en materia dental.

A continuación, te presentamos 20 malos hábitos que pueden poner en riesgo la salud de tus dientes: Desde una inadecuada higiene, hasta la selección errónea de la pasta dental, estas son las prácticas que debes evitar para garantizar que tu dentadura se conserve por muchos años más:

20. Masticar hielo

Un modelo dental con dientes y hielos
Shutterstock

¿Eres de las personas que acostumbran masticar hielo? ¡Es momento de parar! Y es que esta actividad, aunque parezca inofensiva, representa un grave riesgo para la dentadura, ya que puede ocasionar astillamiento e incluso la pérdida total de las piezas dentales.

Masticar hielo de manera repetida, puede incluso ocasionar otros males como una deficiencia de hierro o derivar en una hipersensibilidad. Si es tu caso, quizá es momento de cambiar de pasta dental y elegir entre toda la variedad de productos Crest para aliviar la molesta sensación producida por este hábito.

19. Piercings y dientes

Shutterstock

En un estudio clínico realizado en 2020, se encontró que al menos el 22% de los pacientes que portan piercings en la lengua o en alguna parte de la boca presentaron lesiones dentales que derivaron en la pérdida total o parcial de los dientes; esta estadística resulta alarmante y sirve como una invitación para evitar por completo estos artefactos.

En general, se cree que el roce del piercing con los dientes, así como la secreción salival, juegan un factor determinante para el desgaste de las piezas dentales y la separación de estas entre sí. Además, si en algún momento necesitaras una prueba de rayos X, el piercing podría interferir para obtener un resultado adecuado.

18. Rechinar los dientes

Dama con dientes adoloridos
Shutterstock

En Estados Unidos, se reporta que al menos 30 millones de personas rechinan los dientes en cualquier momento del día, pero especialmente durante la noche. Para esto, se recomienda utilizar guardas dentales, que protegen a la dentadura de posibles astillamientos.

Es importante observar detenidamente la dentadura y acudir al dentista de forma regular para detectar cualquier cambio en la apariencia de los dientes, ya que muchas veces los pacientes que rechinan los dientes no se dan cuenta hasta que ya es demasiado tarde y las molestias han aparecido.

17. Consumir dulces

Shutterstock

Una adecuada pasta dental como Crest, será una de las mejores soluciones para contrarrestar los efectos del consumo habitual de dulces, aunque la mayoría de los dentistas recomiendan evitarlos, ya que las bacterias suelen crecer con mayor facilidad en las superficies bucales donde hay mayor presencia de azúcares.

Además de los dulces, los jarabes y las pastillas para la tos también representan un riesgo adicional para la salud bucal, y por esto se recomienda cepillarse los dientes con la pasta adecuada tan pronto como sea posible después de haber ingerido este tipo de sustancia.

16. Bebidas gaseosas

Shutterstock

El consumo habitual de bebidas gasificadas podría parecer inofensivo a corto plazo, pero después de un tiempo podría significar graves molestias como hipersensibilidad, decoloración y desgaste dental debido a la exposición a los ácidos contenidos en este tipo de bebidas.

Para evitar la erosión dental, los especialistas recomiendan evitar a medida de lo posible el consumo de gaseosas y cepillarse regularmente los dientes; sin embargo, también coinciden en que debes dejar pasar al menos 30 minutos para utilizar el cepillo de dientes o el hilo dental para evitar provocar mayores daños.

15. Bebidas alcohólicas

Shutterstock

Tanto la cerveza como el licor y los coctéles tienen un alto contenido de azúcares, además de un elevado nivel de acidez, que, al ser consumidos de manera recurrente, provocan un desgaste en el esmalte de los dientes, el cual tiene la misión de proteger a la dentadura de los agentes externos.

Como resultado, es posible que después de algún tiempo de consumir bebidas alcohólicas, notes un aumento en la periodicidad con la que aparecen las caries; otro padecimiento que puede aparecer, aún más grave, es la enfermedad periodontal. Recuerda que si vas a consumir bebidas alcohólicas, es imprescindible que utilices pasta dental después de media hora.

14. Abrir empaques con los dientes

Foto de cerca de dientes artificiales
Shutterstock

¿Eres de las personas que abren los empaques con los dientes? ¡Quizá sea momento de olvidar para siempre esta práctica! Y es que, aunque parezca inofensiva, representa un grave riesgo para tus dientes y para la salud bucal en general. Al romper los paquetes con los dientes, se eleva el riesgo de contraer bacterias causantes de enfermedades; sin embargo, quizá uno de los riesgos más notables es el de presentar fracturas y  desgaste del esmalte en los dientes. En lugar de tus dientes, utiliza tijeras o un cuchillo para dejar poco a poco este hábito.

13. Masticar bolígrafos y lápices

Shutterstock

Si tienes el hábito de morder o masticar los bolígrafos o los lápices, debes saber que cada vez que lo haces lastimas severamente a tu dentadura y aplicas una presión innecesaria que, en ocasiones, deriva en el movimiento de los dientes o en la separación de los mismos.

Otro de los riesgos asociados a masticar este tipo de utensilios es que, al hacerlo, se consigue un efecto similar al del rechinar de dientes. Si tienes tendencia a este tipo de hábito, lo mejor es encontrar una alternativa, como las gomas de mascar sin azúcar, además de una higiene dental con una pasta dental adecuada.

12. Fumar

Shutterstock

El tabaco es uno de los hábitos que más dañan la dentadura de las personas, y esto sucede, en parte, a que este producto aumenta la producción de placa dental. Esto, a largo plazo, lleva a la pérdida de piezas dentales o a un cambio de color en los dientes.

Estadísticamente, las personas que fuman presentan un riesgo mayor de padecer enfermedades como el cáncer o enfermedad periodontal que provoca dolores y molestias a largo plazo. Cuidar tus dientes con los productos adecuados mejorará significativamente tu salud dental ¡no descuides tus dientes!

11. Cepillarse con mucha fuerza

Shutterstock

Otro aspecto que ocasiona un desgaste en los dientes es el cepillado con demasiada firmeza. Hacerlo de esta manera, al menos a largo plazo, lastima las encías y erosiona el esmalte de los dientes; así, los expertos en salud bucal recomiendan limpiar los dientes con delicadeza y siguiendo las indicaciones del dentista.

Con Crest, podrás encontrar la pasta de dientes que se adapte a la etapa de vida en la que te encuentras, desde la infancia hasta la adultez, ya que cada persona tiene necesidades diferentes, pero es importante que realices esta tarea con mucho cuidado, ya que si usaras la pasta dental que un niño, quizá no estarías cubriendo tus propias necesidades.

 

10. Chuparse el pulgar

Shutterstock

Chuparse el pulgar podría parecer un hábito inofensivo en los primeros meses de vida, pero en ocasiones puede estar presente en niños de hasta cinco años o en aquellos que ya tienen dientes permanentes, etapa en la que resulta más complicado corregir la dentadura.

Cuando este hábito es excesivo, los niños pueden enfermarse con más frecuencia debido a la presencia de bacterias, tener más riesgo a padecer enfermedad periodontal y a requerir la intervención de un ortodoncista para corregir y alinear los dientes.

9. Beber café en exceso

Shutterstock

Al igual que el tabaco, el consumo habitual de café, y en grandes cantidades, ocasiona manchas en los dientes, causando un color amarillento y un mayor riesgo de padecer caries, pérdida del esmalte y desgaste dental que, en casos extremos, ocasiona la pérdida de las piezas dentales.

Si es tu caso y deseas reparar el daño, además de consultar con tu dentista, puedes acceder a productos como pastas de dientes fabricadas especialmente para cuidar el esmalte dental, así como para blanquear los dientes de manera progresiva.

8. Morderse las uñas

Una persona mordiendo con los dientes su dedo pulgar
Shutterstock

De acuerdo con las estadísticas, al menos el 45% de los adolescentes tiene el hábito de morderse las uñas, y esto aumenta considerablemente el riesgo de maltratar los dientes, fracturarlos y hacer que estos cambien de posición con el tiempo.

Una buena higiene dental es fundamental para las personas que tienen el hábito de morderse las uñas, pues esto contrarresta de alguna manera el desgaste del esmalte y disminuye el riesgo de que las piezas dentales se debiliten, cambien de color o de posición.

7. Cepillarse poco después de comer

Una persona cepillándose los dientes
Shutterstock

Es cierto que es necesario seguir una minuciosa higiene dental que incluya el uso de una pasta de dientes acorde a tus necesidades; sin embargo, muchas personas tienen el hábito de cepillarse los dientes justo después de haber terminado de consumir sus alimentos.

La ciencia ha encontrado que cepillarse los dientes justo después de comer o de consumir bebidas de cualquier tipo puede tener más riesgos que bondades. Por eso, se recomienda iniciar la higiene dental al menos media hora después de comer o de consumir bebidas alcohólicas.

6. Comer muy seguido

Shutterstock

El constante uso de tus dientes para comer podría representar un riesgo añadido para la buena salud bucal, especialmente si acostumbras a consumir alimentos con un alto contenido de azúcares o ácidos que provocan la aparición de caries a corto plazo.

Esto ocurre porque, al comer de forma constante, tus dientes reciben más presión y están más expuestos a bacterias o a la aparición de caries ocasionada por el remanente de alimentos. Recuerda utilizar de manera regular pasta dental Crest para evitar complicaciones futuras.

5. Practicar deporte sin protección dental

Shutterstock

Las personas que practican deportes de contacto, e incluso aquellas que realizan actividades recreativas sin utilizar una guarda dental adecuada podrían tener más riesgo de sufrir accidentes que deriven en la pérdida de piezas dentales o en el desgaste de los dientes.

Si tú o tus hijos están a punto de iniciar la práctica de algún deporte, es necesario tomar en cuenta que los buenos hábitos dentales ayudarán a mantener las piezas dentales sanas y fuertes para evitar que cualquier golpe represente un riesgo para los dientes.

4. Una mala técnica de cepillado

Un modelo bucal con un cepillo que exhibe cómo usarlo
Shutterstock

Una mala técnica de cepillado dental es una de las principales causas del daño en el esmalte de los dientes, y es que muchas personas acostumbran a tardar tan solo 45 segundos en terminar su rutina de higiene dental, cuando el tiempo recomendado es de dos minutos.

Tardar más o menos de este tiempo evita que el cepillo y la pasta lleguen a todos los rincones de la boca, y que el flúor haga su trabajo correctamente. Recuerda también que debes cepillar la lengua, ya que es portadora de bacterias que pueden dañar a tus dientes.

3. No utilizar hilo dental

Shutterstock

Después de utilizar la mejor pasta Crest para ti, retira los restos de alimentos acumulados al menos una vez al día utilizando hilo dental. A la par de remover la placa, ayuda a liberar a la boca de la suciedad en los lugares a los que el cepillo de dientes no puede llegar.

¿Sabes qué puede ocurrir cuando te cepillas los dientes con la pasta adecuada? Con este hábito, podrías presentar un menor riesgo de padecer depósitos de calcio dentales a largo plazo. Estos, al no ser atendendidos correctamente, suelen causar graves daños en tus encías y en tu salud general.

2. Utilizar el cepillo equivocado

Cepillos de dientes
Shutterstock

¡Cambia tu cepillo de dientes de forma regular! Los especialistas en salud dental estiman que el tiempo adecuado para reemplazar tu cepillo es de entre tres y cuatro meses, o si notas que las cerdas se encuentran demasiado maltratadas para cumplir su función.

Si has padecido alguna enfermedad recientemente o si tu cepillo de dientes estuvo cerca del de una persona enferma, se recomienda reemplazarlo. En el caso de los niños, los expertos aseguran que los cepillos de dientes deben de cambiarse con mayor frecuencia.

1. Enjuagar la boca con agua para eliminar la pasta dental inmediatamente después del cepillado

Shutterstock

¡Cuidado! Si tienes el hábito de enjuagarte la boca con agua inmediatamente después de utilizar pasta de dientes, debes saber que podrías estár poniendo en riesgo tu salud bucal. Esto se debe a que, al hacerlo, eliminas el flúor contenido en la pasta dental, cuyo propósito es proteger a tus dientes.

Recuerda que el instinto de enjuagarte la boca después del cepillado es un hábito que podría hacerte más daño que bien, pero no es recomendable si lo que deseas es conservar una sonrisa sana y reluciente. Como puedes ver, es muy sencillo mantener una higiene dental idónea, especialmente si recurres a productos Crest especializados.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado