Inicio » Entretenimiento » Cómo dejar de llegar tarde a todo

Cómo dejar de llegar tarde a todo

Al momento de llegar tarde, no sólo tú te estás afectando, pues también podría demostrar que no estás respetando el tiempo de esos (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Si eres alguien que constantemente llega tarde (o más preciso, nunca eres puntual), entonces sabes que la dificultad para ser puntual es real. Y si siempre estás a tiempo, entonces sabes lo molesto que es lidiar con un amigo/colega/familiar que de manera constante llega tarde. Pero para bien o para mal, ser puntual es una cualidad realmente importante en todas las áreas de tu vida, debido a que serlo refleja una actitud consiente, buena ética laboral, organización, dedicación y responsabilidad. En tu vida personal estar a tiempo demuestra a tus seres querido que importan y que te tomas el tiempo con ellos de forma seria—no das por sentado ese tiempo de calidad y puedes ser fiable para ellos.

Cuando se trata de tu carrera, llegar tarde no está bien. De acuerdo con un artículo reciente en The Muse: “Si de forma habitual llegas tarde, corres el riesgo de debilitar tu reputación profesional—sin importar qué tan inteligente, competente o capaz puedas ser”. Pero desafortunadamente, para muchas de nosotras que han llegado tarde a todo desde que tenemos uso de razón (culpable), unos cuantos minutos de retraso es parte de la vida diaria. De acuerdo con la consultora Diana DeLonzor, autora de Never Be Late Again: “La mayoría de las personas han llegado tarde toda su vida, y llegan tarde para todo tipo de actividad—buena o mala”.  Ella continua explicando: “Algunos expertos están de acuerdo con la teoría de que algunas personas están programadas para llegar tarde, y esa parte del problema quizá esté incrustada profundamente en los lóbulos del cerebro”.

Llegar tarde no es tan simple como parece

Mujer en carro llegando tarde
Shutterstock

También argumenta que: “La gente puntual mal entiende.  Ellos creen que lo estás haciendo como una forma de control, o que eres egoísta y desconsiderada. Pero en realidad, es un problema mucho más complejo del que parece”. Y debido a que llegar tarde es un problema complicado, también es un hábito muy duro de romper. Piensa en él como un problema de comer de más—no le dirías a alguien que tiene problemas con su peso que simplemente coma menos.

Así que, ¿dónde te deja eso si eres una de esas personas que siempre llega tarde? ¿Simplemente necesitas sucumbir al hecho de que siempre llegarás crónicamente tarde, sin importar lo que hagas? ¿O reconocer tus retrasos es en realidad el primer paso para hacer un cambio en tu horario, tu tiempo y tu vida? Afortunadamente, es la última, y hay unos cuantos pasos simples que puedes hacer para implementar mejoras a tus hábitos y habilidades para llegar a tiempo. Aquí hay unos tips y trucos para ayudarte a dejar de llegar tarde a todo.

Evalúa qué tipo de persona que llega tarde eres

Mujer en algún lugar llegando tarde
Shutterstock

Incluso si siempre llegas tarde, hay diferentes tipos de llegar tarde y diferentes razones por las que llegas de esa forma. ¿Racionalizas por qué vas tarde? ¿Te sobre comprometes y sobre saturas tu tiempo? ¿Dejas todo para el último minuto? ¿Tienes problemas para seguirle la pista a tus compromisos? Hay muchas razones diferentes para llegar tarde, y para poder hacer un cambio en tu vida y eliminar esos malos hábitos, necesitas descubrir cuáles son. Aquí hay una guía para que comiences.

Separa un tiempo extra para todo para no llegar tarde

Incluso si solo te toma 10 minutos bañarte y arreglarte (¡ja! nunca en la vida) date más tiempo del que crees que necesitas. Comienza entrenando tu mente para permitir tiempo extra cuando haces tareas, para que no tengas que sentirte apurada y no termines atrasándote con tu programa. Después de todo, una vez que llegas tarde a un compromiso es un resbalón y puede ser muy difícil reponerse. También puedes incluir a otros en este plan—dile a tu esposo que te dé una hora de salida con unos cuantos minutos antes de la que en verdad necesitas estar del otro lado de la puerta, para que incluso si te atrasas unos cuantos minutos del programa, no llegues tarde.

Escribe tus hábitos y cuánto tiempo de toman

Shutterstock

Para poder saber cómo luce un tiempo extra, necesitas evaluar cuánto te toma hacer tus tareas, y un gran lugar para comenzar es anotar lo que normalmente haces en el día, y cuánto tiempo pasas en cada una de esas partes de tu rutina. Haz una lista, anota, y revísala para encontrar inconsistencias que podrían estar haciendo que te atrases. ¿Cuánto te toma preparar la comida de tus hijos?

¿Cuánto tiempo de toma arreglarte? ¿Qué hay de tu viaje diario o tu tiempo en el supermercado? Anótalos y ve si estás siendo sincera con respecto a tu tiempo. DeLonzor explica que un buen primer paso es anotar tus hábitos diarios y luego estimar cuánto tiempo crees que te toma hacer cada uno—luego pasa una semana o algo por el estilo anotando cuánto tiempo verdarero te toma hacer cada cosa. Ella dice: “La gente que llega tarde tiende a adentrarse en un pensamiento mágico”, queriendo decir que ellos creen que solo les toma unos cuantos minutos, cuando en realidad les toma mucho más en promedio.

No hagas “solo una cosa más” ya que podrías llegar tarde

Chica en calle caminando en la calle mirando su reloj porque va tarde
Shutterstock

Todas caemos en la trampa de hacer una cosa rápida antes de avanzar a la siguiente tarea, pero una cosa nunca termina siendo tan rápida como lo pensamos. Contestar un email se convierte en horas de correspondencia y, de repente, ya vas tarde, estás estresada, y no eres capaz de marcharte de tu trabajo. Guardar una prenda de ropa limpia lleva a organizar el cajón entero y a perder la noción del tiempo. No lo hagas esa tarea que puede esperar, y es probable que te haga llegar tarde.

Cambia tu horario diario para romper malos hábitos

Si todo lo demás falla, intenta cambiar completamente tu rutina. Algunas veces simplemente nos atoramos en una rutina, y es muy difícil romper malos hábitos cuando te confías de éstos para terminar tu día. Levantarte temprano, ejercitarte en la mañana, tener el desayuno en tu escritorio, hacer mandados durante tu hora de almuerzo, solo contestar emails una vez que salgas de tu casa… nos entiendes. Intenta cambiar tu rutina regular y ve si te permite más libertad para terminar cosas, estar a tiempo y ser más eficiente durante tu día.

Permítete un tiempo de relajación

Shutterstock

Si la razón por la que siempre vas tarde es porque nunca tienes tiempo para relajarte, respirar y hacerte cargo de tareas más pequeñas, entonces tal vez necesitas más tiempo de relajación. Al permitirte dedicar un tiempo para ti y para otras cosas que necesitas realizar, entonces probablemente serás capaz de relajarte, organizar tus pensamientos y prepararte física y mentalmente para enfrentar tus otras responsabilidades sin rodeos (y a tiempo).

Como Real Simple informa, Julie Morgenstern, experta organizacional y de productividad, autora de Time Management from the Inside Out, sugiere usar el tiempo de relajación para: “Ponerte al día con tareas simples, como emails o ese libro que te has estado muriendo por leer. Al tener cosas permanentemente en tu lista de quehaceres, siempre sentirás que has completado algo”.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado