Inicio » Hoy » La ciencia detrás de las vacunas: ¿cómo funcionan?

La ciencia detrás de las vacunas: ¿cómo funcionan?

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • En Estados Unidos existen más de 25 vacunas contra enfermedades infecciosas 
  • Cada una de ellas es utilizada para prevenir enfermedades en las que la humanidad ha alcanzado una inmunidad colectiva
  • Conoce la ciencia detrás de las vacunas y descubre cómo funcionan en el organismo

¡Conoce la ciencia detrás de las vacunas! De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el mundo existen alrededor de 40 vacunas diferentes para proteger al organismo de enfermedades infecciosas que, en en el pasado, ocasionaron la muerte de millones de personas; hoy en día, gracias al avance de la ciencia, es posible mantener prácticamente en ceros los casos de enfermedades como la cólera, las paperas, la rubéola y la difteria, por mencionar solo algunas.

Pero, ¿cómo es la ciencia detrás de las vacunas? Pues bien, la efectividad de cada vacuna disponible en el mercado ha sido probada, pues los laboratorios encargados de su producción están sometidos a estrictas reglas para garantizar tanto su utilidad como su seguridad; por eso, es importante conocer cómo funcionan las inmunizaciones y qué hay detrás de ellas ¡Aquí te lo contamos!

La ciencia detrás de las vacunas: ¿Cómo se crean?

La ciencia detrás de la vacunación
Shutterstock

Todas las vacunas que se encuentran actualmente disponibles para uso humano contienen fragmentos del virus o bacteria capaces de causar una enfermedad, así como otros elementos necesarios para garantizar que la inmunización sea efectiva y pueda ser aplicada de manera segura en pacientes cuyo sistema inmune no se encuentre comprometido por otra enfermedad.

Todos los componentes de las vacunas tienen tareas específicas; por ejemplo, el antígeno, o componente activo del virus o bacteria causante de una infección, tiene la capacidad de producir una respuesta inmune y, de esta manera, reducir al máximo la probabilidad de que una persona contraiga una enfermedad.

La tarea de las vacunas: Proteger al organismo de infecciones

La ciencia detrás de las vacunas
Shutterstock

La ciencia detrás de las vacunas no es nada simple, después de todo, se trata de mantener a raya la propagación de enfermedades que, en otros siglos, han causado la muerte de millones de personas. El objetivo clave de las vacunas es conseguir que los virus no se reproduzcan con tanta frecuencia y que estas repliquen las células de memoria que protegen al organismo de las infecciones.

Esto se consigue gracias a los linfocitos T y B, que son los encargados de ‘aprender’ a luchar contra las enfermedades; estos linfocitos producen anticuerpos para combatir infecciones y reconocer un germen específico. Así, de encontrarse nuevamente con él, podrá evitar la infección o reducir al máximo los síntomas asociados con ella.

Debilitar el virus: La ciencia detrás de las vacunas explicada

La ciencia detrás de las vacunas: su objetivo principal, debilitar el virus
Shutterstock

Una estrategia empleada en la fabricación de las vacunas es la de debilitar al máximo los virus y las bacterias, como es el caso de las vacunas contra las paperas, el rotavirus, la varicela y la influenza. En condiciones normales, el cuerpo produce miles de veces a estos virus, mientras que los organismos inmunizados lo hacen únicamente veinte veces; así, evitan el contagio y mantienen a las personas libres de dichas enfermedades. 

Quizá una de las desventajas de este tipo de vacunas es que no siempre pueden ser aplicadas en personas cuyos sistemas inmunes se encuentren comprometidos, como es el caso de pacientes con cáncer con VIH, pero su efectividad ha sido comprobada desde hace muchos años.

Inhabilitar el virus: Las ventajas de la vacunación

Ventajas de la vacunación
Shutterstock

La ciencia detrás de las vacunas también se encamina hacia la inhabilitación total del virus causante de una enfermedad específica por medio del uso de químicos. Esto garantiza que el virus sea incapaz de reproducirse y propagarse; actualmente, se ha inhabilitado virus como la polio, la hepatitis A y la rabia.

Entre las principales ventajas de este tipo de vacunas se encuentra la eliminación de esas enfermedades, es decir, que es prácticamente imposible que el organismo humano las desarrolle o las transmita, además de que cualquier persona (incluso aquellos con un sistema inmune débil) puede recibir una dosis de estas inmunizaciones.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado