Inicio » Entretenimiento » Libros » 5 datos poco conocidos acerca de Hans Christian Andersen

5 datos poco conocidos acerca de Hans Christian Andersen

El 2 de abril es el cumpleaños de Hans Christian Andersen y en su honor se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. En esta (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
El 2 de abril es el cumpleaños de Hans Christian Andersen y en su honor se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. En esta fecha se celebran vida y obra de este autor a todo lo largo y ancho del mundo. Los cuentos de Andersen sentaron las bases para otros clásicos infantiles como Viento entre los sauces de Kenneth Grahame and Winnie the Pooh de A.A. Milne.

Sus cuentos de hadas siguen vigentes y son inmensamente populares. El nuevo traje del emperador y El patito feo se han convertido en clásicos de todos los hogares, ya sea con el libro impreso o por tradición oral. No importa que hayas nacido entre patos, mientras lo hayas hecho de un huevo de cisne. “El Patito feo”

Los eternos de Hans Christian Andersen

Shutterstock

Todos conocemos los cuentos de Andersen casi de memoria porque nos han acompañado durante la niñez y son, hoy, los guardianes de los sueños de nuestros propios hijos. Algunos de los más famosos son: La sirenita, La princesa y el guisante, La pequeña cerillera, La reina de las nieves, Pulgarcita, Los cisnes salvajes y El soldadito de plomo.

Aprendamos un poco más acerca de este genial escritor que nos regaló magia en palabras, en el día de su cumpleaños. Te invito a sumergirte y aprender junto con tus hijos de esta serie de hechos desconocidos acerca de su vida.

1. Su literatura

Un libro en una mesa de madera
Shutterstock

Hans Christian Andersen (Odense, Dinamarca,  2 de abril de 1805— 4 de agosto de 1875) fue un autor y poeta particularmente conocido por sus cuentos para niños. Pero, ¿sabías que fue el primer autor danés cuyo sustrato social era extremadamente pobre y que fue reconocido mientras estaba vivo? Fue aclamado y adorado por entretener a niños de todo el mundo e, incluso, disfrutó de prebendas y honores reales.

2. Hans Christian Andersen tenía problemas de redacción

Una nota escrita para un libro en manuscrita con tinta
Shutterstock

A pesar de que Hans y Christian son nombres tradicionales daneses, la combinación de ambos es extremadamente rara en Dinamarca. Andersen fue siempre diferente en todo desde la cuna, tenía dislexia y, aunque aprendió a leer, nunca pudo deletrear correctamente las palabras y su escritura era espantosa, casi tanto como su gramática.

Como resultado, su estilo de escritura es muy cercano al lenguaje coloquial de la calle, lo que ha mantenido su obra fresca hasta hoy en día. Sus editores corregían sus faltas de ortografía pero dejaron intacto el estilo que hoy tanto nos gusta.

3. Su padre le leía

Hijo junto con hombre leyendo un libro
Shutterstock

Fue el propio padre de Andersen quien introdujo al autor, entonces un niño, en la literatura leyéndole Las mil y una noches. Al principio,  Andersen no estaba muy orgulloso de sus cuentos de hadas, le avergonzaban un poco y pensó en dejar de escribirlos. Pero, en determinado momento, pensó que eran algo así como “poesía universal” y siguió escribiendo dentro de este género. Su poesía y sus cuentos han sido traducidos a más de 150 idiomas. Han inspirado películas, obras de teatro, ballets, canciones y juegos.

4. No todo era un final feliz con Hans Christian Andersen

Shutterstock

Al contrario de lo que nos ha mostrado la industria del cine con Pixar y Disney, los cuentos originales de este autor tenían finales espantosos que hubieran horrorizado a nuestros pequeñitos de hoy. Por ejemplo, la sirenita se suicida, la cerillera muere congelada en la calle y el soldadito de plomo se derrite… eso solo por contar algunos.

5. Su herencia

Shutterstock

En el famoso testamento de Andersen, el escritor solterón y sin hijos dejó una enorme cantidad de dinero a Edvard Collin, su asesor financiero y compañero de toda la vida.  Donó algunos de sus libros y manuscritos, incluyendo algunas ediciones de Charles Dickens, a la Real Biblioteca de Dinamarca y entregó también cartas recibidas de personajes famosos para que fueran publicadas.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado