Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y Leyendas: Cabeza de Flecha, el tonto afortunado (segunda parte)

El guerrero Cabeza de Flecha enfrenta más pruebas para poder casarse con Maíz Amarillo. ¿Podrá vencer los pruebas para lograrlo?
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock, Guerrero Cabeza de Flecha
  • Mitos y leyendas te trae la segunda parte de la leyenda del guerrero Cabeza de Flecha, el tonto afortunado.
  • En esta segunda parte te compartimos si es que el guerrero logra casarse con Maíz Amarillo.
  • Luego de rescatar a Pequeña Flor, nuestro héroe enfrenta una nueva petición de la dama.

Luego de haber rescatado a Pequeño Flor, los acomas celebraron una fiesta donde todo mundo cantaba y bailaba. Creían que habría boda en ese instante, pero Maíz Amarillo de nuevo alzó la voz.

«Me casaré sólo cuando tenga un caballo igual que Demonio». La gente detuvo las celebraciones. Hubo tristeza en el rostro del Jefe Nube Negra. No obstante, él y Cabeza de Flecha charlaron con los sabios para cumplir la petición.

Ellos le dijeron que sólo existían un caballo capaz de hacer lo mismo que Demonio. Se llamaba Flamígero y vivía en el infierno. Nuestro pobre protagonista se vio desanimado por completo.

Sin embargo, su caballo no lo dejaría solo. Le dijo en la noche, «No desesperes. Escucha. Habla con Nube Negra para que te entregue dos cajas para amarrar a mi montura. Dile que te entregue dos sacos de resina, dos bolsas de punta de flecha de pedernal, la mitad de 1 venado y 1 saco de avena, trigo y maíz».

Al infierno

Infierno, Caos, Rojo, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Cabeza de Flecha juntó todo lo necesario. Él y Demonio, luego de mucho caminar, pudieron encontrar la cueva que se conectaba con el infierno. En la entrada, se escuchaban ruidos de viento, como de tormentas.

Los ruidos eran aves. Estas cantaban para hacer dichas tormentas para avisar al caballo que alguien había entrado a la cueva y así el se alejara. «Tira el maíz y el trigo», dijo Demonio. Las aves bajaron y dejaron de cantar.

Posteriormente, se toparon con lobos, leones y osos. «Dales el venado, pero pártelo en trozos». Él hombre tiró el venado poco a poco, y las fieras, así, comieron y los dejaron pasar.

Siguieron su camino. Así estuvieron durante toda la noche y el día. Llegado a un punto, Demonio hizo un sonido para que Flamígero apareciera, pero sólo su eco regreso. En otro intento más, se escuchó a lo lejos algo.

El Caballo Flamígero

Caballo, Negro, Fantasma, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Siguieron avanzando. Cuando llegaron un punto Demonio dijo, «Cuando yo te diga, bajas al piso y derramarás la resina en un gran círculo a mi alrededor. Encima de ella tienes que tirar las flechas de pedernal».

En el momento en que los sonidos del caballo Flamígero se oyeron cerca, Cabeza de Flecha se dispuso a dibujar el círculo. «Escóndete, para que el caballo no te vea». Demonio le explicó a su amo, «Cuando este llegue, lucharemos.»

Luego, le pintó el escenario. Demonio dijo «Dos veces soplaré fuego con la nariz. Si la resina no prende, Flamígero nos matará; si sí prende, él se rendirá». En ese instante, Flamígero llegó como si fuera el viento de un tornado, pateando y relinchando con sus patas traseras.

Cabeza de Flecha tembló del miedo. Demonio escupió el fuego pero el círculo no prendió. Lo hizo una segunda vez y salió victorioso. Flamígero dijo: «Vaya !Ahora tengo amo! Haré lo que tú me pides y te seguiré con gusto a donde sea.

Cabeza de Flecha regresa a donde Maíz Amarillo

Pueblo, Piedra, Tribus, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Nube Negra estaba contento y feliz con nuestro protagonista. «Ahora sí, te casarás con este hombre.» No obstante, Maíz Amarillo dijo, «todavía no. Jugaremos al escondite dos veces.»

La mujer explicó las reglas, «Primero, yo me ocultaré dos veces. Si me hallas, entonces tú lo harás el mismo número de veces. Si no puedo encontrarte, me casaré contigo».

Todos dijeron que estaban de acuerdo con el juego. Maíz Amarillo se escondió. Nuestro guerrero estaba un poco nervioso con el juego.

Pensaba si podría ganar de nuevo. Flamígero se acercó a él y le dijo que no se preocupara y que todo saldría bien para Cabeza de Flecha. El juego comenzó.

Flamígero ayuda a Cabeza de Flecha

Cisne, Lago, Cabeza de Flecha, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Preocupado, Cabeza de Flecha comenzó a buscar. Flamígero le dijo, «presta atención. Ve a buscar un arco y una flecha con el Nube Negra y luego ve a la orilla del lago y dispara al hermoso cisne que veas ahí».

Antes de tirar la flecha al cisne Cabeza de Flecha exclamó, «¡Esta noche quiero cenar cisne!» «¡Detente!, grito Maíz Amarillo, «no me dispares…¡El cisne soy yo!» La primera victoria era para el guerrero.

La chica se escondió de nuevo. Esta vez, Demonio ayudó al suertudo dueño que tenía. Lo mandó a la cocina del jefe Nube Negra para rebanar un pan que se encontraba ahí.

Al llegar ahí y con cuchillo en mano exclamó, ¡observen que pan tan sabroso ese! ¡Cortaré un pedazo!». Rápidamente, la cocina se lleno de una voz «¡Para! ¡Se trata de mí!» , Maíz Amarillo salió de ese pan.

Cabeza de Flecha se oculta

Flamígero, Nariz, Fuerza, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Llegó el turno de Cabeza de Flecha de esconderse. De nuevo sus caballos lo ayudaron para que pudiera salir victorioso. En la primera ronda, Demonio hizo que fuera una mosca.

Después se fue volando por todos lados y pudo fácilmente evadir por completo a Maíz Amarillo, quien por ningún lado podría hallar a Cabeza de Flecha. Admitió su derrota.

La segunda fase comenzó. Esta vez Cabeza de Flecha se ocultó en la pezuña de Flamígero. La pobre Maíz Amarillo no podía encontrar rastro alguno del joven. Al final se rindió. Le pidió «por favor, sal».

Antes de aparecer, el guerrero Cabeza de Flecha ya había ganado algo de astucia y dijo, «Está bien, pero debes prometer que te casarás conmigo, si no, pasarás años buscándome».

El Guerrero Cabeza de Flecha se casa

Cabeza de Flecha, Bosque, Prueba, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Derrotada, Maíz Amarillo dijo, «No seas cruel, por favor, yo te prometo que mañana mismo nos casaremos». De esta forma, el guerrero Cabeza de Flecha apareció ante ella.

Así, este hijo menor de una familia grande se hizo no solo de una esposa, sino de dos majestuosos caballos. La suerte estaba de su lado con cada paso que él hacia.

Entonces, si bien no era muy inteligente nuestro guerrero Cabeza de Flecha, tenía algo que lo hacía especial, un tipo de favor divino que lo protegió y lo ayudó a superar cada prueba que se le presentó.

Esperamos que te haya agradado esta historia maravillosa. Mitos y Leyendas se despide por el momento y agradece tu preferencia y que hayas llegado hasta aquí.

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio