Inicio » Salud » Cómo lidiar con un mal caso de germofobia

Cómo lidiar con un mal caso de germofobia

La germofobia es una condición en la cual una persona tiene un miedo extremo a los gérmenes. Te proporcionamos información que (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

¿Alguna vez te has detenido a pensar si tienes germofobia? ¿Te lavas las manos después de tocar prácticamente cualquier cosa? ¿Qué hay sobre evitar viajar en avión, saludar de mano o usar baños públicos? Aunque ser cuidadosa para desinfectar y limpiar es importante en nuestras salud de todos los días, las personas que padecen germofobia permiten que los gérmenes controlen cómo viven su vida, y si ellos creen que han sido contaminados, a menudo sienten efectos secundarios como sudor, ataques de pánico, mareos, temblores, dolor en el pecho y nauseas.

Nadie sabe con exactitud por qué la gente desarrolla fobias, pero los expertos en la salud mental creen que la gente es más propensa a desarrollar fobias que los protegen del peligro (ejemplos: miedo a las alturas, a animales grandes, etc), y ya que los gérmenes pueden llevar a enfermedades como neumonía por ejemplo, algunas veces, este miedo es llevado a un nivel irracional.

La misofobia

Unas manos con jabón para acabar con los gérmenes
Shutterstock

Cuando  se trata de esta condición, clínicamente conocida como misofobia, experiencias traumáticas como una enfermedad de la niñez, la muerte de un padre, o procedimientos médicos aterradores, por ejemplo, puede condicionar a una persona para tener miedo en exceso a los gérmenes, y a tomar medidas extremas para evitarlos en la edad adulta. Las fobias también pueden presentarse en las familias a través de la genética o pueden ser simplemente aprendidas de cuidadores.

Pero solo porque tú o tu ser querido tienen miedo a los gérmenes, no significa que tenga que vivir así por siempre. Las fobias son altamente tratables y, a menudo, solo requieren de unas cuantas sesiones con un profesional de la salud mental calificado. Una forma de tratarlas es a través de la terapia cognitiva conductual, la cual ayuda a las personas a replantear pensamientos intrusivos y fóbicos.

Otros tratamientos

Shutterstock

Otra es conocida como desensibilización, donde la persona con fobia lentamente es expuesta al estímulo que causa miedo (gérmenes) para combatir su miedo. Algunos doctores tal vez prescriban medicamentos anti-ansiedad para ayudar a la gente con misofobia a enfrentar sus miedos durante el tratamiento para permitirles funcionar en público. Otros, por ejemplo, se encuentran curados en solo dos o tres sesiones de hipnoterapia. Como padres, este tema puede ser especialmente relevante, ya que los bebés y niños tocan y comen todo lo que hay a la vista.

Martin Blaser, MD, un profesor de medicina interna en la Universidad de New York dijo a WebMD: “La mayoría de los gérmenes que están en nuestro medio ambiente y que viven en nuestros cuerpos no solo son inofensivos; han estado con nosotros por milenios”. Debido a los cambios con el tiempo en el comportamiento humando, muchos microbios, como aquellos que viven en los intestinos, están desapareciendo. “Estos realizan funciones fisiológicas importantes, pero debido a la vida moderna, están cambiando y están desapareciendo”, dijo Blaser. “Esas desapariciones tienen consecuencias, algunas buenas, otras malas”. Por lo tanto, debido al comportamiento germofóbico, cuando sobre desinfectamos el medio ambiente de un niño, tal vez lo privemos de la oportunidad de construir un sistema inmune fuerte. Como con la mayoría de las cosas en la vida, mantener a tus hijos saludables es una cuestión de encontrar el equilibrio.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado