Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y leyendas: El Gallo de la catedral

La leyenda del gallo de la catedral narra cómo Don Ramón reta a este y es víctima de un castigo que lo transforma en otra persona.
2024-04-15T17:21:32+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Gallo de la catedral, Shutterstock
  • Mitos y leyendas te comparte la leyenda del gallo de la catedral.
  • Un tal Don Ramón era una persona conocida por su arrogancia y prepotencia.
  • Estaba tan borracho que no se dio cuenta que retó a quién no toleraría más faltas de respeto.

En los días de antaño cuando Quito vivía un hombre de carácter fuerte llamado don Ramón Ayala, conocido como un auténtico bravucón del barrio.

Una de sus rutinas diarias era visitar la tienda de doña Mariana en el tradicional barrio de San Juan. La reputación de doña Mariana como la mejor productora de mistelas de la ciudad era bien conocida.

Se decía que era una mujer hermosa y que había conquistado el corazón de todos los hombres del vecindario con su belleza y sus bebidas.

En la tienda, don Ramón pasaba horas charlando con sus amigos y bebiendo mistelas con gran entusiasmo.

Prepotencia

Botella, Mano, Servir, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Cuando se embriagaba, se volvía aún más arrogante, proclamando su superioridad sobre los demás.

Después de unas cuantas copas, se despedía ruidosamente y se tambaleaba por las calles hacia su casa, cerca de la Plaza de la Independencia.

Sobre la iglesia Mayor de la ciudad, descansaba desde hace años el «Gallo de la Catedral».

Sin embargo, a don Ramón no le importaba mucho este símbolo de la ciudad. En su embriaguez, desafiaba al gallo de la Catedral, proclamando su propia superioridad.

Castigo

Canto, Gallo de la catedral, Pasto, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Dicen que las continuas provocaciones de don Ramón enfurecieron al gallo de la Catedral. Una noche, mientras don Ramón se acercaba a su lugar habitual, sintió una ráfaga de viento sobre su cabeza.

Al no encontrar al gallo en su sitio, se llenó de temor. Sin embargo, trató de mantener su valentía frente al gallo.

Pero antes de poder decir una palabra, recibió una espuela en la pierna y un picotazo en la cabeza que lo dejó en el suelo.

Desde esa posición, vio al gallo de la Catedral mirándolo con furia. Don Ramón, ahora asustado, pidió perdón al gallo.

Promesa

Piedra, Roca, Gallo de la catedral, MundoNow, Podcast
Shutterstock

El gallo, con voz grave, le hizo prometer que no volvería a beber mistelas ni a insultarlo. Don Ramón prometió, y el gallo le advirtió que si no cumplía, tomaría medidas más drásticas.

Después de ese encuentro, don Ramón cambió. Se volvió más responsable y nunca volvió a sus malos hábitos. Algunos dicen que todo fue una broma planeada por sus vecinos para corregir su comportamiento.

La tienda de doña Mariana perdió popularidad y las mistelas dejaron de ser tan famosas. Nadie desafió al gallo de la Catedral después de eso, y la ciudad continuó con su vida tranquila bajo su protección.

Mitos y leyendas se despide de ti por el momento y espera que la leyenda del gallo de la catedral haya sido de tu agrado. ¡Hasta la próxima!

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio