Buscar
Aprieta "Enter" para buscar o "ESC" para cerrar.

Mitos y Leyendas: El Dios Enano Coquena

El Dios Coquena está descrito como un enanito que protege a rebaños de pastores crueles y los castiga arrebatando estos de ellos.
2024-01-03T13:34:07+00:00
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock, El enano coquena
  • Genny de Bernardo te comparte la leyenda de Coquena, el dios enano que protege animales.
  • Coquena es un dios enano que vive en las montañas y tiene la capacidad de volverse invisible para proteger a las llamas de los pastores crueles.
  • En esta leyenda, Coquena no puede defender a un rebaño, pero fabrica un plan para que nadie salga lastimado.

En lo profundo de mis amadas montañas, mis queridos valles y mi añorada quebrada, entre murallas mágicas y oscuros desfiladeros donde rara vez ha caminado el ser humano, reside Coquena.

Solo unos pocos afortunados han tenido el privilegio de encontrarse con Coquena, el dios enano que se viste y calza como los humildes cholitos que cuidan de las vicuñas en el valle.

Sin embargo, Coquena posee el don de volverse invisible cuando decide llevarse las llamas de un pastor que las trata con crueldad.

Coquena siente un profundo amor por la naturaleza, pues es un dios antiguo, mucho más antiguo que la llegada de los hombres blancos a estas tierras.

Protecto de animales

Llama, Rebaño, Pradera, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Tiene una mano suave, delicada como la lana, para cuidar de los animales de la Puna, y otra mano pesada, hecha de plomo, para castigar a los cazadores que amenazan la vida de las llamas salvajes.

Estas de tanto que eran cazadas, ya habían sido llevadas al borde de la extinción.

En una ocasión, tres cazadores se aventuraron en las montañas con la intención de matar todas las llamas que encontraran.

Cuando apuntaban sus escopetas hacia una tierna y desamparada llama, un joven llamado Nico, un cholito de la región, los detuvo.

Ucumar

Escopeta, Gatillo, Cazar, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Les advirtió que no solo Coquena merodeaba por esas tierras, un antiguo dios que no podía enfrentar las armas de fuego, sino también el Ucumar, un gigante que sacudía la tierra con su paso.

Los cazadores, intrigados, preguntaron quién era el Ucumar. Nico les explicó que se trataba de un colosal ser que habitaba las montañas y hacía temblar la tierra a su paso.

Rápidamente, el cholito se escabulló entre las rocas con su llama antes de que los cazadores pudieran dispararle.

Decidieron entonces dirigirse hacia donde Coquena se encontraba. Pensaron que allí encontrarían numerosas llamas para cazar.

Coquena pide ayuda

Gigante, Montaña, Pradera, MundoNow, Podcast
Shutterstock

Mientras avanzaban por la montaña, se toparon con un valle donde cientos de llamas estaban siendo arreadas por el Dios enano, quien emitía su inconfundible silbido.

Los cazadores se emocionaron y apuntaron sus escopetas, ignorando las advertencias de Nico, convencidos de que Coquena no podía hacer nada contra sus armas de fuego.

Sin embargo, en ese preciso momento, Coquena apareció ante sus ojos con un grito de «¡Momento!».

Aunque los cazadores no se detuvieron, ya que creían que Coquena era impotente ante sus armas, de repente, sintieron la tierra temblar bajo sus pies.

Trabajo en equipo

Coqueno, Llamas, Pradera, MundoNow, Podcast
Shutterstock

No podían creer lo que veían: ¡era el Ucumar! El gigante venía en auxilio de Coquena.

Los cazadores, atemorizados, corrieron tan rápido como pudieron y desaparecieron de la región, nunca más volvieron a ser vistos por aquellos lugares.

Así fue cómo un antiguo ser mágico recibió ayuda de otro, más reciente en la tradición, pero que comprendía mejor cómo enfrentar los desafíos de los tiempos modernos.

Mitos y Leyendas se despide por ahora y espera que la leyenda de Coquena te haya gustado. ¡Nos vemos!

Etiquetas:
Artículo relacionado
Regresar al Inicio