Inicio » Mami » ¿Cuándo hay que llevar a un niños al psicólogo?

¿Cuándo hay que llevar a un niños al psicólogo?

Algunas veces es necesario que los niños cuenten con apoyo y aquí te decimos cuándo podrías llevar a un niño al psicólogo con (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • En Estados Unidos, la mayor parte de los niños con ansiedad, depresión y problemas de conducta recibe terapia psicológica
  • El cuidado de la salud mental en la infancia podría ayudar a diagnosticar padecimientos de forma oportuna
  • ¿Cuáles son las señales de alerta para agendar una cita con el terapeuta?

¿Cuándo es tiempo de llevar a los niños al psicólogo? Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos, tan sólo durante el 2021, la mayoría de niños acudió a terapia por diferentes motivos.

Entre estos destacan los trastornos de ansiedad, la depresión y los problemas de conducta, que pueden ser detonados por padecimientos subyacentes o por problemas externos que requieren de una atención especializada. Si quieres saber cuándo es momento de llevar a los niños al psicólogo ¡Aquí te lo contamos!

4. Cuando muestran un cambio súbito en su comportamiento

Shutterstock

Una de las primeras señales de alerta que te indicarán cuándo es hora de llevar a un niño al psicólogo es cuando comienzas a notar un cambio en su comportamiento. Si el cambio es de un día para otro o se da en un tiempo muy reducido, lo mejor es agendar una cita con el terapeuta, quien indicará cuál es el tratamiento adecuado para las necesidades del niño.

Esto puede manifestarse de varias formas; por ejemplo, si el niño antes llegaba con buenas calificaciones a casa y de un día para otro comienza a mostrar un declive en su rendimiento académico, es posible que esté atravesando por una situación que le causa inquietud y que podría sobrellevar con ayuda de un profesional de la salud mental.

3. Problemas de ira o impulsividad son razón para el psicólogo

Shutterstock

Muchas veces, a los niños les cuesta trabajo controlar sus emociones, especialmente ante situaciones inesperadas que les producen ansiedad, confusión o molestia, pero cuando los problemas de ira o impulsividad se manifiestan con más frecuencia o parecen más difíciles de controlar, entonces es momento de llevar a los niños al psicólogo.

Este podrá hacer una evaluación del comportamiento del niño, identificar cuál es el contexto que le ha llevado a desarrollar estas conductas y a encontrar un camino para mejorar su calidad de vida, tanto en la infancia como en la adultez.

2. Cuando hay una pérdida familiar es bueno ir al psicólogo

Una adolescente con un psicólogo
Shutterstock

Las pérdidas son una de las razones principales por las que un niño debe acudir a terapia, y es que esto podría ayudar a que comprenda mejor su nuevo entorno para así poder adaptarse a una nueva realidad. En este sentido, las pérdidas pueden tratarse de fallecimientos, divorcios o alejamiento físico de una persona que ha sido importante en la vida del niño que acude a terapia.

Recuerda que no todos los niños tienen la capacidad de procesar los acontecimientos de la vida conforme estos se van desarrollando, y es por eso que esto contesta la interrogante de cuándo llevar a un niño al psicólogo ya que requieren de ayuda externa, pues así les será más sencillo externar sus preocupaciones y compartir sus emociones en un ambiente de validación.

1. Si el niño manifiesta ansiedad o depresión

Una terapia que un paciente tiene con un psicólogo
Shutterstock

La ansiedad puede surgir por muchas razones, y en la infancia no siempre es posible que los niños identifiquen la situación exacta que les está causando un malestar. Por ejemplo, los niños pueden sentirse ansiosos por las tareas de la escuela, por hacer amigos o por alejarse de su familia durante muchas horas del día.

En ocasiones, los niños también sufren de episodios de depresión que se manifiestan, entre otros síntomas, con un desinterés por actividades que antes les causaban felicidad o por falta de apetito e irritabilidad que requieren de la ayuda de un profesional para sobrellevar y, así, encontrar herramientas que les sirvan a los niños para todas las etapas de la vida.

Continua artículo relacionado