Inicio » Hoy » CRÓNICA TEXAS: Edwin Rodrigo Castro se ahoga en el Río Bravo por salvar a una mujer

CRÓNICA TEXAS: Edwin Rodrigo Castro se ahoga en el Río Bravo por salvar a una mujer

Edwin Rodrigo Castro de la Parra sacrificó su propia vida para salvar a una mujer embarazada de morir ahogada en la frontera.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Edwin Rodrigo Castro de la Parra sacrificó su propia vida para salvar a una mujer embarazada de morir ahogada en la frontera.
FOTO: Cortesía Caridades Católicas
  • Inmigrante ahogado: Edwin Rodrigo Castro de la Parra murió luego tras lanzarse a rescatar a una mujer en el Río Bravo
  • La mujer estaba embarazada e intentaba cruzar hacia Estados Unidos
  • El inmigrante guatemalteco vivía en un campo de refugiados en Matamoros y esperaba por asilo

Edwin Rodrigo Castro de la Parra sacrificó su propia vida para salvar a una mujer embarazada de morir ahogada en la frontera.

Edwin Rodrigo Castro, de 20 años, era un inmigrante de Guatemala que aguardaba en un campo de refugiados en Matamoros, México, su audiencia de asilo para entrar a Estados Unidos.

Un muchacho jovial, de sonrisa franca, cuerpo enjuto, con la vida llena de ilusión y esperanza. Pero la furia de la naturaleza lo mató.

El martes 18 de agosto el muchacho murió cuando se lanzó a las turbulentas aguas del Río Bravo para salvar a una mujer embarazada, que intentó cruzar hacia el otro lado y fue arrastrada por la corriente.

La mujer que intentó cruzar iba con otro grupo de personas, que se desesperaron y tomaron la decisión de adentrarse al futuro promisorio sin calcular los riesgos.

Edwin Rodrigo Castro salvó a la mujer acercándola a la orilla, pero estaba tan cansado que fue a él a quien la corriente lo jaló.

Una tragedia más como muchas otras de los cientos de inmigrantes, tal vez miles, que intentan cruzar la frontera entre los dos países.

La historia que ahora se cuenta es un rompecabezas de varias narraciones hechas a MundoHispánico por teléfono, por otros inmigrantes y activistas que están en el mismo campo de refugiados en el que vivía Castro de la Parra junto a su familia. Muchos esperando tan sólo por tener una vida mejor en Estados Unidos.

El inmigrante Edwin Rodrigo Castro de la Parra (FOTO: Caridades Católicas)

Edwin Rodrigo Castro hizo a larga travesía junto a su esposa, su abuela y su hija de dos años desde Guatemala hasta Matamoros, México, con la esperanza de entrar a Estados Unidos. Tenían 240 días a la espera de una audiencia con las autoridades de migración.

Archivado como: Edwin Rodrigo Parra

Norma Pimentel, una monja de la organización Ayudándoles a Triunfar A.C. de Caridades Católicas, dedicada  prestar auxilio a los inmigrantes en el sureste de Texas, sabía que Castro de la Parra no sabía nadar.

Lo sabían todos en el campo de refugiados porque el muchacho les dijo varias veces que no sabía nadar. Aún así no le importó lanzarse a la corriente.

Aquel aciago martes en la tarde una mujer, de quien no se revelará el nombre por discreción, desesperada porque las autoridades de migración de Estados Unidos no le respondían su petición de asilo, decidió cruzar como indocumentada.

Castro de la Parra conocía a la mujer por sus días en el campo de refugiados. En un momento el hombre se acercó a la ribera del lado mexicano del Río Bravo y escuchó gritos desesperados. Sin dudarlo el hombre se lanzó al agua.

Súbitamente reinó la conmoción. Gritos desesperados.  Reclamos de ayuda. Las aguas del turbulento río que separa a Estados Unidos de México lanzaron de regreso a la orilla a la mujer embarazada, quien se pudo poner a salvo gracias a Castro de la Parra.

 

Archivado como: Edwin Rodrigo Parra

Edwin Rodrigo Castro no sobrevivió. La madre de Pimentel asegura que el chico no quería cruzar la frontera como indocumentado porque aguardaba su cita de migración junto a su familia.

Simplemente quiso ayudar. Es un eslabón más en la cadena de seres humanos que ayudan a otros en ese sueño por tener una mejor vida.

Castro de la Parra desapareció bajo las aguas mientras luchaba con desesperación por volver a tierra. Pero las fuerzas no le ayudaron. El brío de la juventud no fue suficiente.

“Se cayó a lo profundo del río, se ahogó”, dijo la monja de manera lacónica sobre el muchacho que desapareció bajo el tumulto de 19 pies de profundidad, que tiene el caudaloso río y que en la época estival de las lluvias aumenta su fuerza.

Desde ese martes la desolación cubre al campo de refugiados en Matamoros. La monja Pimentel asegura que la gente allá confinada está muy afectada por la muerte del muchacho.

Algunos están desesperados. Muchos huyeron de la violencia y la pobreza de sus países y ahora están hacinados rodeados de violencia y pobreza, a la espera de que Estados Unidos resuelva su situación.

 

Archivado como: Edwin Rodrigo Parra

La activista Andrea Rudnik, de la organización Team Brownsville que ayuda a los inmigrantes, recuerda a Castro de la Parra como un muchacho jovial y de mucho optimismo.

Rudnik rememora especialmente la disposición del joven para sumarse a ella, ayudándoles a otros inmigrantes a acomodar sus casas de campaña para capear el temporal.

De acuerdo a la activista, Castro de la Parra era un muchacho que se estaba convirtiendo en un líder gracias a su vocación de servicio y quien, como mucha gente de Centroamérica, era bilingüe en español y maya.

A las 4:00 de la tarde de aquel martes uno de los refugiados que miraba la aguas, a la búsqueda del cuerpo de Castro de la Parra, lo atisbó arrastrado por la corriente.

En un momento, gracias a la ayuda de otros inmigrantes que se unieron en una cadena humana tomándose de los brazos, lograron sacar el cuerpo del inmigrante guatemalteco. Lo llevaron al campamento de refugiados.

Según la monja Pimentel, ahora Edwin Rodrigo Castro de la Parra será enviado a su natal Guatemala, de donde salió hace casi un año buscando una vida mejor. Su esposa, su hija y su abuela volverán a casa para acompañarlo en su último viaje.

El inmigrante no pudo alcanzar el sueño americano. Murió mientras esperaba junto a su familia que Estados Unidos les diera asilo.

 

Archivado como: Edwin Rodrigo Parra

Acerca de Mundo Hispanico.com – sitio web de noticias e información en español.

MundoHispánico es la empresa número uno de medios digitales en español en Estados Unidos que opera de forma independiente.

Desde su inicio en Atlanta, Ga. en 1979, MundoHispanico.com, propiedad de Mundo Hispano Digital Network, ha crecido rápidamente. Se ha convertido en el periódico semanal en español más leído en el sureste del país; y en uno de los sitios web de noticias e información en español más grandes de Estados Unidos.

Además de perfilarse como líder en noticias de última hora para la audiencia de habla hispana en Estados Unidos; MundoHispanico.comcuenta con varias plataformas optimizadas para el marketing, como Mundo Dinero, Mundo Motor, Mundo Latina y Mundo Fan, que brindan a nuestro público contenido exclusivo y relevante sobre estos temas que los apasionan.

MundoHispánico tiene 8 millones de seguidores en Facebook que interactúan con todas sus plataformas, con noticias de última hora y coberturas de video en vivo de los principales hechos de trascendencia nacional. Encuéntranos en Instagram, Youtube y Twitter.

 

Archivado como: Edwin Rodrigo Parra

Continua artículo relacionado