Inicio » Hoy » Crónica: Policía saca a latino de la cama mientras dormía con su hijito

Crónica: Policía saca a latino de la cama mientras dormía con su hijito

Crónica: Policía saca a latino de la cama mientras dormía con su hijito. La ‘roommate’ les echó a las autoridades porque quería tomar en paz.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross
  • Crónica: Policía saca a latino de la cama mientras dormía con su hijito
  • La ‘roommate’ les echó a las autoridades porque quería tomar en paz
  • A Manuel ahora le espera un tedioso proceso legal para salir de ese problema

Crónica Policía latino cama. Dicen por ahí que “más vale solo que mal acompañado” y cuanta razón tienen, pero contrario a lo que muchos creen, esto no aplica solo para las parejas, sino que también al momento de armar sociedades, escoger amistades y hasta compañeros de vivienda, más conocidos en inglés como ‘roommates’.

Y es que mucha gente hoy en día está cometiendo el terrible error de meter en sus hogares a terceras personas, pero al final la relación termina mal, ya sea porque no les pagaron a tiempo lo acordado o cuando tienen un comportamiento diferente al que esperaban, y este literalmente fue el caso de un hispano que reside en Georgia.

Solo trataba de descansar con su hijito

Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

Manuel Rivera Gutiérrez, de 28 años, salió tarde del trabajo y salió de ahí corriendo a recoger a su hijito que estaba donde la niñera. Apenas cenó algo rápido que compró en la calle, pues lo que quería era llegar cuando antes a su apartamento para tratar de descansar lo más posible, pues al día siguiente, le esperaba otro largo día laboral.

Desde que su mujer lo dejó hace unos meses atrás esa ha sido su rutina. De hecho, dicha separación fue tan dura, que el muchacho de origen hondureño hasta intentó quitarse la vida cortándose las venas, pero afortunadamente los paramédicos llegaron a tiempo y lograron salvarlo. Archivado como: Crónica Policía latino cama

La roommate y su hijo beben descontroladamente

Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

Manuel esperaba que esa noche fuera diferente, porque las anteriores, la mujer a la cual le rentaba la otra recámara de su apartamento casi no lo había dejado descansar pues se la pasaba tomando y haciendo mucho ruido con su hijo mayor de edad. Cuán equivocado estaba el joven catracho.

Y es que ya casi era la medianoche y su ‘roommate’ seguía en la sala bebiendo cervezas con su hijo, riéndose y hasta gritando quién sabe porqué. Eso molestó mucho a Manuel, al punto que se levantó enojado y comenzó a discutir con la pareja de manera muy acalorada. Al ver que no querían entender, el centroamericano le lanzó al piso sus latas con licor. Archivado como: Crónica Policía latino cama

Reportaron un acto de violencia doméstica

Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

La mujer y su hijo se sintieron agredidos y llamaron al 911 para denunciar a Manuel por agresión. Ellos aseguraron a la operadora que él los había empujado y hasta pegado un puntapié. En cuestión de minutos llegaron al domicilio en cuestión tres uniformados del Departamento de Policía de la ciudad de Norcross.

Entre ellos iba el oficial de ascendencia latina Jonathan Reyes. Al llegar al apartamento, tocaron a la puerta y de inmediato les abrió una de las supuestas víctimas. La mujer les dio a los agentes la versión de su historia y estos de inmediato procedieron a buscar a Manuel, quien ya estaba encerrado en su habitación. Archivado como: Crónica Policía latino cama

Lo levantaron cuando estaba acostado con su pequeño

Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

El muchacho en ese momento ya se encontraba tratando de conciliar nuevamente el sueño al lado de su niño. De ahí lo levantaron las autoridades. Le tocaron tan insistentemente a su puerta y fuerte, que por más que trató de hacerse el desentendido no tuvo más remedio que levantarse para rendir cuentas.

“Necesito descansar. Es todo lo que quiero y ellos no me dejan”, le explicó en español a los representantes de la ley y el orden. “¿Tu los golpeaste a ellos?”, le preguntaron a lo que de inmediato respondió negativamente. “Solo les tiré sus bebidas porque este es mi apartamento y nunca me permiten dormir a gusto”. Archivado como: Crónica Policía latino cama

Era la palabra de uno contra el otro

Crónica Policía latino cama
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

Los supuestos agredidos no tenían evidencias de haber sido lesionados, así es que era la palabra de una parte contra la de la otra, pero como se trataba de dos contra uno, los oficiales tomaron la decisión de llevarse a Manuel al precinto acusado de violencia doméstica, algo que a él le parecía completamente injusto.

El hondureño rechazaba por completo las acusaciones en su contra y hasta despertó a su hijito para que él mismo le contara que su papá no había hecho nada malo, pero el menor estaba todo adormitado, así que es que casi nada pudo decir, por ende, su esfuerzo fue completamente en vano. Archivado como: Crónica Policía latino cama

“Por favor entiéndanme. Yo soy la víctima aquí”

hispano en problemas
Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett

Manuel les dijo repetidamente a los uniformados que el hijo de su ‘roommate’ era un atrevido porque se metía a su cuarto y tomaba sus cosas personales sin su consentimiento. Que ya se sentá cansado de ellos, pero que no querían irse a vivir a otro lado. “Este es mi apartamento y tengo el derecho de correrlos porque yo lo pago”, les recalcó.

Ni siquiera eso le contó a su favor. Lo sacaron y esposaron, para luego recluirlo en la cárcel del condado de Gwinnett donde le impusieron una fianza de 15 mil dólares por los cargos que le fueron imputados. Ese monto es todavía mucho mayor de lo que su denunciante le paga en todo el año por vivir ahí. Archivado como: Crónica Policía latino cama

Una típica costumbre de muchos hispanos

hispano en problemas
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

Tristemente, el vivir amontonado es una tradición en nuestra comunidad. Mucha gente se acostumbra a rentar cuartos para ayudarse con los gastos. He visto hogares de tres recámaras donde viven hasta 20 personas. Tienen hasta cuatro camas por habitación o sea que en cada una vive una familia completa.

Pienso que tarde o temprano todos nos podemos ver obligados a estar así, pero eso debería ser temporal mientras se sale del apuro y no necesariamente tenemos que hacerlo una costumbre. De asa clase de prácticas salen peleas, traiciones amorosas y hasta abusos sexuales contra niños. Lo he visto muchas veces, pero no entendemos. Ni modo. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Archivado como: Crónica Policía latino cama

Continua artículo relacionado