Inicio » Hoy » Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla y después quiso simular algo increíble para despistar a la policía... pero salió mal.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
policía de Nassau
  • Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla.
  • Sixto Tapia-Angeles asesinó a María D. Rodríguez-Pérez por celos.
  • Después intentó algo macabro… pero fue arrestado a tiempo.

Sixto y María estaban en su casa de Hempstead. Vivían juntos, pero María empezaba a arrepentirse de haber tomado esa decisión. Con apenas 19 años, sentía que se asfixiaba dentro de una relación con un hombre tan celoso.

Él estaba convencido de que María lo estaba engañando.

No estaba seguro, pero le parecía que ella hablaba con otros hombres. No es que hiciera nada con ellos… todavía, pero todo podía ser.

No podía soportar la idea de que alguien más mirara a María con deseo.

Ella levantó la vista del celular.

Sixto la observaba.

“¿Qué?”, le dijo mientras retiraba un mechó de cabello de su cara.

“¿Con quién chateas?”, contestó Sixto.

María puso los ojos en blanco. Esa actitud era lo que la asfixiaba.

“No chateo con nadie. Reviso mis mensajes”.

“¿Y de quién son los mensajes?”, Sixto se levantó de su silla y se acercó al sofá donde estaba la muchacha. “¿Crees que soy tonto? ¿Crees que no me doy cuenta, perra?”

“¡Hasta acá! ¡Me tienes harta, Sixto! ¡Harta!”

Sixto acercó su cara a la de María, tan cerca, que ella podía casi escuchar su rabia trepándole por la garganta. Retiró su rostro del de él. Empezaba a sentir asco y miedo. Mañana se iría de esa casa.

“Eres una desgraciada, una infiel, ¡¡¡una perrrrrrra!!!”, aulló Sixto.

“¡Estás loco! !Déjame!”, se defendió María.

Pero él se adelantó a su huída y se le tiró encima inmovilizádola. Puso sus manos alrededor del cuello de su novia. Quería que ella confesara, que le dijera toda la verdad para así poder vivir tranquilo.

“¡Dime-con-quién-chateas!”, casi escupió palabra por palabra.

Captura de video News 12

María tenía los ojos desorbitados, forcejeaba sin aliento. Ya no era cuestión de pelear, era cuestión de sobrevivir. Sentía dolor en el cuello e intentaba desesperadamente conseguir un poco de aire.

Las manos de Sixto eran como dos tenazas. Vio su cara sobre la de ella. Estaba desencajado y gritaba, pero ella no podía escuchar lo que decía. Empezó a marearse. Después… nada.

Sixto siguió gritando, apretando, loco de ira y de celos.

Depués sintió que María ya no luchaba y se detuvo.

Ella estaba hermosa, como siempre. Pero su rostro estaba distorsionado. Los ojos se saltaban de las órbitas y parecían mirar a la nada, vidriosos. Su boca abierta en un grito callado le acusaba.

“María. Baby. María…”

María no respondió.

Sixto sintió que el mundo perdía todo sentido. Si ella no estaba, no quería estar allí. Era mejor irse también.

Dejó a la muchacha en el sofá y fue a tropezones hasta la cocina. Agarró un cuchillo. Se levantó la manga de la camiseta. Cerró los ojos y se hizo un corte en la muñeca.

Apenas un hilo de sangre brotó de la herida superficial.

“Mira lo que me haces hacer, baby”, le dijo al cadáver de María.

Volvió al living y la levantó en brazos. La acostó en la cama y la tapó con una sábana. No podía verla así.

Se acostó a su lado y cerró los ojos de nuevo para cortarse otra vez. Esta vez en el antebrazo.

Esperó a morirse… pero no sucedió nada.

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla

Había un silencio espantoso en la casa.

Después de un rato, Sixto se echó a llorar. No podía matarse. No tenía el valor. María se había ido y lo había dejado solo.

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla
Captura de pantalla video NewsDay

Tomó el celular. Marcó el 911. Eran las 8:45 de la tarde del sábado 22 de marzo.

“911, ¿en qué podemos ayudarlo?”

“Necesito una patrulla y una ambulancia”, dijo.

Cuando llegó la policía de Nassau, encontró a Sixto en la cama con las heridas superficiales. A su lado estaba María, medio tapada. Muerta por estrangulamiento.

“Hicimos un pacto, los dos queríamos morir”, dijo Sixto en un intento por hacer pasar su crimen por un suicidio voluntario.

Pero, hasta donde se sabe, nadie se estrangula con las manos hasta morir. Así que la policía lo escuchó sin darle mucho crédito.

Declararon a María muerta en el lugar y arrestaron a Sixto. Lo acusaron de asesinato en segundo grado.

“Estos dos tuvieron una relación juntos y, esa noche, tuvieron un incidente doméstico que se volvió físico”, dijo el Teniente Stephen Fitzpatrick. “Durante ese disturbio físico, Sixto estranguló a María, causándole la muerte, y luego tomó una navaja de afeitar e intentó simular pareció que ambos quisieron suicidarse”.

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla

Sixto Tapia-Angeles fue llevado al Centro Médico Mercy en el Centro Rockville para el tratamiento de sus heridas y asistencia psicológica, dijo Fitzpatrick. Fue arrestado el lunes.

Después fue detenido sin derecho a fianza en su lectura de cargos el martes, según Brendan Brosh, portavoz de la oficina del fiscal de distrito del condado de Nassau.

Crónica: Estranguló por celos a su novia hasta matarla
Captura de pantalla video NewsDay

No se pudo contactar a un abogado defensor de Tapia-Ángeles, que fue sacado por dos detectives del cuartel general de la policía con una máscara facial como precaución debido al coronavirus, para que comentara.

La familia de Rodríguez-Pérez no pudo ser contactada para hacer comentarios.

Una vez más, hermano, los celos y las relaciones conflictivas terminan en tragedia, en muerte, en el final prematuro de vidas muy jóvenes como la de María, que con sus 19 años, apenas empezaba a vivir.

¡Qué desastre! Pasa el tiempo pero este tipo de crímenes sigue en la portada de las noticias cada cierto tiempo… parece que no aprendemos nada de nada.

Esta fue mi crónica de hoy, gracias por leeeme. Te espero en la de mañana, como siempre.

*Nota del editor: esta crónica está basada en un caso real y cuenta con elementos ficticios propios de este género.

Continua artículo relacionado