Inicio » Hoy » Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados

Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados

Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados. Pablo logró amasar una fortuna a costillas de sus pobres trabajadores.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica Empresario explotaba indocumentados
FOTO Especial MH
  • Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados
  • Pablo logró amasar una fortuna a costillas de sus pobres trabajadores
  • El mexicano ponía a cortar árboles a su gente sin pagarles lo acordado

Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados. A pesar de que Estados Unidos es un país de leyes severas, nunca falta alguien que se quiera pasar de vivo con otras personas más vulnerables y los inmigrantes sin papeles están dentro de esta categoría. Son muchos los patrones o dueños de compañías que suelen aprovecharse de la mano de obra buena pagándoles lo menos posible o incluso estafándolos.

Pablo Rangel Rubio, de 53 años y residente de la ciudad de Rincon (Georgia), era uno de esos tantos malos jefes que sobrecargaban con trabajos pesados a los pobres hispanos que tenían la desgracia de llegar a trabajar para él. Pero el mexicano era mucho más que un explotador, también se comprobó que lavaba dinero y que era hasta un asesino.

Crónica empresario latino explotaba empleados indocumentado: Se timó a más de un centenar de personas

Crónica: Empresario latino explotaba empleados indocumentados
Chatham County Detention Center

De acuerdo con los expedientes judiciales, Pablo operaba una empresa de tala y mantenimiento de árboles, para la cual habría contratado a más de 100 personas que estaban en el país de manera ilegal. Le gustaba que sus trabajadores fueran indocumentados, pero no los contrabata para hacerles el favor de ayudarles con trabajo.

Su propósito esencial era emplearlos porque sabía muy bien que le sería más fácil aprovecharse de ellos en comparación de si hubiese contratado gente con papeles. Pero a Pablo le salió el tiro por la culata, pues uno de esos obreros indocumentados lo desafió al sentirse defraudado y le advirtió que lo denunciaría ante las autoridades, lo cual le costó la vida.

Crónica empresario latino explotaba empleados indocumentado: Lo mandó a eliminar por “bocón”

Lo mandó a eliminar por “bocón”
Chatham County Detention Center

Todo indica que Pablo pagó para que asesinaran a Eliud Montoya, quien era víctima y testigo a la vez, lo cual desató la furia de otros de sus compañeros que se armaron de valor para exponerlo. Fue así como el mexicano fue finalmente arrestado luego de más de una década de tener una reputación de “prestigioso empresario de Georgia”.

La semana pasada Pablo fue sentado en el banquillo de los acusados y tras ver todas las pruebas que la Fiscalía tenía en su contra, decidió declararse culpable de los cargos que se le imputaban. Por su cooperación en el caso y sus muestras de arrepentimiento que expresó ante el juez, fue condenado a solo 50 años de prisión.

Crónica empresario latino explotaba empleados indocumentado: Ellos proveían información falsa a los empleados

Ellos proveían información falsa a los empleados
Archivo/MH

En el tribunal quedó en evidencia de que Pablo y sus hermanos, Juan Rangel Rubio, de 45 años, e Higinio Pérez Bravo, de 52, le proporcionaban números fraudulentos de seguro social a todos sus obreros y que de manera arbitraría, les retenían dinero tras cambiarles cheques de ellos, entre otros delitos graves.

Sus hermanos también fueron arrestados, pero sus juicios aún no han sido celebrados. Seguramente muy pronto se les llegará también su día. En cuanto a Pablo, le esperan 600 largos meses en una fría celda de una prisión federal estadounidense y, además, perdió todas sus propiedades. Tenía una preciosa residencia con un terreno de más de 26 acres.

Ganó de manera ilegal más de $3 millones y medio

Ganó de manera ilegal más de $3 millones y medio
FOTO SHUTTERSTOCK

Pablo se llegó a creer tan listo, que hasta creó puestos fantasmas, con gente que en realidad nunca contrató, pero que aparecían en la nómina de empleados, aunque sus salarios iban directamente a su cuenta de ahorro personal. Gracias a ello, obtuvo de forma ilícita, más de 3 millones y medio de dólares para él.

Los problemas de este mexicano comenzaron en abril de 2017 cuando Eliud Montoya se cansó de eso y lo denunció. Pablo recibió un citatorio de la corte por esta denuncia el 17 de agosto, pero dos días después, fue asesinado brutalmente. Pablo aceptó haber sido el actor intelectual de este crimen. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado