Inicio » Hoy » Crónica: Por no llegar tarde al trabajo, acabó en manos de ICE

Crónica: Por no llegar tarde al trabajo, acabó en manos de ICE

Crónica: Por no llegar tarde al trabajo, acabó en manos de ICE. En lugar de parar Carlos Fuentes aceleró y acabó en graves problemas legales.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: cae por apurado
  • Crónica: Por no llegar tarde al trabajo, acabó en manos de ICE.
  • En lugar de parar, Carlos Fuentes aceleró y acabó en graves problemas legales.
  • La policía ha prometido que continuarán con esta clase de acciones para que la gente respete por las buenas o por las malas.

Dicen por ahí que hay más tiempo que vida y también que es preferible llegar tarde, a no llegar, y en Georgia hay muchos hispanos que nunca olvidarán estos dichos populares.

Uno de ellos es Carlos Fuentes Padillas, un ciudadano hondureño de 34 años, quien se encuentra preso y en proceso de deportación y no por haber cometido un delito serio.

El centroamericano simplemente violó dos importantes reglas de tránsito, que en nuestro estado son severamente castigadas.

De acuerdo con el informe del Departamento de Policía de Gwinnett, se pasó la señal de alto de un autobús escolar y cuando uno de sus patrulleros lo detuvo para imponerle una multa, se dio cuenta de que no contaba con una licencia de conducir válida.

“Yo me encontraba transitado con rumbo al este sobre Jimmy Carter Boulevard, cuando un bus escolar se detuvo para que subiera un grupo de niños”, así comenzó el reporte el oficial Pérez, quien efectuó el arresto.

“Pero vi que una camioneta Ford de trabajo color blanca y con placas de Georgia… no se detuvo como la ley manda, así que me dispuse a realizar la parada de tránsito”, agregó el uniformado en su informe.

El oficial Pérez activó su sirena y prendió sus luces azules para indicarle al chofer que debía detenerse y, tras hacer contacto con este, le explicó por qué lo había parado y le exigió su licencia para darle una infracción.

“El señor Fuentes Padillas me entregó una licencia de Honduras, que no es válida en nuestro estado, por lo cual lo detuve en el acto”, aseveró el agente policial.

Hasta ahí la situación no era tan mala para el hondureño, pues en teoría por el par de violaciones de tránsito que cometió debía pagar un total de 1,000 dólares y listo, recuperaría su libertad, pero cuan lejos estaba eso de la realidad.

Y es que, tras ser recluido en el Centro de Detención del condado, lo abordaron un par de agentes del la Oficina del Alguacil de esa localidad que están entrenados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para detectar inmigrantes sin papeles.

Los carceleros nomás hicieron unas cuantas preguntas y se dieron cuenta de que no contaba con estatus legal en el país. Tras interrogarlo sobre dónde había nacido y pedirle su número de Seguro Social, determinaron que era un indocumentado.

Por consiguiente, lo pusieron en hold y unas horas después, los agentes de ICE llegaron por él y ahora Fuentes está ahora en una cárcel migratoria, a solo un paso de ser expulsado del país.

Carlos Fuentes Padillas (Sheriff de Gwinnet)

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1501189115/ICE-OPERATIVOS_rklnm1.jpg” url=”https://mundohispanico.com/detencion-migra-ice-plan-emergencia/” title=”Cómo actuar si ‘La Migra’ llama a tu puerta: plan de emergencia para estar preparado”]

Crónica: cae por apurado

Fuentes no es el primero en caer en manos de ICE por haberse pasado la señal del autobús escolar y seguramente tampoco será el último.

De hecho, eso ocurre a diario, en especial por las mañanas, cuando todos vamos hacia el trabajo.

Por lo general, cuando los buses regresan por la tarde a los vecindarios a dejar a los niños, los conductores suelen ser más responsables, según las mismas autoridades.

Parece ser que todavía hay quienes piensan que respetar la señal de alto de estas unidades es una opción, cuando la verdad es que se trata de una obligación.

Esta ley no solo aplica para Georgia, sino que para todos los estados de esta nación. Si se la inventaron no es por gusto, créanme, sino que porque en el pasado varios pequeños han sido arrollados justo antes de abordar estas unidades o bajar de ellas.

Las multas por incumplir esta clase de reglas suelen ser extremadamente altas, pues en ocasiones alcanza hasta el millar de dólares y además acarrea seis puntos en la licencia y hasta puede costarte a uno hasta la suspensión del permiso de manejo si se comete dos veces en menos de cinco años.

Por otra parte, estas infracciones no se pueden pagar por Internet, sino que es obligatorio comparecer en corte para explicarle a un juez estatal porqué íbamos tan urgidos.

Y esto sin mencionar de que cuando alguien no cuenta con una licencia, de seguro acabará preso y en proceso de deportación, pues hoy en día, en la mayoría de los centros de detenciones de EE.UU. Inmigración tiene presencia permanente.

[trend video=”464238″ player=”14557″ title=”Hallan más de 120 ataúdes enterrados debajo de apartamentos en Tampa”]

Crónica: cae por apurado

Tras ver continuamente casos como el de Fuentes, he aprendido que por más prisa que lleve, siempre lo mejor será detenerse cuando el bus activa su señal de alto.

Y es que no hacerlo implica grandes dolores de cabeza. El que a uno no lo vea un policía no es garantía que nada pasará, pues actualmente la mayor parte de los autobuses escolares cuentan con cámaras que graban la infracción y entonces el condado nos manda la multa por correo.

Pero no hay que respetar esta ley solo para evitar ser multado, sino por el bien de nuestros niños, pues su seguridad depende de ello.

Esta semana conversé con un sargento de la policía de Gwinnett quien me comentaba que muchas de las personas que han recibido las multas por correo tienen el valor de ir a la corte a tratar de pelear sus casos.

Me decía el funcionario que mucha gente ignora que ante esta clase de infracciones la justicia es más severa y tanto los jueces como los policías son súper estrictos, así que terminan perdiendo y además de pagar la multa con sus respectivos recargos por gastos administrativos de haber usado los tribunales, les restan seis puntos en su licencia de conducir.

Así es que ya saben: si se pasan el bus escolar y le llega el ticket a su casita pues a pagarlo y ya, ahí no aplica el tema de los puntos porque las autoridades no saben exactamente quién iba manejando.

Sin embargo, lo ideal siempre es respetar las leyes y en estos casos lo mejor es salir más temprano, así garantizamos estar a tiempo siempre en nuestros compromisos o hagan como yo, tratar de verlo todo por el lado amable.

[trend video=”464238″ player=”14557″ title=”Hallan más de 120 ataúdes enterrados debajo de apartamentos en Tampa”]

Crónica: cae por apurado

Por ejemplo, el pasado lunes tenía por la tarde tenía un compromiso e iba por las calles deseando que todos los semáforos estuvieran en verde, pero pasó lo típico, estaban en rojo y para colmo los benditos autobuses escolares que se tardan una eternidad.

Hay complejos de apartamentos donde parece que se bajan mil muchachitos. Pues decidí que no debía amargarme por eso y cambié mi actitud.

Me puse mejor a ver las caritas de los nenes y a pensar en que ahí iban los futuros doctores, abogados, ingenieros, periodistas, maestros, enfermeros, etc… Hasta me dolió cuando terminaron de bajar y arrancaron los buses.

De nuevo comprobé que dependiendo de cómo uno vea las cosas, así las disfrutaremos o amargaremos y que todo está en nosotros mismos.

Por cierto, aprovecho para decirles que el sargento me adelantó que sus agentes no pararán de vigilar las paradas de los buses escolares. Después no digan que nadie se los advirtió.

Gracias por leer mi crónica de hoy. Hasta la próxima.

Crónica: cae por apurado

Continua artículo relacionado