Inicio » Hoy » Biden presume de haber donado más vacunas que China y Rusia

Biden presume de haber donado más vacunas que China y Rusia

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presumió este martes de que su país ha donado más vacunas a otros países que China (...)

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • El presidente Joe Biden presume que Estados Unidos ha donado más vacunas contra el covid que China y Rusia
  • El asesor de Seguridad Nacional de Biden irá a Brasil y Argentina
  • El mandatario hace un llamado a los escépticos y les pide que se vacunen por la expansión de la variante delta

Washington, 3 ago (EFE News).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presumió este martes de que su país ha donado más vacunas a otros países que China y Rusia, en medio de una competición geopolítica por hacer llegar dosis a naciones con menos recursos. En un discurso en la Casa Blanca, Biden afirmó que EE.UU. ha donado más de 110 millones de dosis a 65 países, entre los que figuran algunos latinoamericanos como Argentina, Bolivia, Colombia o Ecuador.

“Según las Naciones Unidas, esto es más que lo que han donado todos los 24 países juntos que donan cualquier vacuna a otros países, incluidos China y Rusia”, aseguró. Biden afirmó que Estados Unidos está comprometido a proporcionar al mundo un “arsenal de vacunas” en la guerra contra la covid-19, y opinó que las donaciones registradas hasta ahora demuestran que las democracias pueden “dar resultados”, frente a “autocracias” como la de China.

Las donaciones de Biden

Shutterstock

Pese a que Estados Unidos ha acelerado sus donaciones de vacunas en las últimas semanas, las que ha proporcionado son solo un pequeño porcentaje de las solicitadas por el programa COVAX, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Fundación GAVI. Ese programa tiene el objetivo de distribuir este año unos 2.000 millones de dosis, de las que 1.800 millones se entregarán a países de ingresos medios y bajos, suficientes para inmunizar al menos a los grupos de riesgo en todo el mundo (trabajadores sanitarios, tercera edad y enfermos crónicos).

La aceleración de las donaciones de vacunas de Estados Unidos coincide con una ralentización del ritmo de vacunación en el propio país norteamericano, donde hay millones de dosis que posiblemente expirarán antes de que acabe el verano sin ser utilizadas, según varias informaciones de prensa. Ya en junio, Biden se comprometió a entregar al menos 80 millones de vacunas a otras naciones, y la mayoría de las dosis que ha compartido hasta ahora se han enviado a través del mecanismo COVAX.

Los receptores de las vacunas

Una mujer recibiendo vacuna contra el covid en el brazo
Shutterstock

Según la Casa Blanca, los países latinoamericanos que más dosis han recibido hasta el momento por parte de EE.UU. son Colombia (6 millones), Guatemala (4,5 millones), México (4,04 millones), Argentina (3,5 millones) Honduras (3 millones) y El Salvador (3 millones). Las vacunas compartidas están aprobadas para uso interno en EE.UU. -las de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson-, y se suman a otras 60 millones de dosis que Washington ya donó en mayo de la de AstraZeneca, que aún no ha recibido el visto bueno de los reguladores estadounidenses.

La Casa Blanca anunció además este martes que, a finales de este mes, el Gobierno comenzará a mandar las 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer que se había comprometido a donar a 100 países de ingresos bajos a lo largo de dos años. Pese al aumento de las donaciones, la OMS ha advertido de que, al ritmo actual de vacunación a nivel global, parece improbable que se cumpla el objetivo de que al menos 10 % de la población de cada país esté completamente vacunada para finales de septiembre y 40 % para fin de año. EFE News

El asesor de seguridad nacional de Biden visitará Brasil y Argentina

Shutterstock

Washington, 2 ago (EFE News).- El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, viajará esta semana a Brasil y Argentina, en su primera visita a la región con una agenda que incluye el fortalecimiento de la alianza con esos países, la “estabilidad regional” y la recuperación económica tras la pandemia. El funcionario estará acompañado por el director principal para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional y asesor especial del presidente de EE.UU., Joe Biden, para Latinoamérica, Juan González, y el enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, señaló en un comunicado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Emily Horne.

No se precisó, sin embargo, cuándo comenzarán o concluirán su visita los funcionarios estadounidenses. Sullivan se reunirá con los líderes de “aliados importantes” fuera de la OTAN en las Américas, agregó la nota. Estados Unidos ha designado a Argentina (1998) y Brasil (2019) como aliados importantes que no pertenecen a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Colombia es desde 2018 el único país latinoamericano que es socio global de ese organismo. En Brasil, la delegación estadounidense discutirá oportunidades para fortalecer la asociación estratégica entre ambos países, mejorar la estabilidad regional, avanzar en los objetivos climáticos, colaborar en la infraestructura digital y ayudar a forjar un camino en la recuperación de la pandemia de la covid-19, según la nota. Mientras que en Argentina, la visita se centrará en fortalecer los lazos estratégicos sobre las prioridades bilaterales y regionales, entre ellas la recuperación de la pandemia, el crecimiento económico compartido y la seguridad en el hemisferio y en el mundo. De la comitiva también formarán parte el director sénior de Tecnología y Seguridad Nacional, Tarun Chhabra, y el director sénior de ciberseguridad, Amit Mital. EFE News

Biden suplica a los escépticos que se vacunen para frenar la variante delta

Shutterstock

Washington, 6 jul (EFE News).- El presidente, Joe Biden, suplicó este martes a quienes aún se resisten a vacunarse contra la covid-19 a que lo hagan para poder contener la variante delta, y destacó los esfuerzos de su Gobierno para ir “de puerta a puerta” e intentar convencer a los escépticos. “Por favor, vacúnense ahora. Funciona, es gratis y nunca ha sido tan fácil, ni tan importante”, dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca.

Con el ritmo de vacunación ralentizado, la Casa Blanca está preocupada por la expansión de la variante delta, más contagiosa, que ya supone alrededor del 25 % de los casos de coronavirus en Estados Unidos y que está provocando un aumento de las infecciones en estados como Texas o Misuri. Biden no consiguió alcanzar su meta de tener al 70 % de los adultos del país vacunados con al menos una dosis para el 4 de julio, una proporción que ronda ahora el 67 %, mientras que el 58 % de los mayores de 18 han recibido ya la pauta completa.

Las estrategias de Biden

El presidente de los EE.UU., Joe Biden
Shutterstock

El Gobierno es consciente de que esas cifras no son suficientes para frenar la pandemia, y las súplicas de Biden ilustraron la dificultad de borrar la desconfianza que muchos estadounidenses sienten todavía por las vacunas y por la campaña gubernamental para promoverlas. Sin embargo, la Casa Blanca confía en que su perseverancia dé frutos y, a medida que cierran los centros de vacunación masiva, está trabajando para acercar las dosis a las comunidades más escépticas y llamar a cada puerta para persuadir a quienes no lo tienen claro.

“Vamos a poner todavía más énfasis en que puedan vacunarse en su comunidad, cerca de casa. En un lugar conveniente, un lugar que ya les resulte familiar”, subrayó Biden. La campaña incluye un intento de hacer llegar cada vez más vacunas a las oficinas de doctores de cabecera y pediatras, para que alienten a los adolescentes mayores de 12 años a vacunarse antes de volver a la escuela o a participar en deportes, explicó la Casa Blanca.

La importancia de la vacunación

Una jeringa que está absorbiendo vacuna contra el covid
Shutterstock

También consiste en urgir a las empresas a que ofrezcan las vacunas en los lugares de trabajo y den a sus empleados tiempo libre pagado para que puedan inocularse. Lo que no ha hecho la Casa Blanca es volver a marcar una meta de vacunación como la que Biden estableció para el 4 de julio y que no se cumplió, porque, en un país donde todos los adultos tienen posibilidad de vacunarse desde abril, convencer a quienes no lo han hecho promete ser una carrera de fondo.

“No podemos ponernos complacientes ahora. Lo mejor que pueden hacer para protegerse a sí mismos, a su familia y a las personas que le importan, es vacunarse”, insistió Biden en su discurso. El equipo contra la covid-19 de la Casa Blanca ha reconocido que está en una carrera para intentar que los estadounidenses que no se han vacunado o que solo han recibido una dosis completen la pauta antes de que la variante delta se convierta en la predominante en el país, algo que ocurrirá previsiblemente en las próximas semanas. En estados como Alabama y Misisipi, solo un tercio de la población está completamente vacunada; y en Misuri, donde son el 39 % quienes han recibido la pauta completa, los casos se han duplicado en la última semana, según las autoridades locales. EFE News

Continua artículo relacionado