Inicio » Hoy » Ataque con cohetes alcanza base de Estados Unidos, según funcionarios de Irak

Ataque con cohetes alcanza base de Estados Unidos, según funcionarios de Irak

Un bombardeo con cohetes alcanzó una base que acoge a tropas de la coalición liderada por Estados Unidos en Irak, indicaron funcionarios.

Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
ataque cohetes Estados Unidos
  • Ejecutan ataque con cohetes contra base de Estados Unidos.
  • Al menos dos heridos habría dejado el ataque con cohetes en base que alberga tropas de Estados Unidos.
  • El ataque con cohetes a base de Estados Unidos ocurre días después de uno similar en el que murieron tres soldados, dos de ellos estadounidenses.

Un bombardeo con cohetes alcanzó una base que acoge a tropas de la coalición liderada por Estados Unidos y otras, dijeron funcionarios de seguridad de Irak este sábado. El ataque se produjo días después de uno similar en el que fallecieron tres soldados, dos de ellos estadounidenses.

La agencia de noticias AP indicó que no se reportaron víctimas de inmediato en Camp Taji, según los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato de acuerdo con las regulaciones. Sin embargo, ABC News dijo que al menos dos soldados iraquíes resultaron heridos.

ataque cohetes Estados UnidosMás de una docena de proyectiles cayeron al interior de la base, algunos alcanzaron edificios de la coalición mientras que otros impactaron contra una pista empleada por las fuerzas iraquíes, añadieron los funcionarios.

El ataque del sábado fue inusual porque ocurrió durante el día, cuando normalmente suelen registrarse de noche.

El incidente del miércoles en Camp Taji provocó una ofensiva aérea de Washington el viernes contra lo que, según funcionarios estadounidenses, eran principalmente instalaciones de armas pertenecientes a Kataib Hezbollah, una milicia respaldada por Irán que se cree que fue la responsable.

El ejército de Irak señaló que ese operativo mató a cinco miembros de las fuerzas de seguridad y a un civil.

Las milicias chiíes respaldadas por Irán prometieron vengar los ataques estadounidenses del viernes, indicando el comienzo un nuevo ciclo de represalias entre Washington y Teherán que podría librarse en suelo iraquí.

La ofensiva del miércoles sobre Camp Taji fue la más letal contra las tropas estadounidenses en Irak desde otro incidente similar en otra base a finales de diciembre. Entonces, un contratista estadounidense murió desencadenando una serie de ataques en represalia que dejó al país al borde de la guerra.

En respuesta, Estados Unidos bombardeó a Kataib Hezbollah, lo que provocó protestas en la embajada estadounidense en la capital iraquí.

Entonces, un ataque de un dron estadounidense mató en Bagdad al general iraní Qassem Soleimani, un alto comandante responsable de operaciones en todo Oriente Medio. Después de esto, Irán lanzó un ataque con misiles balísticos contra las fuerzas de Estados Unidos en Irak, en el ataque más directo de la República Islámica a Washington desde la toma de su embajada en Teherán en 1979.

Estados Unidos e Irán evitaron una mayor escalada tras el asesinato de Soleimani. Un alto funcionario estadounidense dijo a finales de enero, cuando las tensiones entre Washington y Teherán ya se habían calmado, que la muerte de estadounidenses era una línea roja que podría derivar en más violencia.

Casos de virus despuntan en todo el mundo

El ataque con cohetes contra una base que alberga tropas de Estados Unidos en Irak ocurre en medio de la tensión mundial por el coronavirus.

Mientras el resto del mundo se movilizaba el sábado para luchar contra la pandemia de coronavirus que seguía expandiéndose por todo el planeta, China continuó aliviando las medidas de aislamiento en su región más afectada, donde el número de nuevos casos descendió notablemente, reseñó AP. 

El virus, que se detectó por primera vez en diciembre en una provincia del centro de China, se propagó exponencialmente en las últimas semanas por Oriente Medio, Europa y América del Norte, lo que llevó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a declarar el estado de emergencia en el país el viernes.

Con la esperanza de una rápida contención, en los dos últimos días docenas de países han impuesto medidas cada vez más estrictas: desde el cierre de fronteras o la suspensión de las clases para decenas de millones de niños, a ordenar el cierre de decenas de miles de comercios.

Nueva Zelanda anunció el sábado que todos los que quieran entrar al país, incluyendo los ciudadanos neozelandeses, tendrán que autoaislarse durante 14 días, sin excepciones.

Las medidas implantadas en todo el mundo replican las adoptadas por China, que en enero tomó la inédita decisión de suspender las conexiones con varias ciudades con una población total de más de 60 millones de personas, en las que se incluía el epicentro del brote, Wuhan, la capital de la provincia de Hubei.

La propagación del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en el país se ha ralentizado drásticamente, según la Comisión Nacional de Salud china. En lugar de los miles de nuevos pacientes reportados a diario por la comisión durante el último mes, el sábado dijo que se registraron apenas 13 nuevos muertos y 11 contagios, entre los que había personas que llegaron a China procedentes de otros países afectados como Italia. Más de 65.000 personas se han recuperado ya de la enfermedad en China. 

Aunque el nuevo coronavirus puede ser letal, especialmente para ancianos y personas con otras patologías previas, la mayoría de los afectados sufren síntomas leves o moderados, como fiebre y tos. Algunos no tienen ningún síntoma y la inmensa mayoría se recupera.

El gobierno de Hubei redujo su nivel de alerta sanitaria para todos los condados de la provincia a excepción de Wuhan, que es la única ciudad que sigue en “riesgo alto”. Varios municipios de la región están reanudando gradualmente el transporte público y reabriendo negocios.

El descenso de los brotes en Asia contrasta con el aumento de los contagios en otras partes del mundo.

En Estados Unidos, que reportó su muerte 50 por coronavirus el viernes, Trump dijo que la declaración del estado de emergencia libera hasta 50.000 millones de dólares para que los gobiernos locales y estatales respondan a la crisis. Además, el decreto permite que la Secretaría de Salud y Servicios Humanos renuncie a regulaciones federales para dar a médicos y hospitales “flexibilidad” para tratar a los pacientes.

Los casos superaron los 1.700 en Estados Unidos, donde miles de escuelas cerraron, conciertos y eventos deportivos fueron cancelados e incluso los teatros de Broadway bajaron el telón. Trump canceló sus mítines siguiendo el ejemplo de Joe Biden y Bernie Sanders, aspirantes a la nominación presidencial del Partido Demócrata. 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que Europa es ahora el “epicentro de la pandemia”.

En un reflejo de esa realidad, República Checa anunció durante la noche el cierre de comercios, incluyendo centros comerciales, a partir del sábado por la mañana. La medida excluye a supermercados, gasolineras y farmacias.

El número de nuevos contagios en Italia se disparó el viernes en más de 2.500, y las muertes provocadas por el coronavirus subieron en 250, su mayor repunte diario. En las tres semanas desde que identificó su primer foco de infección, el país alcanzó un total de 17.600 casos confirmados con 1.266 decesos. El gobierno ordenó una cuarentena sin precedentes que incluye el cierre de tiendas y restricciones al movimiento de las personas.

Las nuevas infecciones también subieron notablemente en España, y el gobierno decretó el aislamiento obligatorio para los 60.000 habitantes de cuatro localidades catalanas desde el viernes. En Madrid, que tiene casi 2.000 pacientes de COVID-19, muchos en residencias de ancianos, las autoridades unificaban las unidades de cuidados intensivos de hospitales públicos y privados y estudiaban el ofrecimiento de cadenas hoteleras para acoger a enfermos en sus habitaciones.

En apenas 24 horas, el número de casos confirmados se disparó también en otros lugares: Francia registró 800 más para superar los 3.600; Gran Bretaña pasó de 590 a 798 y el estado de Nueva York registró un incremento del 30% hasta 421. En África, donde los expertos advierten que la contención es clave por la precariedad de los sistemas sanitarios, seis países más reportaron infecciones.

En Sudamérica, el presidente de Colombia ordenó el cierre de su frontera con Venezuela como medida de contención.

Continua artículo relacionado